Luces y sombras

Publicado:

Noticias populares

El Lince.— Las elecciones en Francia y Colombia nos colocan en el viejo dilema del vaso medio lleno o medio vacío. A primera vista, es un avance importante de la “izquierda”, algo que hay que poner entrecomillas en los dos países. Estos triunfos tienen sus luces y sus sombras, y han tenido poco de sorprendente en Francia y un poco más sorprendente en Colombia.

 

En el caso francés, entre las luces y las satisfacciones está la derrota parcial de Macron, una desautorización del presidente como nunca se había producido y, con ella, la de indeseables como el ministro del Interior, ex socialista, el responsable de las muertes, mutilaciones, heridas y detenciones de miles de los “chalecos amarillos”, que no ha sido elegido, o la de la ministra de Deportes, derrotada por una “simple” (sic) empleada de hotel, de las que limpian las habitaciones, una “kelly”. Esta mujer, Rachel Keke, que encabezó una huelga de 22 meses, desde julio de 2019 a mayo de 2021, por los derechos de estas trabajadoras. Y ganaron.

Entre la abstención y la derrota de Macron, la V República está hecha añicos. Y eso es importante porque ocurre en un momento de crisis abierta del zombi Unión Europea. Este zombi va a tener apariencia de vida en la cumbre de la OTAN de la semana que viene, pero nada más. El muerto viviente europeo ya apenas puede levantarse.

La pregunta que hay que hacerse es cuál es el precio de todo ello. Veo con sorpresa que mucha gente está apuntando a que la abstención es la principal fuerza política, pero es una ira sin fuerza motriz salvo si está en la calle, y desde que la pandemia terminó con los “chalecos amarillos”, la calle está casi desierta. Algo se recupera en Italia y en Gran Bretaña, esbozos en Alemania, pero hasta ahora no en Francia, donde el movimiento obrero es muy potente. ¿Se va a presionar a la alianza de “izquierda”, segunda en la votación, para que se radicalice, para que vaya más allá de la “guerra de guerrillas parlamentaria” (sic), como ya han dicho desde NUPES que van a hacer, y vaya a la “guerra de movimientos”? Macron solo puede sobrevivir si busca un acuerdo con las otras derechas si quiere poner en marcha su programa, de más poder para los ricos, a favor del capital y contra el mundo del trabajo.

La “izquierda” francesa NUPES (Nueva Unidad Popular Ecológica y Social) ha presentado un programa donde hay de todo, desde posturas valientes (como la de bajar la edad de jubilación) hasta timoratas o conservadoras y es por eso por lo que ha logrado estos resultados. Hay quien dice que son una “limitación de daños” porque salvo que se lance al ataque no va a evitar desde el parlamento la liquidación de los servicios públicos y derechos sociales que propugna Macron. Y eso está por ver. Está por ver si se limita a la institucionalidad (tipo Syriza o Unidas Podemos) o recupera su lugar social, de formación de base y situada lo más cerca posible de quienes no confían en la maquinaria institucional solamente. Con todo, en el debe de NUPES está el no haber sido capaz de movilizar a los jóvenes que se han abstenido, en su mayoría (solo ha votado el 25% de ellos), cuando no se han decantado por los neo fascistas (casi 6 de cada diez de los que han votado) en lo que se considera su “odio profundo al macronismo”.

El neofascismo también ha subido, y mucho. En aquellas circunscripciones donde competía con NUPES ha ganado porque ha aglutinado el voto “anti-izquierda”, incluidos los macronistas. Sus candidatos se enfrentaban en 60 circunscripciones y los neofascistas ganaron en 36. Solo los ignorantes se pueden asombrar de esto. Es por eso que el discurso de los macronistas se ha suavizado mucho con respecto a los neofascistas. Tendrá que negociar con ellos, sin duda, porque les debe una dado que con esos 36 escaños la “izquierda” habría logrado su objetivo: la cohabitación, es decir, su principal dirigente tendría que haber sido nombrado primer ministro.

Pese a todo, Macron no lo tiene fácil para imponer la agenda neoliberal de Bruselas de destrucción de lo público que queda en Francia, de forma especial el tema de las pensiones, aunque no ha pasado una semana de las elecciones y ya asoma la patita derechista. No obstante, también va a recurrir al “divide y vencerás”, a negociar tal cosa con unos y tal otra con otros. En la “izquierda” ya hay candidatos a este juego, el Partido Socialista y Los Verdes. Aunque formalmente dentro de la alianza NUPES, es conocido que tienen una buena disposición a abandonar el barco a la menor oportunidad una vez se han servido de él.

En plena guerra reaccionaria de EEUU y su mastín otánico en Ucrania, en la que Macron quería jugar un papel, y en plena crisis del neocolonialismo francés en África, el papel francés se diluye y, por lo tanto, se tambalea uno de los tres “reyes magos” (Francia, Alemania e Italia) en el escenario internacional. Se debilita considerablemente el relanzamiento del proceso de integración europeo autónomo que planteaba Macron, entrando de cabeza en un impás político significativo.

Colombia entra en el carro “rosa” latinoamericano. Un país estratégico para la hegemonía estadounidense, “socio extracontinental” de la OTAN, tiene ahora un presidente que puede poner algunos peros a eso. Al igual que pasó con Boric en Chile, cuya ilusión duró bastante poco, la victoria de Petro envía una señal a EEUU de cuál es el camino que está recorriendo América Latina en su emancipación si es que el nuevo presidente cumple con lo que dice. Está por ver si esa señal se hace con un farolillo que pronto se apaga o con un faro, que siempre ilumina.

Al igual que Boric, lo primero que ha dicho Petro ha sido en favor de la libertad de los detenidos en las protestas. En Chile siguen encarcelados, aunque hay un marcha un proyecto de ley de amnistía que no afectará a todos con la excusa de si se ha puesto o no en peligro la vida de alguna persona. El hecho de recurrir a una ley, que tiene que pasar por el parlamento, y no recurrir al indulto, que es potestad del gobierno, ya es indicativo en sí mismo. Con la ley, los presos siguen encarcelados; con el indulto ya estarían en la calle.

Un hecho destacable es que, al contrario que en Francia, en Colombia la juventud jugó un papel importante y gran parte de los votos a Petro vinieron por ahí. Es por eso que la promesa de libertad de los detenidos tiene una significación más que simbólica: tiene que cumplir o este sector social le dará la espalda.

Entre las medidas anunciadas está el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Venezuela y la apertura de la frontera (que, en sí, es ya una sonora bofetada a EEUU); la revisión de los tratados de libre comercio con EEUU (y si se logra, otra bofetada); juicios civiles a los militares involucrados en crímenes de guerra; la declaración de “ineficaz” de la guerra contra las drogas y la prohibición de que la policía participe en operaciones de asalto a los cultivos campesinos, y el mantenimiento del tratado de paz con las FARC y la negociación con el ELN.

Ambicioso, desde luego, si se tiene en cuenta que no tiene mayoría en el parlamento (aunque puede tener ayuda del Partido Liberal en algunas cuestiones), que sigue existiendo la simbiosis entre la burguesía compradora y mafiosa -enriquecida con el extractivismo- y las multinacionales (por no hablar de sus vínculos con el narcotráfico) y que la policía y el ejército (y los medios de propaganda) nunca se han depurado ni tienen intención de hacerlo. Si a eso se le añade que EEUU tiene 7 bases militares en Colombia, la cosa no es para tirar muchos cohetes salvo que las propuestas de Petro vayan acompañadas de una constante movilización popular. Y ya se sabe que lo primero que hacen los “rosas” es desmovilizar y cooptar los movimientos populares.

A priori, el triunfo de Petro muestra otro fracaso de EEUU y su fantochada de la Cumbre de las Américas. A priori. Queda por ver si este carro “rosa” rueda finalmente si se le añade otro caballo potente, si Lula gana en Brasil.

Lula es la gran esperanza de la progresía latinoamericana -y más allá- aunque está por ver si cumple lo que dice (como impulsar ahora el Banco del Sur, idea de Chávez que el propio Lula echó para atrás). Lula anda jugando a dos bandas, diciendo que ha aprendido de los errores cometidos, como ese que os señalo, y que ahora hará otra cosa, algo difícil de creer cuando ha nombrado como su candidato a vicepresidente a un notorio conservador.

Uno de sus errores fue el no tocar al Ejército, fascista y uno de los apoyos de Bolsonaro. ¿Lo va a hacer ahora? Lo dudo. Dicen que el Ejército se ha cansado de Bolsonaro, por lo que es probable que sea “neutral” ahora -o sea, como la primera vez de Lula a cambio de dejarlo todo como estaba-, pero si no se limpia de los elementos fascistas la espada de Damocles que ve mucha gente seguirá ahí. Pasa lo mismo en Chile y le va a pasar lo mismo a Petro en Colombia: limpiar los cuerpos represivos es una cuestión de supervivencia si se quiere ir más allá de lo cosmético.

Y lo más importante, queda por ver si todos estos “rosas” son capaces de ver el nuevo mundo que se está creando, que existe ya, en el que Occidente, y por lo tanto EEUU, no tiene la hegemonía. Y actuar en consecuencia.

Como decía Lenin, “sólo cuando los de abajo no quieran y los de arriba no puedan seguir viviendo a la antigua [o en el habla de hoy, viviendo como hasta ahora] puede triunfar la revolución”. Una frase que mucha gente debería tener muy en cuenta.

Al margen de estas elecciones, en Ecuador ya llevan una semana larga de lucha contra las medidas de ajuste impuestas por el FMI y que son llevadas a la práctica por el gobierno: el aumento del combustible, la destrucción de los sistemas de salud y educación y los abusivos préstamos bancarios. Ahora se acaba de aprobar un decreto que autoriza la “fuerza letal”, como en la Bolivia golpista, sin que el muy democrático Occidente y sus “valores”, más democráticos aún, haya protestado. ¿Os acordáis de las críticas a Cuba y al derecho a la protesta y bla, bla, bla? Pues nada de eso se oye para Ecuador, donde el estado de excepción ya cubre medio país. Por el momento, ya hay dos muertos por la represión. Estoy esperando con ansia la procesión de los embajadores de la UE para poner flores en el lugar donde murieron, al igual que hicieron cuando hubo un muerto en Bielorrusia en las revueltas de 2020.

La historia en Ecuador es cíclica y se sigue aplicando el mismo diagnóstico: la ira de Fanon, que enlaza con lo que dijo Lenin. Es la enésima revuelta protagonizada por la CONAIE y es la enésima revuelta donde hay una reacción pacífica contra la oligarquía, pero sin la intención de derrocarla. Cuando la oligarquía apuesta por la fuerza, por la violencia, hay que responder con lo mismo, como decía Fanon, puesto que solo la violencia en la calle equilibra la relación de subordinación de la población con el Estado y que hay que negar que la violencia sea un monopolio del Estado. Porque entonces el poder se equilibra y el Estado comienza a coger miedo. Y eso es lo que hay en Ecuador ahora, y por eso se autoriza la “fuerza letal”. Como hace un tiempo ocurrió en Colombia, y aún así no cedieron las movilizaciones que ahora han llevado a Petro a la presidencia. Por el momento, la CONAIE mantiene el pulso en la calle.

PD 1.- Hoy se inicia en Beijing la XIV Cumbre de los BRICS de la que puede salir una versión ampliada en el futuro próximo, lo que se comienza a llamar BRICS +, porque a ella asisten como países invitados Argentina, Egipto, Argelia, Tailandia, Senegal y Kazajstán. Ninguno de estos países se han sumado a las sanciones contra Rusia y forman, de hecho, un bloque alternativo a Occidente. En unos momentos en los que está claro que Occidente intenta mantener su hegemonía imponiendo sanciones económicas y presionando para mantener la hegemonía del dólar, la respuesta está siendo la desdolarización de las economías (lo que arrastra al euro). Los BRICS van por ahí desde hace tiempo, aunque muy lentamente. Por eso es conveniente recordar que en abril realizaron la quinta prueba de su mecanismo bancario alternativo al SWIFT para agrupar sus reservas de “moneda alternativa” (sic) y protegerlas de las sanciones occidentales. No obstante, aunque se dará un paso en esa dirección -y Rusia ha ofrecido que los BRICS se conecten al Sistema de Pagos Financieros ruso-, no será hacia un enfrentamiento directo con Occidente. Por ahora.

PD 2.- Lo gracioso del mes es que Macron “el disminuido”, sigue con sus ínfulas neocoloniales en África y aprovechando a sus ex colonias, ha presionado para que la Organización de la Unidad Africana oyese al comediante Zelensky. Todo con pompa y boato, con presidentes y jefes de Estado, como en los países occidentales. Y el tiro les ha salido por la culata a los dos, al diosecito disminuido y al comediante: solo dos jefes de Estado se interesaron por la tontería y oyeron al comediante el día 20. Buena media: 2 de 55. Lo podéis leer aquí y ver cómo “la cumbre de alto nivel no vuela alto”. Con ironía y memoria incluida por cómo trató Ucrania a los migrantes y estudiantes de raza negra que, al principio del conflicto, decidieron dejar el país.

PD 3.- Bulgaria es el primer gobierno europeo que cae por la crisis de Ucrania. Ayer una moción de censura contra el presidente del país le derrotó. Las razones son la postura pro-ucraniana, como toda la UE, y sobre todo la ruptura con Rusia que conllevó el fin del suministro de gas y el consiguiente acelerón de la crisis económica del país (15’6% de inflación). El tipo, que tiene la doble nacionalidad búlgaro-canadiense, acusó a Rusia de estar detrás de la moción de censusa, y es lo que está jaleando también la UE. Cuando en abril ocurrió algo similar en Pakistán tras decir el presidente que no eran esclavos de nadie, en referencia las presiones occidentales para que condenase a Rusia, y el presidente pakistaní acusó a EEUU y a la UE de promover la moción de censura en su contra por esa postura, desde Occidente se dijo que era “un movimiento normal dentro de la Constitución”. De nuevo Occidente, su orden y sus reglas. Y sus valores.

PD 4.- Por si hubiese dudas de lo que está pasando en Ucrania, aquí tenéis las jugosas declaraciones del mastín principal de EEUU, el secretario general de la OTAN, hechas ayer en Bruselas: “El costo de las consecuencias de una victoria rusa en Ucrania para la OTAN será mayor que apoyar a Kiev durante mucho tiempo”. Más claro, agua.

El Lince

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias