Protesta de agricultores franceses provoca embotellamientos en París

Publicado:

Cientos de tractores invadieron hoy París como parte de una protesta de agricultores franceses por la prohibición del uso de insecticidas neonicotinoides en el cultivo de remolacha azucarera, con más de 300 kilómetros de embotellamientos reportados.

Noticias populares

Sindicatos agrícolas convocaron a la peculiar protesta, que no es nueva en Francia, por considerar nefasto el impacto de la decisión para los productores, unos dos mil de ellos reunidos en esta capital.

 

El objetivo de los manifestantes es llegar hasta la explanada de Los Inválidos y dispersarse en la tarde, cuando se prevén más dificultades en la circulación vehicular.

La Corte de Justicia de la Unión Europea consideró ilegal toda decisión de derogar la prohibición de los insecticidas neonicotinoides, fijada en 2018 por el daño que causan a las abejas.

Francia había optado por autorizar su uso, pero el 23 de enero el Gobierno cambió la postura, a partir del dictamen de la corte europea.

Mientras ecologistas celebran la medida, agricultores estiman que resulta devastadora, esgrimiendo una «amenaza a la seguridad alimentaria» del país.

Los neonicotinoides son empleados de manera preventiva en las semillas de remolacha azucarera para protegerlas de plagas.

Sin embargo, investigaciones científicas demuestran que afectan a las abejas y polinizadores silvestres, con daños como la alteración en el olfato, la memoria y la locomoción.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El Sol se insubordina: la tormenta geomagnética que viene

Desde enero de 2005 el Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos no emitía una alerta de tormenta geomagnética severa, pero así ocurrió el pasado 10 de mayo, cuando dio inicio un episodio bien singular para los terrícolas.