La empresa de mercenarios Blackwater intentó apoderarse de la industria militar ucraniana

Publicado:

Noticias populares

Erik Prince, el dueño de la empresa de mercenarios Blackwater, quería contratar a veteranos ucranianos para su industria. También quería apoderarse de una gran parte de la tajada del complejo militar-industrial de Ucrania, incluidas las fábricas de motores para aviones de combate y helicópteros.

Su plan, fechado en junio de 2020, lo publicó la revista Time en julio del año pasado (1). Incluye la creación de un “consorcio de defensa aérea verticalmente integrado” que podría aportar a Ucrania 10.000 millones de dólares en ingresos e inversiones.

Antiguo SEAL de la Marina, Prince fue pionero en la industria militar privada, levantando ejércitos en Oriente Medio y África, entrenando comandos en su base de Carolina del Norte y desplegando fuerzas de seguridad por todo el mundo para el Departamento de Estado y la CIA.

La empresa de matones de Prince

Con el gobierno de Trump, la familia de Prince -un poderoso clan de donantes republicanos de Michigan- vio crecer su influencia. La hermana de Prince, Betsy DeVos, fue nombrada secretaria de Educación, mientras que el propio Prince utilizó sus conexiones con la Casa Blanca para hacer grandes negocios en todo el mundo.

En Ucrania persiguió uno de los objetivos más ambiciosos de su carrera. Pero con Trump fuera de la presidencia, el gobierno de Kiev ralentizó el proceso e invitó a una mayor competencia por los activos que codiciaba Prince. “Si hubiera habido cuatro años más de Trump, Erik probablemente habría firmado el acuerdo”, dice Novikov, uno de sus principales negociadores ucranianos.

Los documentos describen una serie de empresas que darían a Prince un papel central en la industria militar de Ucrania y en la Guerra del Donbas, que se ha cobrado más de 14.000 vidas desde que comenzó en 2014.

Una de las propuestas crearía una nueva empresa militar privada que se nutriría de personal de los veteranos de la guerra en el Donbas. Otro acuerdo permitiría construir una nueva fábrica de municiones en Ucrania, mientras que un tercero reuniría a las principales empresas ucranianas de aviación y aeroespaciales en un consorcio que podría competir con empresas como Boeing y Airbus.

Al menos una de las ofertas de Prince a Ucrania parecía estar en línea con los intereses geopolíticos de Estados Unidos.

En noviembre de 2019 el Wall Street Journal aseguró (2) que Prince estaba compitiendo con una empresa china para comprar una fábrica ucraniana llamada Motor Sich, que produce motores avanzados para aviones. China buscaba estos motores para ampliar su fuerza aérea. Estados Unidos, preocupado por el rápido crecimiento del ejército chino, lleva tiempo instando a Ucrania a no vender. Prince surgió como la alternativa estadounidense, ofreciéndose a salvar la fábrica de las garras de China.

Los peones de Blackwater estaban demasiado cercanos a Rusia

Pero los ucranianos tenían serias dudas sobre la posibilidad de trabajar con Prince. La elección de los aliados de Prince en Kiev -dos hombres vinculados a Rusia- fue especialmente alarmante. Su socio comercial ucraniano es Andriy Artemenko, que fue noticia en 2017 por proponer al gobierno de Trump un “plan de paz” para la guerra en Ucrania que incluía el levantamiento de las sanciones a Rusia por Estados Unidos.

Otro príncipe aliado en Kiev fue Andriy Derkach, un diputado ucraniano al que Estados Unidos acusó de ser un “agente ruso activo”. Tanto Artemenko como Derkach trabajaron en 2020 para impulsar los negocios de Prince en Ucrania.

“Tuvimos que preguntarnos: ¿es este el mejor tipo de asociación que podemos obtener de los estadounidenses? Este grupo de personajes turbios que trabajan para un aliado cercano de Trump”, dice Novikov, el ex asesor presidencial ucraniano. “Era lo peor que Estados Unidos podía ofrecer”. Estas preocupaciones se intensificaron cuando, en un momento crucial de las negociaciones, uno de los socios de Prince presentó una “oferta de participación” por escrito que Novikov consideró un intento de soborno.

Mientras el gobierno ucraniano se resistía a los acuerdos, los aliados de Prince se enfrentaban a problemas mayores en Nueva York, donde Artemenko y Derkach están ahora bajo investigación penal, que se dice que se centra en la trama del “candidato manchú”, del que hemos hablado en otras entradas.

Según Artemenko, los investigadores le han preguntado sobre su relación con Prince. Tanto él como Derkach describieron la investigación como parte de una caza de brujas política contra los aliados de Trump.

La matanza de Blackwater en Bagdad

Entre los socios de Prince en Ucrania estaba Artemenko, un cabildero ucraniano que trabajó con Prince en el sector de la carga aérea durante al menos seis años, transportando desde armas hasta vacunas por todo el mundo. Nacido y criado en Kiev, ahora reside en Washington. En los mensajes de texto se refiere a Prince como “el jefe”.

Su relación comenzó poco después de la salida de Prince del escándalo de Blackwater en 2007. Ese otoño, un grupo de soldados de Prince disparó en una plaza de Bagdad llena de gente, matando a 17 civiles e hiriendo a otros 20. Varios de los pistoleros fueron condenados a décadas en cárceles estadounidenses por su papel en la masacre. Trump indultó a cuatro de ellos en sus últimas semanas de mandato. El testimonio de Prince ante el Congreso sobre el incidente provocó un debate nacional sobre la privatización de la guerra, convirtiéndolo, a sus 38 años, en el rostro desafiante del mercenario moderno.

Como consecuencia de los asesinatos, Blackwater perdió un contrato de 1.000 millones de dólares para proteger a diplomáticos y funcionarios estadounidenses en Irak. Pero la empresa cambió de nombre y siguió prosperando. El gobierno de Obama le concedió grandes contratos para proporcionar seguridad en zonas de guerra.

Los intereses de Prince iban mucho más allá del ámbito militar. Ha comerciado con petróleo y minerales en África. Reunió un ejército privado para su amigo, el príncipe heredero de Abu Dhabi. Preparó una fuerza en Somalia para luchar contra los piratas en el Golfo de Adén. Ayudó a entrenar a un equipo de asesinos para la CIA. Cuando Trump asumió el cargo en 2017, Prince pidió al nuevo gobierno que privatizara el esfuerzo bélico en Afganistán, esbozando públicamente un plan que permitiría a los contratistas dirigir muchas funciones militares estadounidenses.

A lo largo de los años, una de las líneas de negocio más fiables de Prince ha sido la logística de guerra: el traslado de personas y suministros a zonas de conflicto. A partir de 2006, la rama de aviación de Blackwater lanzó alimentos y armas para las tropas estadounidenses en el frente de Afganistán.

Después de trabajar como agente de carga en la década de 2000, Artemenko había fundado su propia empresa de transporte en 2010, AirTrans LLC, que frecuentemente transportaba carga para las operaciones de Prince. En 2015, dice Artemenko, AirTrans se convirtió oficialmente en parte de la empresa de Prince, Frontier Resource Group.

En ese momento, dice Artemenko, los socios empezaron a discutir una aventura en la industria armamentística ucraniana. Rusia y Ucrania estaban en guerra desde que Moscú se anexionó Crimea en 2014, lo que llevó a los antiguos aliados a dejar de venderse armas mutuamente. El equipo que más necesitaba Rusia eran los motores para sus helicópteros y aviones de combate, muchos de los cuales aún se producen en las fábricas de la época soviética en el este de Ucrania.

Además de la posibilidad de obtener miles de millones de dólares en beneficios, Artemenko dice que vio las fábricas como una forma de negociar el fin de la guerra en Ucrania. “Los rusos necesitan todo el complejo tecnológico aeroespacial, empezando por los motores”, afirma. “Este es un motivo para obligarles a sentarse a la mesa de negociaciones y llegar a un acuerdo de paz. Podemos decir: ‘Vale, ¿necesitas estas piezas de recambio, estos motores y todo lo demás de Ucrania? Vale, pero queremos un acuerdo para [el Donbas], luego queremos un acuerdo sobre Crimea’”.

La idea no tuvo mucho éxito. Las autoridades ucranianas dieron marcha atrás en el levantamiento de su embargo de armas contra Rusia en medio de la guerra. Otro de los planes de paz de Artemenko adquirió notoriedad en 2017, cuando un borrador del mismo aterrizó supuestamente en el escritorio de Michael Flynn, el primer asesor de seguridad nacional de Trump. Este plan, como el primero, quedó en nada.

Una puerta trasera de la Casa Blanca al Kremlin

Por la misma época, Prince mantuvo una reunión en una isla de las Seychelles con Kirill Dmitriev, un funcionario ruso. El Washington Post informó de que su objetivo era crear una “puerta trasero” desde el Kremlin a la Casa Blanca, una acusación que ambos negaron. El informe del abogado especial Robert Mueller publicado en abril de 2019 dedica unas páginas a la reunión de Seychelles. Según el informe, Prince dijo a su interlocutor ruso que “esperaba una nueva era de cooperación y resolución de conflictos”.

Cuando Prince puso sus ojos en la industria militar ucraniana, el conflicto del país con Rusia se había estancado, con bombardeos esporádicos y disparos de francotiradores en el frente. Las conversaciones de paz se han estancado y el gobierno ucraniano está cada vez más desesperado por salir del estancamiento.

La administración Trump hizo poco para ayudar. La prioridad de Trump en Ucrania no era hacer la paz; era promover su propia fortuna política. En plena campaña de reelección, Trump pidió a Ucrania que investigara a su oponente, Joe Biden, y retuvo la ayuda militar a Ucrania como palanca. La campaña de coacción provocó una ruptura en las relaciones entre Estados Unidos y Ucrania.

Algunos de los asesores del Presidente Volodymyr Zelensky vieron en Prince una forma de reparar el daño. Querían que ayudara a organizar una reunión con alguien del círculo íntimo de Trump, idealmente Jared Kushner, el yerno del presidente, dice Novikov, que era el enlace de Ucrania con los estadounidenses en ese momento.

Prince no estaba dispuesto a hacer esa conexión, dijo una persona familiarizada con su pensamiento al respecto. “Erik dejó claro que no tenía las llaves de la Casa Blanca de Trump y que no quería entrar en ese juego”.

Como alternativa, el equipo de Prince propuso que se contratara a un lobista estadounidense para Ucrania llamado Joseph Schmitz. Ex ejecutivo de Blackwater, Schmitz había sido asesor de política exterior de la campaña de Trump en 2016 y tenía contactos dentro de la administración. Estaba dispuesto a representar a Ucrania por 500.000 dólares, más los gastos, según una propuesta de acuerdo de cabildeo obtenida por Time. (Schmitz no respondió a los correos electrónicos en busca de comentarios). Los funcionarios ucranianos recibieron el acuerdo a principios del año pasado de la empresa de lobby de Artemenko, pero no lo firmaron.

Un alumno del KGB en el gobierno ucraniano

El propio Prince había buscado ayuda local. Entre las personas con las que se reunió en Kiev estaba Derkach, el diputado ucraniano al que Estados Unidos acusó posteriormente de ser un agente ruso. Derkach estaba en condiciones de ayudar a Prince a entender el terreno. Había trabajado en el sector de la aviación ucraniana tras graduarse en una universidad de espionaje de élite en Moscú, la Escuela Superior Dzerzhinsky del KGB. A principios de la década de 2010, cuando Derkach era asesor del primer ministro ucraniano, una de sus tareas era desarrollar los sectores de la aviación y la construcción de maquinaria de la economía nacional.

Derkach dice que le intrigaba la visión de Prince sobre estas industrias. Una de las principales ventajas que aportó Prince fue su lista de contactos en el mundo en desarrollo. Había trabajado durante muchos años en Oriente Medio y África, tratando con señores de la guerra y autócratas que podían convertirse en nuevos clientes de armas y aviones ucranianos. Según Derkach, el principal defecto del plan era la cooperación que requería de los jefes de las fábricas locales ucranianas y de los oligarcas, que controlan gran parte del complejo militar-industrial.

“No es realmente un problema con Erik”, dice. “Es un problema de corrupción en Ucrania, donde hay directores de fábricas que no quieren firmar documentos y renunciar al poder”. Derkach recuerda haberle dicho a Prince: “Has trabajado en todas partes. Pero Ucrania es especial. Es muy difícil conseguir tracción aquí. Hay que reunir un equipo serio de personas que hagan avanzar el proceso.

Derkach dice que no se ha unido a ese equipo y declina decir si alguna vez le han pagado por los consejos que le dio a Prince. Pero tras su reunión en Kiev, Derkach empezó a instar a las autoridades ucranianas a que apoyaran el acuerdo que quería Prince. En marzo de 2020, invitó a Novikov, el asesor presidencial, a una reunión para discutir los planes. “Derkach dijo: ‘Ya tenemos a todo el mundo a bordo, y el acuerdo sigue estancado’”, recuerda Novikov. Derkach quería saber quién en la administración presidencial se interponía en el camino de Prince. “Eso era lo único que quería discutir conmigo”, dice Novikov.

A principios del verano de 2020, Ucrania estaba consolidando su asociación con Prince, cuyas intenciones se habían vuelto mucho más detalladas y ambiciosas. En un mensaje dirigido a los funcionarios ucranianos, Artemenko facilitó los datos del pasaporte de Prince y un resumen de su programa para un próximo viaje. En un mensaje de seguimiento, señaló que estaría en Kiev durante varios días en la semana del 15 de junio de 2020 y solicitó reuniones con altos funcionarios de las agencias de defensa e inteligencia, añadiendo crípticamente: “No habrá llamadas oficiales a funcionarios del gobierno, ya que esta visita es estrictamente privada y no política”.

A los chinos les quitan una fábrica de las manos

Al llegar a Kiev en un vuelo desde Minsk, Prince mantuvo una reunión esa semana con el jefe de gabinete de Zelensky, Andriy Yermak. A partir de ahí, las cosas avanzaron rápidamente. La oficina de Zelensky puso a Prince en contacto con un bufete de abogados de Kiev que trabaja frecuentemente para el gobierno ucraniano. El bufete preparó un marco legal para el acuerdo que quería Prince. El trabajo fue complejo, especialmente en lo que respecta a la adquisición de Motor Sich.

La planta había sido privatizada en la década de 1990, durante la caótica transición de Ucrania al capitalismo. En 2016 y 2017, inversores chinos compraron acciones de la planta a sus propietarios privados, pagando unos 700 millones de dólares por el control de Motor Sich. No se esperaba que renunciasen a ella sin luchar en los tribunales. Así que los abogados tuvieron que encontrar motivos legales para que Ucrania tomara el control del activo antes de venderlo a un nuevo inversor. Su plan dependía de un obstáculo normativo: la agencia antimonopolio ucraniana no había dado su aprobación a la inversión china.

En las semanas siguientes a la visita de Prince, sus socios prepararon dos versiones de un plan de negocio detallado y las enviaron a la oficina de Zelensky. El primero, fechado el 23 de junio de 2020, decía que la adquisición de Motor Sich requeriría 50 millones de dólares para comprar una participación minoritaria, y otros 950 millones para comprar el 76% de la planta. El dinero iba a proceder de Windward Capital, un vehículo de inversión que, según se dice, ha utilizado Prince en el pasado.

Otro plan de negocio para la industria militar ucraniana, fechado el 29 de junio de 2020, ofrecía más detalles y propiciaba la participación del gobierno de Kiev. Esbozó un plan para comprar Antonov, el fabricante estatal de aviones, sustituyendo a su director general por un ejecutivo de la empresa de Artemenko. La propuesta también exigía dar un ultimátum a los inversores chinos de Motor Sich, que se verían obligados a vender inmediatamente o enfrentarse a la pérdida de valor. “Si los chinos siguen sin cooperar, el gobierno ucraniano debería hacerse cargo de la planta y transferir el control a nuevos inversores, dice el documento.

Otro elemento del plan de negocios describe una asociación entre el principal servicio de inteligencia de Ucrania y Lancaster 6, una empresa militar privada que ha participado en los negocios de Prince en África y Oriente Medio. La asociación, que requería la aprobación del parlamento ucraniano, construiría un “centro de entrenamiento de última generación” y una “empresa de servicios especializados” -jerga de la industria para una operación militar privada- que participaría en “la planificación estratégica, la logística, la gestión de riesgos, la formación de las fuerzas de seguridad y la consultoría de riesgos de seguridad”, según el plan.

35 millones anuales en sobornos

Las “ofertas de participación” enumeradas en el documento son un eufemismo para referirse a los sobornos y sumaban unos 35 millones de dólares al año si el plan se llevaba a cabo. Los documentos no especifican quién recibiría el dinero. Novikov, que negoció con Prince y estudió el plan de cerca mientras era asesor presidencial, dice que lo entendió como una oferta para sobornar a los miembros del gobierno.

Paul Pelletier, antiguo fiscal federal de Estados Unidos, coincidió en que la referencia a las “ofertas de participación” suena sospechosa. Probablemente haría saltar las alarmas en el Departamento de Justicia. “A primera vista, el lenguaje sugiere algún tipo de soborno a los funcionarios de contratación del gobierno”, dijo.

(1) https://time.com/6076035/erik-prince-ukraine-private-army/
(2) https://www.wsj.com/articles/security-contractor-erik-prince-is-in-talks-to-acquire-ukraines-motor-sich-11572949809

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias