“Otro mundo es posible”: en México nace una agencia de Reporteras Comunitarias Indígenas

Publicado:

Mujeres dedicadas al hogar, estudiantes, profesionistas, cocineras y activistas que durante años han defendido a sus pueblos del estado mexicano de Oaxaca tomarán sus teléfonos móviles y grabarán videos y fotos en cada una de las regiones de la entidad mexicana, para la primer Agencia Internacional de Reporteras Comunitarias en el estado.

Noticias populares

Stephanie Palacios.— La apertura de esta agencia da inicio en la comunidad de Cieneguilla, ubicada en la Sierra Sur de Oaxaca. Se trata de una región que se desplaza en la parte alta de la montaña y a casi cuatro horas de la capital del estado. Su objetivo es difundir y desarrollar la actividad económica y turística de los 570 ayuntamientos que conforman este estado; pero sobre todo de hacer conexiones a través de una red informativa y digital para conectar a todas las comunidades hacia un mismo sentido: la difusión de costumbres, tradiciones, necesidades y alertar a sus pueblos originarios, ante los desastres naturales que han azotado con fuerza en esas regiones.

 

“Vamos a empezar con un proyecto de reporteras comunitarias indígenas. Este movimiento es de mujeres, donde a través del celular o redes sociales, vamos a crear una plataforma de contenido para subir todo lo relacionado con nuestra comunidad, sus costumbres, sus tradiciones, sus servicios con los que cuenta la comunidad y el trabajo o lo que se dedican las personas. Para darnos a conocer en todo el mundo y que conozcan a qué nos dedicamos”, cuenta Erica Pascual, reportera comunitaria de 31 años de la zona de Cieneguilla.

“Tendremos una mesa de redacción, donde se va hacer la edición y podremos lanzar la información a nivel internacional. Queremos creadores de contenido sobre todo mujeres indígenas. Alianzas con agencias de información, para lanzar información al mundo y en convenio con agencias de otros países”, cuenta a Sputnik Domingo García quien también forma parte de la Asociación Civil Pueblos de Oaxaca.

Fue el quien en representación de los pueblos originarios y la comunidad afro en México recientemente entregó junto con otras comunidades de esa entidad dos bastones de mando al canciller mexicano, Marcelo Ebrard, para que se le entregaran al presidente de Colombia, Gustavo Petro, y a la vicepresidenta Francia Márquez.

“Yo creo que otro mundo es posible y será posible a través de las mujeres. Yo no le veo otra salida a las crisis morales que se están dando; las crisis económicas. Y sobre todo cómo cuidar a nuestras mujeres ante el avance de tanto feminicidio. Si alguien está lastimando a una mujer en alguna comunidad, en algún rincón del país, todas tendrán que alzar la voz en la red, para proteger a las compañeras”, apunta.

Uno de los temas a los que la organización está dando prioridad es el tema de la salud. Según denuncian, en la comunidad no hay forma de trasladar a las mujeres por partos y que muchas de ellas mueren por no ser atendidas. Con apoyo de los que forman parte de la agencia se busca encontrar recursos para crear un puente para que se pueda dar la atención inmediata.

Las mujeres pretenden formar una red de periodistas de tal manera que cada comunidad cuente con su reportera comunitaria y pueda enviar material a la central de la agencia y poder publicarlo en la plataforma que actualmente se encuentra en la etapa de desarrollo. Sin embargo, uno de los mayores retos para ellas es que varios municipios no cuentan con una red de telefonía celular ni internet. Mientras en las zonas más altas de la montaña únicamente se conectarán a través de torres de red wi-fi, las organizadoras están viendo una alternativa para comprar un equipo portátil, para tener una señal satelital y transmitir desde dónde estén.

Iraís Violeta, tiene 28 años y también es parte de las reporteras comunitarias en esta zona de Oaxaca, quien a través de la agencia busca relatar la vida de su pueblo.
“Hay un lugar aquí cerca que le dicen la Piedra donde puedes observar todo el pueblo. Mi primera nota sería dar a conocer todo el trabajo de las mujeres sobre el hilo de algodón”, comparte Violeta.

Una comunidad organizada

Severo Ruíz Reyes, Ubaldo Ruíz López y Macrino García, dedicados a la siembra de frijol, café y maíz perdieron sus casas y cultivos tras el paso del huracán Agatha. Algunos de sus familiares no fueron considerados en los apoyos del Gobierno Federal.

“Fueron unas personas para censar y quedamos fuera del censo. Aproximadamente 35 familias. Fuimos a la Ciudad de México para que el Gobierno nos diera una fecha, para ver cuando nos llega el apoyo”, platica Macrino García de la comunidad de San Esteban, Ozolotepec; él junto con otros afectados dejaron una lista de personas afectadas en las oficinas de la Secretaría de Gobernación en la capital del país. Solo esperan respuesta.

Ahora, al conocer el proyecto de las reporteras comunitarias indígenas decidieron integrar a sus esposas para poder narrar esta y otras historias.

Habitantes de Oaxaca afectados por el reciente paso del huracán Agatha.
© Sputnik / Stephanie Palacios

“Fueron unas personas para censar y quedamos fuera del censo. Aproximadamente 35 familias. Lo que pasa es que los del Bienestar no censaron casa por casa como habían dicho, desde un principio. Nos vieron, pero ya no nos metieron en el censo. Fuimos a la Ciudad de México para que el Gobierno nos diera una fecha, para ver cuando nos llega el apoyo”, platica Macrino García de la comunidad de San Esteban, Ozolotepec; él junto con otros afectados dejaron una lista de personas afectadas en las oficinas de la Secretaría de Gobernación en la capital del país. Solo esperan respuesta.

Areli Pascual, de 28 años, salió de la comunidad para poder estudiar una carrera universitaria, terminó su licenciatura en administración pública y ciencias políticas en la Universidad Autónoma de Baja California, para regresar a su lugar de origen y apoyar a su pueblo. Su hermana y su prima también con estudios universitarios se integran a la agencia internacional de reporteras comunitarias para que los conocimientos aprendidos los apliquen y enseñen a otras de sus compañeras.

“Siempre me ha gustado interactuar con los proyectos productivos. Nos hacen falta mujeres líderes en esta comunidad y hay muchas, pero nos hace falta descubrirlas. Me gustaría reportar sobre los trabajos que hacen en mi comunidad”, cuenta Areli.

“Creo que en nuestra comunidad falta la participación política, económica de las mujeres. Impulsar que la mujer también tenga los mismos derechos humanos porque sí hay mucho machismo en la localidad. No ha llegado ninguna mujer en el cargo público en la comunidad de Cieneguilla, a pesar de que se habla de equidad de género, no se lleva a la práctica. Hasta ahorita nadie se ha atrevido, ninguna mujer por miedo. Por eso estamos invitando a las compañeras a que se unan a este movimiento. Nosotras les brindamos la información”, platica Erica, hermana de Areli, con Sputnik.

Aunque por años, estos pueblos se han levantado a pie de lucha bien de su comunidad, confían en que el trabajo para la nueva agencia internacional abra los caminos hacia mejores oportunidades de cambio y beneficios a largo plazo para sus comunidades.

La comunidad oaxaqueña se conoce por el apoyo entre sus integrantes en cualquier región del mundo. Es un sistema de cooperativa y preservación de su identidad, costumbres y tradiciones.

Antenas de wifi
© Sputnik / Stephanie Palacios
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias