Occidente organiza laboratorios, pandemias y guerras para mantener su dominio de más de 500 años

Publicado:

Noticias populares

Mauricio Escuela.— La Rand Corporation es una organización adjunta al Pentágono cuya función es crear proyectos políticos afines a las líneas globalistas de la Casa Blanca. Se atribuye el efecto de haber logrado, imponiéndole una carrera armamentística, el derribo de la Unión Soviética. En la década del 80 del siglo XX, Moscú no pudo seguirle el ritmo a una supuesta guerra de las galaxias que colocaría cohetes nucleares en el espacio, lo cual no fue más que un montaje de la inteligencia norteamericana y occidental, con la finalidad de que el presupuesto militar soviético colapsara la economía de dicho país. En efecto, a inicios de la década del 90, la URSS no podía negar la terrible crisis productiva, así como la dependencia hacia la exportación de crudos, un problema que persiste en la actual Rusia, a pesar de la diversificación de su economía.

Pero con el ascenso de Putin, las tornas cambiaron y lo que fue un país dócil que seguía las recetas neoliberales, se transformó en un gobierno soberano que volvió a invertir en su arsenal nuclear, colocándose estratégica y tecnológicamente por encima de la Casa Blanca, lo cual retrotrajo las viejas estrategias de la guerra fría. La Rand Corporation volvió a entrar en acción en 2019 con un estudio que presentó ante el Congreso, cuya finalidad es usar la misma estrategia de los años 80 del siglo XX: obligar a Rusia a invertir en una supuesta confrontación con Occidente, enviándoles continuas señales al Kremlin acerca de la inminencia de las bases militares de la OTAN en países cercanos. Además, la Rand describe en ese informe que países como Ucrania y Kazajstán pagarían el costo de guerras periféricas cuyo objetivo también sería empantanar a Rusia. La corporación norteamericana ha hecho un cálculo basado en la dependencia de Moscú con respecto a las exportaciones de crudo y gas, por lo cual se puede decir que la actual guerra estaría en preparación desde mucho antes. De hecho, es notorio el hecho de que los asesores de la OTAN estaban en Ucrania desde hacía años y que allí había no solo armamento convencional, sino una red de laboratorios entre los cuales se experimentaba con virus letales, capaces de otra pandemia global, algunos de ellos pertenecientes a la cepa de coronavirus de murciélagos. La Rand sabe que de esta forma la potencia militar rusa quedaba reducida, debido a que se le exponía a un gasto prolongado en el tiempo, lo cual se combina con alentar sublevaciones en el interior de Rusia, así como fracciones políticas en el partido gobernante y en la propia oposición.

¿Por qué Rusia? Se supone que luego de 1991 ese país adoptó el capitalismo y las técnicas neoliberales, de hecho es hoy un lugar donde prima la propiedad privada y el mercado. Sencillamente el peso de la economía de ese gigante de por sí implica poco, pues comparado con el PIB de otras naciones occidentales no resulta significativo el producto ruso. Sucede que con el ascenso de China y su alianza con Moscú, todo el panorama cambia. Ambas potencias, ligadas en la pretensión de un nuevo orden, pueden contrapesar y hacer más rápido el declive norteamericano. Rusia perdió fuerza luego de 1991, pero sigue siendo la primera potencia nuclear y uno de los ejércitos más poderosos. Además, su situación geográfica y tamaño la colocan en ventaja global. Si la guerra fría tenía una explicación ideologica, esta nueva versión de aquel conflicto tiene implicaciones geopolíticas, geoestratégicas y de conservación del viejo orden occidental. Por demás, China sí es socialista y está significando un reto civilizatorio para el capitalismo, con lo cual también se puede hablar de una reedición del conflicto en tintes ideológicos.

La Rand Corporation tiene una visión además muy sofisticada de la guerra cultural y psicológica y de hecho eso también estaba previsto desde 2019: aislar a Rusia, para que los oligarcas provocaran una transición en ese país. A Moscú se lo sacó del sistema de pago bancario internacional y se le prohíbe acceder a divisas, así como realizar operaciones de vuelo sobre los espacios aéreos del hemisferio euronorteamericano. Todo lo que implique un daño total, se está llevando adelante. De hecho, la OTAN está estrenando nuevas técnicas globales que se sirven de las noticias falsas y el tratamiento sesgado a la información, lo cual está demostrando su eficacia a la hora de manipular la opinión pública y por ende de que se lleven adelante operaciones más ambiciosas en el orden militar y económico. El escenario de las redes sociales, que se pensó desde un inicio como un ágora para la libre expresión, está demostrando su imbricación con los poderes fácticos para servir de cómplices a occidente.

Mientras Rusia y China presentaban un informe sobre los laboratorios de armas biológicas en la ONU y pedían una investigación, los miembros del Consejo de Seguridad no solo no hicieron caso, sino que lanzaron acusaciones sin pruebas sobre un supuesto uso de armas de destrucción masiva de tipo químico por parte de Moscú. La campaña de satanización y los medios pagados llevaron adelante el resto de la operación. Los sitios de chequeo de datos, los cuales han sido ampliamente denunciados por mentir y manipular según intereses políticos, taparon las demandas ruso-chinas con un relato que declaraba la “falsedad” de los laboratorios. No obstante, a los pocos días Victoria Nuland, miembro del equipo de halcones de la Casa Blanca, tuvo que reconocerlo. Se estima que esta red de centros de experimentación con virus de la OTAN se extiende en 30 países y que está sobre todo en torno a Moscú y Beijing. Se trata de un rosario de potenciales agresiones que delatan el plan de la Rand Corporation.

A la guerra se va no solo con las armas para matar, sino las de convencer con la mentira. Los gobiernos occidentales son conscientes del terrible fracaso que va a implicar en cuanto a nivel de vida todo el conglomerado de sanciones a Rusia. El precio de la vida se ha disparado en Europa, pero ya la Rand previó eso y en su informe reza un pensamiento lapidario: no importa cuánto cueste para Occidente siempre y cuando sea más caro para Moscú. Desde el fin de la guerra fría hay un proyecto para balcanizar a Rusia, como ocurrió con Yugoslavia, alentando el problema de las nacionalidades, la religión y las disputas históricas. De hecho, la guerra en Chechenia se hizo con el aval de los occidentales, quienes le dieron su apoyo al separatismo musulmán. La respuesta de los rusos ha sido volver al Estado fuerte y fomentar la identidad cristiano ortodoxa, además de recoger de la tradición todo aquello que engrandeció al país. Por eso, la cultura de la cancelación arremete contra todo lo ruso. Lo que puede parecer una locura, un proceder irracional o poco político, en realidad está muy bien delimitado y tiene un impacto: ¿quién va a creerle a Moscú que la OTAN crea virus a partir de cepas de animales, cuando todo el mundo dice que Rusia es lo peor y no hay que oírla?

El mundo cultural se dirime hoy en un sistema de castigos y de recompensas globales, que está bajo el control del poder corporativo transnacional. La periodista que apareció en una cadena rusa en vivo con un cartel en contra de la guerra en Ucrania y denunciando a Putin, recibió un puesto de trabajo en uno de los medios alemanes más prestigiosos. Sin embargo, cualquiera que hoy en twitter comparta información que no se alinee con Occidente puede sufrir suspensiones. Asimismo, medios como RT y Sputnik reciben constantes ataques, hackeos, bloqueos y campañas de desacreditación. Todo lo que se había previsto en torno a la dictadura del pensamiento, denunciada por Assange, está aconteciendo y por cierto la extradición de dicho periodista a los Estados Unidos puede ser en cualquier momento, noticia invisibilizada por la crisis de Ucrania. A Assange le piden 175 años de cárcel por develar videos con ataques a civiles en Irak por parte de la OTAN, sin embargo no hay ninguna comisión de la ONU diciendo que los directivos de esta organización son criminales de guerra.

La Rand Corporation es una entidad globalista, su dinero proviene de grandes fortunas que conforman el verdadero gobierno del mundo o sea mayormente empresarios y accionistas del poder financiero. Sus intereses se mezclan con las ansias de esas personas por manejar los recursos, imponer una determinada geopolítica. En realidad, estamos ante la crisis del Occidente euronorteamericano y no se sabe cómo pudiera terminar, pues el Imperio da patadas de ahogado e intenta con estos planes reeditar el éxito neoliberal de 1991. ¿Qué está en juego con el mantenimiento de la misma geopolítica posterior a 1945? El dólar, moneda que es la base del poder ficticio de los Estados Unidos, que le permite comprar materias primas y productos a cambio de papel entintado. Si la Casa Blanca pierde su poder global, todo el conglomerado especulativo financiero se va abajo, pero además, el nivel de vida del norteamericano medio se esfuma y se genera una crisis de desunión hacia el interior de los Estados que conforman el sistema federativo. En la lucha por prolongar su existencia, los norteamericanos y sus aliados europeos han creado este tipo de planes que incluyen desde la guerra tal y como se le conoce, hasta crisis culturales, armas biológicas, pandemias y cuarentenas globales. El caos beneficia a quien intenta respirar un poco más de tiempo los aires del poder, ya que todo el sistema simbólico, diplomático y financiero sigue del lado occidental. Por ahora.

El aislamiento de Rusia y por ende de China pudiera hacer que la potencia asiática radicalice sus mecanismos económicos y cree su propio sistema de pago, obligando a los europeos a elegir entre Beijing y los Estados Unidos. De hecho, el fortalecimiento de la OTAN y de los presupuestos de defensa en Occidente obedece a la directriz de la Casa Blanca de revitalizar la guerra fría, ya que Washington pierde el enfrentamiento económico y la organización militar atlantista es el único mecanismo que puede sostener el viejo orden mundial pro norteamericano. Pero un sistema de pago a la china pudiera eliminar el dólar y precipitar el fin del Imperio. A su vez, ello sería causa de una tercera guerra mundial, la cual pareciera echar su sombra a cada rato sobre nuestra civilización. Y es que Occidente no está dispuesto a perder su dominio de más de 500 años sobre el mundo, desde que se conquistara América.

La guerra en Ucrania es un intento por mantener el orden del dólar y el globalismo de 1991 o sea el llamado fin de la historia en el cual el mercado y la apertura de fronteras al gran capital marcaban una era de dominio total estadunidense. Los laboratorios biológicos, por cierto a los cuales está vinculado Hunter Biden (hijo del presidente), son otro capítulo más dentro de esta lógica, que nos acaba de imponer una pandemia global, de la cual las empresas sacaron rédito y que ahora viene con la hipótesis de conflicto de una URSS revivida en la figura de Putin. La Rand Corporation, como tanque pensante que es, ha dispuesto todos los elementos para alargar la agonía del dólar. Quizás Estados Unidos esté haciendo sus cálculos como ya sucedió en los años 80 del siglo XX con Japón, que finalmente no pudo cuestionar la hegemonía de la Casa Blanca y quedó atrás cuando los norteamericanos lanzaron Internet como un nuevo espacio geopolítico y de mercado, cultural y de guerra mediática. Pero Japón formaba parte de la égida de Washington desde 1945, mientras que Rusia y China lograron una alianza que supera el contrapoder que fuera la URSS, sobre todo porque las potencias euroasiáticas sí forman parte del sistema mundo y sacarlas va a tener un costo destructivo para Occidente, por la precarización de las condiciones de vida de los pueblos de Europa.
Más allá de Ucrania, el conflicto global hunde sus raíces en causales civilizatorias, culturales, geopolíticas, globalistas y de contrapoder. Lo sabe la Rand, que dicho sea de paso es una ramificación de la CIA, lo saben los que proyectan una red de laboratorios para una guerra mundial biológica. La humanidad está en un periodo de tránsito entre una y otra etapa y pudiera ser que en ese ínterin desaparezca. Los intereses y los dogmas políticos, la falta de transparencia de la democracia y la inoperancia de los organismos internacionales frente a agendas determinadas; pueden hundir de manera definitiva la esperanza de un entendimiento.

Fuente: cubasi.cu
spot_img

3 COMENTARIOS

  1. es así. tal como se ve en el artículo. tengo toda mi fe puesta en la union rusia-china. el tema esa he occidente juega al borde de la línea. y eso nos puede costar una guerra nuclear. quien sabe lo que quede. pero el fascismo del Norte no se aguanta más.

  2. Guerra sí, guerra no.
    Como pacifista digo guerra nunca. Hay temas urgentes más importantes que la hegemonía de los anglo yankis OTAN. Esta provocación de la dictadura empresarial en que vivimos, que como tales y desde hace ya años, han decidido que media humanidad sobra y han elegido el armamento bacteriológico para hacerlo, legitima de alguna forma la posición de Rusia, pero esa provocación es peligrosa. La propiedad privada se ha pervertido más allá de lo que ellos mismos son capaces de tolerar y son el peligro que amenaza a la humanidad. La captura por el ejército ruso de las tropas elegidas de Ukrania que custodiaban los laboratorios ultra secretos de los EUA para la investigación de armas biológicas (covid19) en Mariápu, pienso que constituyen un elemento clave para mostrar a las instituciones internacionales las pruebas de las amenazas que se ciernen contra Rusia y China. El covid19 ha sido, en éste contexto, una prueba.

    La dirección de su presunto origen en China indica la verdadera intención de la barbarie occidental. Creo que la propuesta de China y Rusia de realizar un intercambio de mutua conveniencia entre los países, apaciguaría la situación de la superpoblación mundial. El desarrollo y la paz mundial permitirá su disminución inmediata. Lo que se debe dejar claro también, es que eso no excluye a los occidentales -para decirlo de alguna forma – sino que les invita a cambiar la competitividad por la rivalidad pacífica, a la vez que permitirá la centralización mundial en los temas del uso y administración de los materiales vinculados a la producción de energía, el objetivo de los viajes interespaciales, etc.

    Carlos Ernesto Mondada Banda (15M UP)

  3. O meu ponto de vista coincide com as opiniões acima enunciadas. Gostaria que a China e Rússia fizessem uma sólida aliança, de confiança mútua, que superasse o bloco ocidental.
    Muito grato ao Diário de Outubro!!

Responder a Severino Bastos Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Occidente y Turquía enviaron terroristas de Idlib a Ucrania, revela embajador sirio

“No nos sorprende el hecho de que Estados Unidos, Occidente y Turquía estén enviando armados de organizaciones terroristas de Idlib a Ucrania porque estos grupos, a pesar de sus diferentes denominaciones, son herramientas utilizadas por Occidente contra los pueblos pacíficos, dijo Haddad a la agencia de noticias rusa TASS.