Un armamento a medio camino entre la chatarra y la alta tecnología

Publicado:

Lo han aprendido en Ucrania, cuya fuerza aérea fue aplastada antes de despegar casi en su totalidad; el resto nunca regresó a los aeródromos.

Noticias populares

Entre el equipamiento militar que la OTAN ha enviado a Ucrania hay miles de misiles Javelin. La mayor parte de ellos han aparecido abandonados durante el avance de las tropas rusas. Apenas los han llegado a utilizar porque son pesados, difíciles de transpotar y de montar, y nada eficaces. Los ucranianos han tenido que recurrir a los viejos sistemas de artillería de la época soviética.

 

Lo mismo que otros sistemas de armamento, los misiles Javelin se diseñaron para la venta, no para quebrar el blindaje de un tanque de verdad en una guerra de verdad. En la actualidad los mercado de armas se destinan a eso que llaman “guerras asimétricas”, contra milicias pequeñas, móviles y mal equipadas. Ese tipo de guerras sirven de laboratorio para que los traficantes de armas comprueben la eficacia de las armas que tienen en sus catálogos de venta.

A veces las armas son magníficas pero, como el amor, duran muy poco tiempo. Aparecen antídotos y quedan obsoletas muy rápidamente. Es el caso del caza F-22, la joya de Lockheed y de la Fuerza Aérea de Estados Unidos hasta que Rusia empezó a fabricar los SS-400. El Pentágono ya no quiere más F-22 y el F-35 quedará para las víctimas del tocomocho, como venimos explicando desde hace cinco años en entradas sucesivas.

Lo han aprendido en Ucrania, cuya fuerza aérea fue aplastada antes de despegar casi en su totalidad; el resto nunca regresó a los aeródromos. Los maestros de West Point deberán empezar a cambiar los manuales de táctica y estrategia. No sirve de nada tener una defensa antiaérea impecable si tus misiles no alcanzan la velocidad de un proyectil ruso Iskander o Kinjal.

Estados Unidos tiene un serio problema con el armamento y, en consecuencia, con la guerra. Es parecido al de las farmacias: quien dicta la medicina moderna son los vendedores de fármacos y quien dicta los principios de la guerra son los vendedores de armas. Las empresas como Lockheed necesitan ganar dinero y lo demás le importa un bledo.

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Resolución del VII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España

Frente a la realidad de creciente pobreza y pérdida de derechos, es urgente y necesario levantar la más amplia respuesta del movimiento obrero y popular haciendo frente a esta situación de deterioro progresivo de nuestras condiciones materiales de vida.