5 años de represión política brutal en Francia

Publicado:

En los últimos años, hemos visto en nuestras pantallas la agonía de Cedric, un padre de familia, bajo el peso de los policías. El chaleco amarillo Jerome Rodríguez fue mutilado en directo en Facebook. También está el vídeo de Manu, otro chaleco amarillo, con el ojo destrozado por una granada mientras hablaba. Las imágenes de Olivier, en Burdeos, tendido en un charco de sangre tras recibir un disparo en la espalda, o las de Geneviève, en Niza, una jubilada pisoteada por la policía, son espantosas. Y las de Sébastien y Antoine, cuya mano acababa de ser volada por una granada, dejando sólo una herida abierta en el extremo del brazo. Vimos las filas de LBD en los Campos Elíseos, acribillando cuerpos, rompiendo rostros, destrozando vidas. Estas imágenes fueron vistas por millones de personas. Causando un daño psicológico masivo.

Noticias populares

En los últimos años, hemos visto en nuestras pantallas la agonía de Cedric, un padre de familia, bajo el peso de los policías (1). El chaleco amarillo Jerome Rodríguez fue mutilado en directo en Facebook (2). También está el vídeo de Manu, otro chaleco amarillo, con el ojo destrozado por una granada mientras hablaba. Las imágenes de Olivier, en Burdeos, tendido en un charco de sangre tras recibir un disparo en la espalda, o las de Geneviève, en Niza, una jubilada pisoteada por la policía, son espantosas. Y las de Sébastien y Antoine, cuya mano acababa de ser volada por una granada, dejando sólo una herida abierta en el extremo del brazo. Vimos las filas de LBD en los Campos Elíseos, acribillando cuerpos, rompiendo rostros, destrozando vidas. Estas imágenes fueron vistas por millones de personas. Causando un daño psicológico masivo.

En diciembre de 2018 vimos en Mantes la Jolie a 151 adolescentes acorralados, con las manos en la cabeza, contra las paredes, humillados por policías armados que se reían y filmaban sus hazañas. Un recuerdo imborrable del quinquenio [del gobierno de Macron]. La misma semana vimos, en los suburbios de Orleans, a Oumar, de 16 años, con el cráneo fracturado por un disparo de la policía frente a su instituto. Ramy, 15 años, herido en el ojo en Vénissieux. Jean-Philippe, 16 años, estudiante de secundaria en Bézier, perdió un ojo. A Doriana, de 16 años, le volaron la mandíbula el 3 de diciembre. La misma suerte corrió Issam, de 17 años, en Garges-lès-Gonesse dos días después. Durante la primera semana de diciembre de 2018, alrededor de cincuenta adolescentes se ven gravemente afectados cada día por los disparos de la policía.

 

Vimos las miles de detenciones, por una pancarta, un rojo o por llevar un chaleco fluorescente. Una experiencia de confinamiento masivo, en custodia policial. Detenciones preventivas. Miles de juicios rápidos, y el uso de leyes de emergencia. Hemos visto cómo miles de los nuestros han sido encarcelados, puestos bajo control judicial, privados de sus derechos por una justicia que recibe órdenes.

Hemos visto a Zineb Redouane, un octogenario, asesinado por una granada disparada en la cabeza el 1 de diciembre de 2018 en Marsella, por un CRS [antidisturbios], mientras miraba a la calle desde la ventana de una vivienda. “Hay un policía que ha disparado, me ha apuntado”, dijo a sus familiares en su último suspiro. En Nantes vimos ahogarse a un joven en la noche de la Fiesta de la Música, por culpa de una carga policial. Vimos cómo la violencia estatal golpeaba incluso en los bailes y las fiestas libres.

Vimos cómo nos disparaban decenas de miles de balas. Granadas explosivas que vuelan los pies y las manos. Los campos de Notre-Dame-des-Landes arados por los impactos. Las balas de goma arrasan las calles hacia nuestros cuerpos. Hemos visto al gobierno lanzar compras masivas de armas represivas por valor de millones de euros. Vimos el regreso de los tanques a las calles de Nantes, Burdeos o París, y el despliegue del ejército para sofocar la ira. Vimos cómo la burguesía pedía que se disparara munición real contra la población. Vimos un estado de emergencia permanente, y un consejo de defensa compuesto por militares que gobernaba en total opacidad.

Hemos visto cómo se apalea y gasea a profesores, cuidadores, bomberos, estudiantes, abogados, fotógrafos y periodistas de campo. Vimos, a pesar de los ríos de sangre y los gritos de dolor, a un presidente y a unos ministros afirmando con desprecio que la violencia policial no existe.

Vimos a la mano derecha del Elíseo disfrazada de policía para golpear a los opositores en la calle. Hemos visto a este estrecho colaborador de Macron posar con una pistola, mentir, esconder una caja fuerte y salir a ganar dinero a los empresarios rusos. Hemos visto a un presidente defender a su secuaz diciendo, exultante: “Que vengan a por mí”.

Hemos visto a un gobierno retomar metódicamente las palabras de la extrema derecha y aplicar sus ideas. Hemos visto a Gérald Darmanin [ministro de Interior] considerar a Le Pen “demasiado blanda” con los musulmanes. Los políticos hablaron de “salvajismo”. Un presidente rinde homenaje al mariscal Pétain y a Charles Maurras. O llamar por teléfono durante una hora a un columnista fascista condenado por “provocación al odio racial” para “darle su apoyo”. Hemos visto a este presidente concertar una entrevista “exclusiva” con un periódico de extrema derecha y a sus asesores almorzar con dirigentes neofascistas.

Hemos visto a los ministros organizar una caza de brujas en el mundo de las ideas, contra los antirracistas, apaleando el concepto de extrema derecha de “islamoizquierdismo”, denunciando la investigación académica sobre el colonialismo. Vimos que la ley sobre el “separatismo”, dictada por la extrema derecha, se utilizó inmediatamente para disolver asociaciones musulmanas y antirracistas. Hemos visto al canal de Bolloré [BFM TV] imponer su agenda informativa e imprimir su lenguaje a la clase dirigente. Vimos una fuerza policial que vota masivamente por el fascismo, sobrearmada, protegida, obteniendo más y más poder.

Vimos a un ministro patrocinando a un sindicato de secundaria, dándole dinero público para organizar actos sociales. Hemos visto al mismo ministro presentar una denuncia contra otro sindicato, esta vez de lucha, que simplemente luchaba contra el racismo. Hemos visto que todas las organizaciones políticas tienen una opción: alinearse con el gobierno o ser difamadas, demandadas, disueltas.

Vimos el infierno en la tierra en Calais. Tiendas rajadas con cuchillos en pleno invierno, obligando a las familias a dormir en el frío. Hemos visto agua envenenada con gases lacrimógenos y el uso de armas represivas contra los campamentos. Hemos visto ahogados en el Canal de la Mancha y en el Mediterráneo. Hemos visto desalojos sistemáticos. Hemos visto a los macronistas y a la extrema derecha votar juntos en la Asamblea las leyes antiinmigración más duras aprobadas desde la guerra.

Hemos visto una crisis sanitaria gestionada desde el punto de vista de la seguridad, y un gobierno que recorta miles de camas de hospital durante una pandemia. Les hemos visto mentir, una y otra vez. Hemos visto que la policía, sus drones y helicópteros imponen cierres y toques de queda, y se ensañan con los habitantes de los barrios obreros. Hemos asistido a la rápida introducción de tecnologías distópicas: la exigencia de un pasaporte digital escaneable para viajar. Hemos visto que la riqueza de los ricos ha explotado durante la crisis. Hemos visto a la empresa estadounidense McKinsey organizar la campaña de vacunación de Pfizer. Hemos visto un poder que habla de “deberes” antes de tener “derechos”, formalizando así un cambio de régimen. Hemos visto una batería de leyes autoritarias, que prohíben la filmación de la policía y refuerzan el estado policial.

Hemos visto una campaña militar, si no política. Un presidente-candidato que rechaza cualquier debate, no organiza reuniones y selecciona a los periodistas autorizados a hablar con él. Vimos a un fascista designado de antemano por los medios de comunicación para “enfrentar” al presidente y permitirle una cómoda reelección. Hemos visto cómo cientos de miles de personas han sido eliminadas del censo electoral “por error”. Hemos visto, una vez que el escenario escrito para los últimos 5 años se ha hecho realidad de forma definitiva, a los medios de comunicación y a los políticos que han elevado deliberadamente a la extrema derecha y han golpeado implacablemente todas las formas de antifascismo, llamando a un “bombardeo”. No hemos visto una campaña electoral, sino una toma de poder maquiavélica, a la manera del Antiguo Régimen.

Vimos la guerra social que se está acelerando. La desregulación total de las normas medioambientales mientras el ecosistema se derrumba, y la destrucción de los últimos derechos sociales. Hemos visto colas de estudiantes para conseguir comida y a un joven prendiéndose fuego en la puerta de su universidad. Hemos visto promesas de ir mucho más allá en las próximas semanas.

Esto es sólo una pequeña muestra de lo que hemos visto en este quinquenio. Esta noche, sea cual sea el resultado de las urnas, uno de los matices de la extrema derecha gobernará Francia durante otros cinco años. En contra de lo que repiten los chiflados del poder, el fascismo no es un fenómeno instantáneo y repentino. Es un proceso. Se instala gradualmente, mediante toques sucesivos, hasta que ya no podemos movernos, resistirnos o respirar. El mandato de Macron es, en este sentido, un mandato prefascista. Todas las palancas están listas, ya estamos al borde del precipicio. Para salir de este abismo, no bastarán los “controles de carretera” de los títeres ni la buena conciencia de los republicanos. Organicemos el contraataque.

—https://nantes-revoltee.com/ce-que-nous-avons-vu-ce-que-nous-allons-voir/

(1) En enero de 2020 Cedric Chouviat fue asfixiado por la policía francesa tras ser detenido en París, a pesar de que les repitió siete veces que le estaban ahogando, un caso similar al de George Flyd en Estados Unidos
(2) Jerome Rodrigues, uno de los dirigentes de los chalecos amarillos, fue detenido cerca del Palacio del Elíseo durante una movilización contra las restricciones sanitarias impuestas por el gobierno de Macron

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Resolución del VII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España

Frente a la realidad de creciente pobreza y pérdida de derechos, es urgente y necesario levantar la más amplia respuesta del movimiento obrero y popular haciendo frente a esta situación de deterioro progresivo de nuestras condiciones materiales de vida.