La adopción del coche eléctrico supone cambiar una contaminación por otra mucho más peligrosa

Publicado:

Noticias populares

Las ventas de vehículos eléctricos alcanzaron un récord de 3 millones de unidades en 2020, según un informe de la Agencia Internacional de Energía(AIE). Supone un aumento del 40 por ciento desde 2019 y contrasta con las ventas generales de automóviles, que experimentaron una disminución del 16 por ciento en todo el mundo. El informe estimó además que las ventas de vehículos eléctricos podrían alcanzar los 23 millones para 2030.

 

El impulso para la transición a vehículos eléctricos está impulsado por regulaciones clave de los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y gases de efecto invernadero (GEI) de los vehículos con motor de combustión interna, y la transición a un entorno más ambiental futuro más amigable, según la AIE.

Sin embargo, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ha declarado que este aumento en la adopción de vehículos eléctricos y la mayor demanda de baterías de litio presenta un desafío ambiental significativo. Las baterías de litio son la tecnología de batería preferida para los coches eléctricos, porque tienen la relación carga-peso más alta.

“A medida que aumente la demanda de litio y la producción se extraiga de minas y salmueras de rocas más profundas, aumentarán los desafíos de mitigar el riesgo ambiental”, lo que en otras palabras significa que el coste ecológico irá creciendo progresivamente.

El litio en su forma pura no se encuentra naturalmente en la Tierra, sino que hay dos formas viables de obtener litio: extracción de roca dura o estanques de evaporación llamados salmueras salares.

El agua de mar presenta una posible fuente futura de litio, pero debido a la gran cantidad de agua, uso de la tierra y requisitos de tiempo, la extracción de litio del agua de mar no es factible.

Es importante destacar que, debido a su naturaleza rentable, las salmueras de salar son el método más utilizado para la extracción de litio: el 66 por ciento de los recursos mundiales de litio provienen de depósitos de salmuera de litio, según el informe de la UNCTAD.

La metodología consiste en perforan agujeros en las salinas para extraer litio y bombear la salmuera salada y rica en minerales a la superficie. Una vez en la superficie, el agua se evapora y deja una mezcla de sales de litio, bórax, manganeso y potasio. Luego, la mezcla se filtra y se coloca en otra piscina de evaporación, donde se evapora durante 12 a 18 meses adicionales.

Después de ese período, el carbonato y el hidróxido de litio se extraen y se pueden usar para fabricar cátodos para baterías. Los materiales como el cobalto y el níquel se procesan con productos químicos de litio para producir electrodos de batería.

Según un informe del Instituto de Investigaciones Energéticas(IER), dependiente del Departamento de Energía de los Estados Unidos, se necesitan aproximadamente casi 1.900.000 litros de agua para extraer una tonelada métrica de litio de las salmueras salares.

Si el suministro de agua fuera abundante, la gran demanda anterior podría pasarse por alto. Pero, más del 50 por ciento de los recursos de litio se encuentran en el “triángulo de litio” de Chile, Bolivia y Argentina. Y, UNCTAD informa que esta área es una de las más secas de la Tierra.

Pero la minería de litio no es el único factor preocupante con las baterías de iones de litio. Hay elementos químicos adicionales en las baterías, como el cobalto y el grafito, que plantean desafíos sociales y ambientales, según la UNCTAD.

En su informe de 2022, el Departamento de Energía reconoce que en 2021, más del 70 por ciento de la producción mundial de cobalto provino de la República Democrática del Congo y que el sur del Congo se encuentra sobre aproximadamente 3,5 millones de toneladas métricas, que es casi la mitad del suministro mundialmente conocido.

El problema, según la UNCTAD, es que el polvo de las minas de cobalto a menudo contiene metales tóxicos como el uranio, y las minas de la República Democrática del Congo pueden contener minerales de azufre que pueden generar ácido sulfúrico, según la UNCTAD.

Cuando se expone al aire o al agua, el ácido sulfúrico puede conducir al drenaje ácido de la mina, contaminando los ríos y el agua potable durante cientos de años.

Y se estima que hasta 40.000 niños trabajan en estas minas en condiciones de trabajo esclavo.

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias