La intervención militar de Rusia en Ucrania está amparada por el derecho internacional

Publicado:

Noticias populares

Durante muchos años he estudiado y reflexionado mucho sobre la prohibición de la guerra de agresión formulada en la Carta de la ONU. Nadie puede dudar seriamente de que el objetivo principal de este documento -redactado y aprobado tras las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial- era y es prevenir la guerra y “mantener la paz y la seguridad internacionales”, una frase que se repite a lo largo del documento.

 

Como concluyeron acertadamente los jueces de Nuremberg (1), “librar una guerra de agresión […] no es sólo un crimen internacional; es el crimen internacional supremo que sólo se diferencia de otros crímenes de guerra en que contiene en sí mismo el mal acumulado del conjunto. En otras palabras, la guerra es el crimen supremo porque todos los males que tanto aborrecemos -el genocidio, los crímenes contra la humanidad, etc.- son los terribles frutos del árbol de la guerra”.

En vista de ello, he pasado toda mi vida adulta oponiéndome a la guerra y a la intervención extranjera. Por supuesto, como estadounidense, he tenido muchas oportunidades de hacerlo, ya que Estados Unidos es, como dijo Martin Luther King, “el mayor proveedor de violencia del mundo”. Del mismo modo, Jimmy Carter dijo recientemente (2) que Estados Unidos es “la nación más belicosa de la historia del mundo”. Esto es obviamente cierto, por supuesto. Sólo durante mi vida, Estados Unidos ha librado guerras de agresión no provocadas contra países como Vietnam, Granada, Panamá, la antigua Yugoslavia, Irak (dos veces), Afganistán, Libia y Somalia. Y eso sin contar las numerosas guerras por delegación que ha emprendido Estados Unidos (por ejemplo, a través de los contras en Nicaragua, de varios grupos yihadistas en Siria y de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos en la actual guerra contra Yemen).

De hecho, a través de estas guerras, Estados Unidos ha hecho más, intencionadamente, que cualquier otra nación del mundo para socavar los pilares legales que prohíben la guerra. Como reacción a esto, y con el deseo voluntario de intentar salvar lo que queda de las prohibiciones legales de la Carta de la ONU contra la guerra agresiva, varias naciones, entre ellas Rusia y China, han fundado el “Grupo de Amigos en Defensa de la Carta de la ONU” (3).

En resumen, que Estados Unidos se queje de la invasión rusa de Ucrania como una violación del derecho internacional es, en el mejor de los casos, la sartén por el mango. Sin embargo, el hecho de que Estados Unidos sea tan descaradamente hipócrita en este sentido no significa necesariamente que Washington se equivoque automáticamente. En última instancia, debemos analizar la conducta de Rusia por sus propios méritos.

Debemos comenzar esta discusión aceptando el hecho de que ya había una guerra en Ucrania durante ocho años antes de la incursión militar rusa en febrero de 2022. Y esa guerra emprendida por el gobierno de Kiev contra las poblaciones rusoparlantes del Donbas -una guerra que se cobró la vida de unas 14.000 personas, muchas de ellas niños, y desplazó a otros 1,5 millones incluso antes de la operación militar rusa- fue posiblemente un genocidio. De hecho, el gobierno de Kiev, y en particular sus batallones neonazis, llevaron a cabo ataques contra estas poblaciones con la intención de destruir, al menos en parte, a los rusos étnicos precisamente por su etnia.

Aunque el gobierno y los medios de comunicación estadounidenses tratan de ocultar estos hechos, son innegables y fueron reportados por la prensa occidental dominante antes de que fuera embarazoso hacerlo. Por ejemplo, un comentario publicado por Reuters (4) en 2018 expone claramente cómo los batallones neonazis se han integrado en las fuerzas militares y policiales oficiales ucranianas y, por lo tanto, son actores estatales, o al menos cuasi-estatales, sobre los que el gobierno ucraniano tiene responsabilidad legal. Según el artículo, en Ucrania operan una treintena de grupos de extrema derecha, que “se han integrado oficialmente en las fuerzas armadas ucranianas”, y “los más extremos de estos grupos promueven una ideología intolerante y antiliberal”.

En otras palabras, poseen y promueven el odio hacia los rusos étnicos, los gitanos y los miembros de la comunidad LGBT, y expresan este odio atacando, matando y desplazando a estas poblaciones. El artículo cita al grupo occidental de derechos humanos Freedom House, que afirma que “el aumento de la retórica patriótica de apoyo a Ucrania en su conflicto con Rusia ha coincidido con un aparente aumento del discurso público de odio, a veces por parte de funcionarios públicos y amplificado por los medios de comunicación, y de la violencia contra grupos vulnerables como la comunidad LGBT”. Y esto ha ido acompañado de violencia real. Por ejemplo, “Azov y otras milicias han atacado manifestaciones antifascistas, reuniones del ayuntamiento, medios de comunicación, exposiciones de arte, estudiantes extranjeros y gitanos”.

Como informa Newsweek (5), Amnistía Internacional ya había informado sobre estos mismos grupos de odio extremista y las actividades violentas que los acompañan en 2014.

Es este mismo tipo de pruebas -discurso de odio público combinado con ataques sistémicos a gran escala contra los objetivos del discurso- el que se ha utilizado para condenar a individuos por genocidio, por ejemplo en el caso de genocidio ruandés contra Jean Paul Akayesu.

Además, más de 500.000 residentes de la región ucraniana de Donbass (6) son también ciudadanos rusos. Aunque esta estimación se realizó en abril de 2021, después de que el decreto de Vladimir Putin de 2019 simplificara el proceso de obtención de la ciudadanía rusa para los residentes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, significa que los ciudadanos rusos fueron objeto de ataques racializados por parte de grupos neonazis incrustados en el gobierno de Ucrania, y justo en la frontera de Rusia.

Y mientras Rusia no estaba segura de las intenciones del gobierno ucraniano hacia los rusos étnicos del Donbas, el gobierno de Kiev aprobó en 2019 nuevas leyes lingüísticas que dejaban claro que los rusoparlantes eran ciudadanos de segunda clase en el mejor de los casos.

De hecho, la organización Human Rights Watch (HRW), habitualmente prooccidental, se mostró alarmada por estas leyes. Como explicó HRW en un informe (7) de principios de 2022, que prácticamente no recibió cobertura en los medios de comunicación occidentales, el gobierno de Kiev aprobó una ley que “obliga a los medios de comunicación impresos registrados en Ucrania a publicar en ucraniano”. Las publicaciones en otras lenguas también deben ir acompañadas de una versión en ucraniano, equivalente en contenido, volumen y método de impresión. Además, los puntos de distribución, como los quioscos, deben tener al menos la mitad de su contenido en ucraniano”.

Y, según HRW, “el artículo 25, relativo a los medios de comunicación impresos, prevé excepciones para ciertas lenguas minoritarias”, el inglés y las lenguas oficiales de la Unión Europea, pero no para el ruso, con la justificación de “la opresión durante un siglo del ucraniano en favor del ruso”. Tal y como explica HRW, “preocupa si las garantías para las lenguas minoritarias son suficientes”. La Comisión de Venecia, principal órgano consultivo del Consejo de Europa en cuestiones constitucionales, afirmó que varios artículos de la ley, entre ellos el artículo 25, “no logran el equilibrio adecuado entre la promoción de la lengua ucraniana y la salvaguarda de los derechos lingüísticos de las minorías”. Esta legislación no hace más que subrayar el deseo del gobierno ucraniano de destruir la cultura, si no la propia existencia, de los rusos étnicos en Ucrania.

Además, tal y como informó la Organización Mundial de la Paz en 2021 (8), “según el Decreto 117/2021 del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, este país se compromete a poner sobre la mesa todas las opciones para recuperar el control de la región de Crimea anexionada por Rusia”. Firmado el 24 de marzo de 2021, el Presidente Zelensky se comprometió a llevar a cabo estrategias que preparen y apliquen medidas para garantizar la “desocupación y reintegración de la península”.

Dado que los habitantes de Crimea, la mayoría de los cuales son de etnia rusa, están bastante contentos con el estado actual de las cosas bajo el gobierno ruso -esto, según un informe del Washington Post (9) de 2020-, la amenaza de Zelensky a este respecto no sólo era una amenaza contra la propia Rusia, sino también una amenaza de derramamiento de sangre potencialmente masivo contra un pueblo que no quiere volver a Ucrania.

Esto proporciona un argumento mucho más convincente para justificar la intervención rusa bajo la doctrina de la Responsabilidad de Proteger (R2P), defendida por “humanistas” occidentales como Hillary Clinton, Samantha Power y Susan Rice, y utilizada para justificar las intervenciones de la OTAN en países como la antigua Yugoslavia y Libia. Además, ninguno de los Estados implicados en estas intervenciones pudo alegar defensa propia. Esto es particularmente cierto en el caso de Estados Unidos, que envió fuerzas a miles de kilómetros de distancia para lanzar bombas en tierras lejanas.

De hecho, me recuerda las palabras del gran intelectual palestino Edward Said, que hace años dijo en su influyente libro “Cultura e imperialismo” que es sencillamente injusto tratar de comparar la construcción del imperio ruso con la de Occidente. Como explica Said, “Rusia […] adquirió sus territorios imperiales casi exclusivamente por contigüidad. A diferencia de Gran Bretaña y Francia, que cruzaron miles de kilómetros más allá de sus propias fronteras para alcanzar otros continentes, Rusia se propuso engullir cualquier tierra o pueblo dentro de sus fronteras […] pero en el caso de Gran Bretaña y Francia, la propia distancia de los territorios atractivos exigía la proyección de intereses lejanos”. Esta observación se aplica doblemente a Estados Unidos.

Sin embargo, hay más cosas que considerar en cuanto a las justificaciones que Rusia alega para su intervención. Por ejemplo, no sólo hay grupos radicales que atacan a los rusos étnicos, incluidos los ciudadanos rusos, en su frontera, sino que estos grupos fueron supuestamente financiados y entrenados por Estados Unidos con la intención de desestabilizar y socavar la integridad territorial de la propia Rusia.

Como explica Yahoo News en un artículo (10) publicado en enero de 2022, “la CIA está supervisando un programa secreto de entrenamiento intensivo en Estados Unidos para las fuerzas de élite de operaciones especiales ucranianas y otro personal de inteligencia, según cinco ex funcionarios de inteligencia y seguridad nacional familiarizados con la iniciativa. El programa, que comenzó en 2015, tiene su sede en una instalación no revelada en el sur de Estados Unidos, según algunos de estos funcionarios”.

El programa incluía “un entrenamiento muy específico sobre habilidades que mejorarían la capacidad de los ucranianos para repeler a los rusos”, dijo el ex alto funcionario de inteligencia. El entrenamiento, que “incluía material táctico, empezará a tener un aspecto muy ofensivo si los rusos invaden Ucrania”, dijo el ex funcionario. Una persona familiarizada con el programa lo dijo más claramente: “Estados Unidos está entrenando a una insurgencia”, dijo un ex funcionario de la CIA, y añadió que el programa enseñaba a los ucranianos a matar a los rusos”.

Para despejar cualquier duda de que la desestabilización de la propia Rusia era el objetivo de Estados Unidos en estos esfuerzos, vale la pena examinar el muy revelador informe de 2019 (11) de la Rand Corporation, un contratista de defensa de larga data llamado a asesorar a Estados Unidos sobre cómo lograr sus objetivos políticos. En este informe, titulado “Overextending and Unbalancing Russia, Assessing the Impact of Cost-Imposing Options”, una de las muchas tácticas enumeradas es la de “proporcionar ayuda letal a Ucrania” para “explotar el mayor punto de vulnerabilidad externa de Rusia”.

En resumen, no cabe duda de que Rusia se ha visto amenazada, y muy profundamente, por los esfuerzos concretos de desestabilización de Estados Unidos, la OTAN y sus sustitutos extremistas en Ucrania. Rusia ha sido amenazada de esta manera durante ocho años completos. Y Rusia ha sido testigo de lo que tales esfuerzos de desestabilización han supuesto para otros países, desde Irak hasta Afganistán, pasando por Siria y Libia, es decir, la aniquilación casi total del país como estado nacional en funcionamiento.

Es difícil concebir un caso más urgente para actuar en defensa de la nación. Aunque la Carta de la ONU prohíbe los actos de guerra unilaterales, también establece, en su artículo 51, que “ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva”. Y este derecho de legítima defensa se ha interpretado (12) para permitir a los países responder no sólo a los ataques armados reales, sino también a la amenaza de un ataque inminente.

A la luz de lo anterior, creo que este derecho se desencadenó en este caso, y que Rusia tenía derecho a actuar en su propia defensa al intervenir en Ucrania, que se había convertido en una representación de Estados Unidos y la OTAN para atacar -no sólo a las etnias rusas de Ucrania- sino a la propia Rusia. Una conclusión contraria simplemente ignoraría las terribles realidades a las que se enfrenta Rusia.

(1) https://harvardilj.org/2017/04/continued-debate-over-the-crime-of-aggression-a-supreme-international-irony/
(2) https://www.npr.org/2019/04/15/713495558/president-trump-called-former-president-jimmy-carter-to-talk-about-china
(3) https://media.un.org/en/asset/k1w/k1w1qatav5
(4) https://www.reuters.com/article/us-cohen-ukraine-commentary-idUSKBN1GV2TY
(5) https://www.newsweek.com/evidence-war-crimes-committed-ukrainian-nationalist-volunteers-grows-269604
(6) https://tass.com/society/1282593
(7) https://www.hrw.org/news/2022/01/19/new-language-requirement-raises-concerns-ukraine
(8) https://theowp.org/ukraine-declares-all-options-possible-even-war-to-retake-crimea-from-russia/
(9) https://www.washingtonpost.com/politics/2020/03/18/six-years-20-billion-russian-investment-later-crimeans-are-happy-with-russian-annexation/
(10) https://news.yahoo.com/cia-trained-ukrainian-paramilitaries-may-take-central-role-if-russia-invades-185258008.html
(11) https://www.rand.org/pubs/research_briefs/RB10014.html
(12) https://fdocuments.net/document/bethlehem-self-defense-article.html

Daniel Kovalik, autor de este artículo, es profesor de derecho internacional en la Universidad de Pittsburgh
spot_img

2 COMENTARIOS

  1. EUA e NATO, Império do mal. Só estão bem a fomentar guerras, nos outros países, pondo na miséria dezenas de milhões de ser humanos. Onde existe a ética e moral!?.

  2. EUA e NATO, Império do mal. Só estão bem a fomentar guerras, nos outros países, pondo na miséria dezenas de milhões de ser humanos. Onde existe a ética e moral!?.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias