El mito de la democracia americana: un juego de poder y dinero

Publicado:

Los demócratas financian las primarias republicanas para tratar de nominar a los candidatos con menos opciones electorales.

Noticias populares

Los republicanos transportan a los inmigrantes a las ciudades gobernadas por los demócratas para protestar contra la política de inmigración.

 

Ambos partidos están ocupados con la manipulación para ganar ventaja. Trump ha sido investigado por el FBI, mientras que Paul Pelosi, el marido de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha sido atacado en su casa.

Este espectáculo político, que parece no tener fin a medida que se acercan las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, ha revelado la fea verdad de la democracia estadounidense: las elecciones son espectáculos políticos que engañan al pueblo estadounidense.

La llamada democracia es, de hecho, un juego de poder y dinero.

‘Estamos jugando con fuego’

Las elecciones han sido presentadas durante mucho tiempo por Estados Unidos como la encarnación de la democracia. En Estados Unidos, el sistema electoral es un sistema bipartidista en el que el Partido Demócrata y el Partido Republicano dominan el campo político.

El sistema ha intensificado las luchas partidistas, provocando la división política y el extremismo en todo el país. En medio de una lucha interminable, siguen sin resolverse cuestiones pendientes que afectan al bienestar del pueblo estadounidense, como la violencia con armas de fuego, el derecho al aborto o la inflación.

Las elecciones de mitad de mandato de este año no son una excepción, pero son aún más extrañas. Los demócratas están financiando anuncios para apoyar a los republicanos más reaccionarios que consideran con menos opciones electorales.

En al menos nueve estados de Estados Unidos, entre ellos Colorado, Illinois y Maryland, los demócratas han gastado más de 53 millones de dólares para promover a los candidatos republicanos más reaccionarios, según el Washington Post.

Doug Mastriano, el candidato republicano en el estado clave de Pensilvania, tiene una posibilidad real de ganar la nominación gracias a un nuevo impulso del candidato demócrata a la gobernación, Josh Shapiro, que financió anuncios para Mastriano en las primarias del estado. “Tendré que enviarle una tarjeta de agradecimiento”, bromeó Mastriano sobre Shapiro en una entrevista con los medios locales.

La lucha partidista se hace más dramática a medida que se acerca la fecha de las elecciones. Desde septiembre, autobuses cargados de migrantes han sido depositados frente a la casa de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris. La semana pasada, Paul Pelosi fue atacado por un asaltante que entró en su casa de San Francisco.

La competencia antinatural entre los dos partidos no tiene nada que ver con los verdaderos intereses del pueblo estadounidense, cada vez más descontento con las élites de Washington. Un sondeo de la Universidad de Quinnipiac realizado en agosto reveló que el 67 por cien de los encuestados, tanto demócratas como republicanos, consideraban que la democracia estadounidense estaba en peligro de colapso.

“Estamos jugando con fuego”, dijo el ex líder demócrata de la Cámara de Representantes, Richard Gephardt. “La democracia es algo frágil”.

Un sistema que angaña a la población

Hace más de 200 años, Estados Unidos eligió la democracia representativa en su fundación, de la que nació el Colegio Electoral estadounidense. El New York Times describe el sistema como “injusto desde el primer día”.

Visto desde la perspectiva histórica, el “todos los hombres son creados iguales” de la Declaración de Independencia de Estados Unidos resulta irónico, dado el modo en que los hombres blancos disfrutan de privilegios desproporcionados en Estados Unidos.

Las mujeres blancas obtuvieron el derecho legal al voto en 1920 con la aprobación de la 19 Enmienda. A los nativos americanos no se les concedió la ciudadanía hasta 1924 y su derecho al voto no fue reconocido legalmente en todos los estados hasta 1962.

A los afroamericanos se les concedió el derecho al voto en 1870, pero este derecho no se materializó plenamente hasta el movimiento por los derechos civiles en la década de 1960. En la actualidad, los afroamericanos pobres siguen enfrentándose a muchas barreras, incluso para acudir a las urnas. Desde 1870 hasta 2021, desde Hiram Revels hasta Rafael Warnock, Estados Unidos sólo ha tenido 11 senadores afroamericanos en el último siglo y medio.

Hoy en día, los estadounidenses parecen tener derecho a presentarse a las elecciones y a votar. Sin embargo, el sistema electoral estadounidense está esencialmente monopolizado por unos pocos.

Sigue habiendo un claro desajuste entre la composición del Congreso y la estructura demográfica de Estados Unidos, y las minorías étnicas siguen estando muy poco representadas. Según las estadísticas publicadas por el Centro de Investigación Pew, los estadounidenses blancos no hispanos representan el 77 por cien de los miembros con derecho a voto del actual Congreso, lo que es considerablemente superior a su porcentaje del 60 por cien en el conjunto de la población estadounidense.

El “gerrymandering” es un tipo de manipulación política típica de Estados Unidos de los límites de los distritos electorales para crear una ventaja injusta para un partido, grupo o clase socioeconómica dentro del distrito. Debe su nombre al político estadounidense Elbridge Gerry, gobernador de Massachusetts en 1812, que firmó un proyecto de ley por el que se creaba un distrito partidista en la zona de Boston que se ha comparado con la forma de una salamandra mitológica.

Los estados de Estados Unidos redibujan los distritos del Congreso una vez al decenio en función de los resultados del censo de población, lo que supone un resquicio para que el partido que manda en un estado obtenga ventaja.

La manipulación tiene dos tácticas principales: una es el “cracking”, que significa diluir el poder de voto de los partidarios del partido contrario en muchos distritos, y la otra es el “packing”, que significa concentrar el poder de voto del partido contrario en un distrito para reducir su poder electoral en otros distritos.

A través de esta manipulación, los políticos eligen a los votantes en lugar de al revés.

Por ejemplo, los afroamericanos representan el 27 por cien de la población del estado norteamericano de Alabama. Después del censo de 2020, el 60 por cien de los afroamericanos de Alabama fueron asignados a un distrito del Congreso, lo que dio lugar a una menor proporción de afroamericanos en otros distritos. Por ello, era difícil que sus votos tuvieran un impacto en las elecciones de estos distritos.

La desigualdad está muy extendida en el sistema electoral estadounidense. Según un informe publicado por el Centro Brennan para la Justicia de la Universidad de Nueva York en mayo, 18 estados de Estados Unidos han aprobado 34 leyes electorales restrictivas desde 2021, que podrían afectar desproporcionadamente a los votantes de color. “Los votantes de color se enfrentan sistemáticamente a tiempos de espera más largos el día de las elecciones, colas que se verían agravadas por la eliminación de opciones alternativas, como el voto por correo o las largas horas de voto anticipado”, señala el estudio del centro.

“La democracia estadounidense nunca fue diseñada para ser democrática”, dijo el profesor de la Universidad de Harvard Louis Menand en un artículo de opinión publicado por el New Yorker en agosto. “Las tácticas partidistas del ‘cracking’ y el ‘packing’ de los distritos no son sólo defectos del sistema, sino que son el sistema”, dijo.

La política monetaria

“Hay dos cosas que son importantes en la política [estadounidense]. Uno es el dinero y no recuerdo cuál es el otro”, dijo Mark Hanna, que en su día ayudó a William McKinley a ganar las elecciones presidenciales de Estados Unidos en dos ocasiones.

En las elecciones al estilo estadounidense, los candidatos tienen que gastar una fortuna para aumentar su influencia. La realización de campañas electorales, el lanzamiento de campañas publicitarias y la distribución de folletos publicitarios requieren toneladas de dinero.

Las elecciones en Estados Unidos se han convertido en un intercambio de poder y dinero, en el que el proceso de votación es una tapadera para dar poder a los capitalistas. El llamado “una persona, un voto” consagrado en la democracia estadounidense es, de hecho, “un dólar, un voto”.

El dinero tomó más control sobre la política estadounidense tras las decisiones del Tribunal Supremo en 2010 y 2014, que anularon las restricciones financieras y permitieron a las empresas y otros grupos externos gastar fondos ilimitados en las elecciones. El ex presidente estadounidense Jimmy Carter admitió una vez que Estados Unidos es una oligarquía, no una democracia.

El coste total de las elecciones federales de mitad de mandato de este año superará los 9.300 millones de dólares, según la web OpenSecrets. Ya se han gastado más de 4.800 millones de dólares en las elecciones, con lo que el gasto electoral federal va camino de superar el récord de 7.100 millones de dólares ajustado a la inflación de las elecciones de mitad de mandato de 2018.

Después de tomar el poder, los políticos con dinero también quieren una parte del pastel. En septiembre el New York Times descubrió que “al menos 97 miembros actuales del Congreso han comprado o vendido acciones, bonos u otros activos financieros que coinciden con su trabajo en el Congreso, o han informado de transacciones similares por parte de sus cónyuges o hijos dependientes”.

Lo que es más perjudicial es la “puerta giratoria” incorporada a la sociedad estadounidense. Muchos políticos y altos funcionarios estadounidenses proceden del sector empresarial, mientras que muchos regresan a la práctica privada en trabajos bien remunerados tras dimitir o dejar el cargo. Algunos incluso abren sus propios negocios ofreciendo servicios de lobby o consultoría aprovechando su experiencia en el gobierno.

“La corrupción en Estados Unidos no consiste en que los funcionarios públicos se metan dinero en los bolsillos”, dijo Fred Wertheimer, abogado estadounidense conocido por su trabajo en la reforma de la financiación de las campañas electorales. “Es una corrupción sistémica del propio proceso. Cuando se trata de miles y miles de millones de dólares, gran parte de los cuales se gastan en la compra de influencias, se desborda el sistema y es mucho más difícil defenderse y mantener la representación de los estadounidenses de a pie”.

Gary Younge, profesor de sociología de la Universidad de Manchester, dijo una vez que los dólares juegan un papel decisivo en la política estadounidense. Escribió: “Elecciones estadounidenses: no importa a quién se vote, el dinero siempre gana.

En 1863 el gobierno democrático ideal de Estados Unidos fue descrito por el entonces presidente Abraham Lincoln en su histórico discurso de Gettysburg como “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Más de 150 años después, la hoja de parra de la democracia ya no puede cubrir la corrupción del sistema político estadounidense.

Kishore Mahbubani, un académico de Singapur, lo resumió bien en su libro The Asian 21st Century: “Los estadounidenses están orgullosos de su sistema político democrático. Pero los hechos demuestran que Estados Unidos se parece cada vez más a una plutocracia, donde la sociedad está gobernada por el 1 por cien, por el 1 por cien, para el 1 por cien”.

—https://english.news.cn/20221101/1829c20d55cf43a8934c7d9df1bd7a27/c.html
Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Vucic: la posición serbia de rechazo a las sanciones contra Rusia no ha cambiado

“Durante la cumbre de la Unión Europea y los Balcanes Occidentales, el único país que no estuvo de acuerdo con la política de sanciones es la República de Serbia, y no podemos asumir la responsabilidad de esta declaración porque no fuimos quienes la redactaron”