Alemania se disculpa oficialmente por el genocidio de los pueblos indígenas de Namibia

Publicado:

Un siglo después de su despiadada represión de los pueblos indígenas del suroeste de África durante la colonización de la actual Namibia, Alemania ha reconocido por primera vez que cometió un genocidio contra los pueblos herero y nama durante la época colonial. Proporcionará al país más de mil millones de euros en ayuda al desarrollo.

Noticias populares

El exterminio se llevó a cabo a pesar de que la fuerza expedicionaria alemana acababa de romper militar y definitivamente la insurrección de los herero durante la batalla de Waterberg el 1 de agosto de 1904.

 

La historia colonial alemana en África, eclipsada en gran medida por la de sus competidores británicos y franceses, sigue siendo muy desconocida. Sin embargo, Alemania estaba presente en el continente en Togo, Camerún, Ruanda, Burundi, África Oriental (Zanzíbar) y África Sudoccidental (actual Namibia).

En 1885 se celebró en Berlín la famosa conferencia internacional en la que las principales potencias coloniales se propusieron establecer sus respectivas zonas de influencia.

Hace sólo unas semanas, en mayo de 2021, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, pidió disculpas públicamente a Namibia y a los descendientes de las víctimas por lo que el diplomático reconoció como “genocidio”. Es decir, la masacre planificada de 65.000 herero y 20.000 namas entre 1904 y 1908.

La historia de la presencia del Reich alemán en la actual Namibia ilustra la política colonial de Bismarck: “El comerciante debe preceder al soldado”. En 1883 un comerciante alemán de Bremen, Adolf Lüderitz, adquirió la pequeña península de Angra Pequena a un jefe nama. Era un territorio tan desolado que ninguno de los anteriores colonizadores portugueses, ingleses u holandeses había considerado oportuno establecerse allí. Eso también explica por qué, a finales del siglo XIX, Namibia aún no había sido tocada por la colonización europea.

Lüderitz extendió sus tierras de manera significativa, lo que también molestó a los ingleses, que estaban presentes en el sur de África. Para evitar males mayores, el terrateniente se puso bajo la protección del Reich el 7 de agosto de 1884 y Lüderitz murió arruinado sin saber que el subsuelo que poseía en África estaba lleno de diamantes.

Así nació la “Deutsch-Südwestafrica”, la colonia alemana del suroeste de África, que se extendía 835.000 kilómetros cuadrados y contaba con unos 3.000 ciudadanos alemanes en 1902.

Uno de los primeros administradores de la nueva colonia fue Heinrich Göring, padre de la futura mano derecha de Hitler, Herman Göring.

En el mismo territorio vivía una pequeña población indígena (unos 300.000 habitantes), de la cual los dos grupos principales son los Namas (40.000) y los Herero (80.000)

En las tierras pobres en recursos, sobre todo en agua, los conflictos eran recurrentes entre los agricultores blancos y las poblaciones indígenas. Los conflictos aumentaron con la construcción de una línea de ferrocarril que partía en dos el territorio herero y para la que se multiplicaron las levas de mano de obra forzosa. La constante adquisición de tierras por parte de los colonos alemanes fue privando a los pueblos indígenas de sus medios de subsistencia.

En enero de 1904, Samuel Maharero, uno de los principales jefes herero, después de haber mantenido durante mucho tiempo estrechas relaciones con la administración colonial alemana, llamó a la insurrección tras el requerimiento de ceder más tierras.

Podía contar con 6.000 hombres, la mayoría de ellos armados con rifles. A ello le siguió el sabotaje del ferrocarril, la quema de granjas pertenecientes a los colonos, algunos ataques afortunados a los milicianos, pero también una serie de actos de violencia incontrolados contra civiles alemanes, incluyendo mujeres y niños.

Una represión despiadada

La emoción suscitada en Alemania llevó a Berlín a enviar 15.000 hombres de refuerzo, que desembarcaron en junio de 1904, equipados con abundante material, ametralladoras y cañones, para acabar con la insurrección.

El mando de las tropas alemanas fue confiado al general Lothar von Trotha, un experimentado oficial de guerra colonial que era conocido por su implacable severidad en la represión.

A esto le siguió una guerra de desgaste. El país estaba atravesado por una fuerza expedicionaria cuya fuerza hacía imposible que los herero ganaran en un asalto frontal.

Cazados, los herero se refugiaron en agosto en la meseta de Waterberg. Allí se reunieron entre 6.000 y 10.000 combatientes, pero también sus familias, mujeres y niños, es decir, varias decenas de miles de civiles. Rápidamente se encontraron rodeados, apiñados en tres lados de la meseta, presa de los bombardeos de la artillería. Su única escapatoria era el desierto de Kalahari. Huyendo de los proyectiles, varios miles morirían de hambre o de sed. Von Trotha hizo destruir o envenenar los pozos del perímetro que bordea la trampa.

“El ‘ejército’ herero como tal dejó de existir. Sin embargo, esto no aplacó la furia represiva de Von Trotha que, el 2 de octubre de 1904, publicó un decreto con fuertes tintes genocidas: “Dentro de la frontera alemana, todo herero, con o sin arma, con o sin ganado, será fusilado. Ya no acepto mujeres y niños, los devolveré a su pueblo o los haré fusilar. Estas son mis palabras para el pueblo herero”, decía el decreto que autorizaba el asesinato de civiles, mujeres y niños.

El anuncio no disuadió a los namas de convocar una insurrección al día siguiente, sin ninguna esperanza de éxito. Fueron aplastados a su vez en la batalla de Swartfontein el 15 de enero de 1905. Los supervivientes huyeron al desierto de Kalahari.

Durante unos meses, continuó una guerra de guerrillas esporádica. Luego, fiel a sus principios, Von Trotha (inspirado en el trato aplicado por los británicos a los bóers) creó media docena de campos de concentración donde los herero y los namas que habían sobrevivido a las bombas y al Kalahari fueron recluidos en condiciones inhumanas.

Entre 20.000 y 25.000 hombres, mujeres y niños sometidos a trabajos forzados fueron internados en esos campos. Los detenidos fueron tatuados con el acrónimo “GH”, de “Gefangener Herero” (prisionero herero). En 1908 se completó la “pacificación”. Esto se reflejó en el “perdón” concedido a los rebeldes por el Kaiser Guillermo II en su cumpleaños.

Se calcula que 65.000 hereros (de 80.000) y 20.000 namas (de 40.000) murieron durante esta despiadada campaña de represión. Esto representa el 80 por cien y el 40 por cien de estos dos pueblos del suroeste de África, respectivamente.

 

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias