La Guerra de las Malvinas como inicio del quiebre entre América Latina y EEUU

Publicado:

La desconfianza hacia EEUU en América Latina no es un tema de ahora, se ha venido cocinando por décadas y revela la falta de credibilidad de la región con relación a su vecino del norte. Para los analistas, la Guerra de las Malvinas fue el punto de inflexión que enterró la confianza de la región hacia Estados Unidos.

Noticias populares

La agenda internacional de marzo arrancó con reuniones del G20, grupo que reúne a las principales economías del mundo, en Nueva Delhi. Ahí quedó expuesta la dificultad de Washington para conseguir el apoyo del sur global para sus intereses geopolíticos.

Las declaraciones conjuntas sobre el conflicto ucraniano comenzaron a incluir formulaciones como “hay otros puntos de vista y diferentes evaluaciones de la situación” y el nuevo paquete de sanciones salió sin el apoyo de los países en desarrollo. Esta dificultad, sumada a las decisiones de países como Brasil, Argentina y Colombia de no enviar armas al teatro de guerra ucraniano, está llevando a los medios estadounidenses a cuestionar el origen del escepticismo latinoamericano hacia Washington.

Un punto de inflexión en las relaciones hemisféricas

En un artículo publicado en la revista estadounidense Foreign Policy, el exasesor especial del Departamento de Estado de EEUU, Antonio De Loera-Brust, sostiene que este resentimiento latinoamericano tiene sus bases en la Guerra de las Malvinas.

Durante el conflicto militar entre 1982 y 1983, la Casa Blanca ofreció apoyo al Reino Unido a expensas de Argentina, dejando literalmente a su socio sudamericano a ver barcos.

“Si Argentina, que [en ese momento] estaba ayudando activamente a los esfuerzos norteamericanos para equipar y entrenar a las dictaduras militares de derecha en toda la región, podía ser traicionada por el socio del norte a favor de un socio europeo, entonces, ¿quién podría estar seguro?”, cuestionó De Loera-Brust en su artículo.

Según el estudiante de posdoctorado en historia política de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ), Joao Cláudio Platenik Pitillo, la Guerra de las Malvinas fue un punto de inflexión en las relaciones hemisféricas.

“Los estadounidenses actuaron mal al brindar apoyo a los británicos”, informó a Sputnik Pitillo a tiempo de recordar que “la dictadura argentina tuvo que pedir ayuda a Fidel Castro, quien incluso prometió hacer arreglos con los soviéticos para un eventual suministro de misiles”.

La postura estadounidense frente al conflicto de las Malvinas tuvo un efecto negativo en Brasil, que en su momento reafirmó el derecho argentino sobre las islas y mantuvo la neutralidad a favor de su socio del sur.

“Incluso la dictadura brasileña se posiciona contra Washington en este contexto, indicando que no aceptaría ataques contra el territorio argentino ni contra su capital, Buenos Aires”, señaló el experto.

El historiador recuerda, sin embargo, que también hubo un fuerte resentimiento hacia Londres, ya que el imperialismo inglés dejó profundas heridas en la región.

Según el profesor de Relaciones Internacionales de la UERJ, Paulo Velasco, la Guerra de las Malvinas representó un golpe a la confianza de los latinoamericanos en relación con una posible ayuda militar estadounidense.

“Desde un punto de vista geopolítico y estratégico, tiene sentido señalar a las Malvinas como un punto de inflexión porque en ese contexto era muy evidente que la retórica de la solidaridad y seguridad hemisférica y la defensa colectiva en la práctica no funcionaba y no funcionaría”, dijo Velasco a Sputnik.

La narrativa de que los países del continente americano debían unirse en un pacto de defensa colectiva frente a potencias externas se había nutrido desde la década de 1930 y fue consagrada en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en 1947.

“Las Malvinas fueron la evidencia de que el TIAR no sería utilizado para favorecer a un país latinoamericano”, dijo Velasco al señalar que esto “solo cumplió el propósito de protección y defensa conjunta contra la URSS en favor de los EEUU, pero no para proteger a un país como Argentina en un conflicto contra una potencia extrarregional”.

El experto, sin embargo, cree que la frustración de la región con su vecino del norte es anterior al conflicto argentino y está esencialmente ligada a la falta de apoyo de la Casa Blanca al desarrollo económico.

“La región se siente muy abandonada, desacreditada y dejada de lado por Estados Unidos en comparación con Europa o Asia, que en muchas ocasiones tuvieron su desarrollo con el apoyo de Washington”, consideró Velasco.

La actuación del Gobierno norteamericano en América Latina “siempre viene de una manera muy reactiva como la propuesta de la Alianza para el Progreso, que se hizo en respuesta a la Revolución Cubana”.

Frustración consensuada

Según Velasco, la frustración histórica con Washington “no tiene color partidista” y afecta tanto a la izquierda como a la derecha latinoamericana.

“La izquierda está herida por factores como el intervencionismo de Estados Unidos y el apoyo a las dictaduras militares”, declaró Velasco a tiempo de señalar que “la derecha tiene la frustración de que aun cuando hacen todo lo que Washington espera y actúan ‘según las reglas’ [según los manuales, en traducción libre], principalmente en términos macroeconómicos, EEUU nunca da lo que la derecha espera”.

Apostando por una alianza con el entonces presidente norteamericano Donald Trump, el Gobierno de Bolsonaro aprobó reducciones arancelarias para que los productos estadounidenses accedan al mercado brasileño, pero Washington no les otorgó el mismo trato. La concesión de exención de visa para turistas estadounidenses para visitar Brasil tampoco fue correspondida por EEUU.

“De hecho, le ganamos muy poco a Trump. Si exprimimos esa naranja, no sale casi nada (…) Pero la verdad es que América Latina nunca ha sido y nunca será una de las prioridades de Washington, ya sea porque está en una órbita de influencia o porque no tiene nada que ofrecer en términos de ganancias e incluso desafíos y temores”, puntualizó Velasco.

La influencia de China

La falta de propuestas contundentes para el financiamiento del desarrollo en la región favoreció la penetración de otras potencias económicas, dispuestas a involucrarse en proyectos de mediano y largo plazo.

“La presencia más asertiva de China en los últimos años incomoda a EEUU y podría ser un factor de cambio para sacudir el polvo (…) China fue desplazando la posición de Estados Unidos en la región y hoy es un importante socio económico, financiero e inversionista en América Latina”, destacó Velasco.

Sin embargo, hasta el momento, las propuestas innovadoras en el área del desarrollo no han sido presentadas por el país del norte. Iniciativas como la “Cumbre de las Américas” planteada por el presidente norteamericano, Joe Biden, en 2022 generaron malestar diplomático por la opción de Washington de excluir de la cita a varios países de la región.

“La única novedad que veo en cuanto a la agenda es la de la cooperación ambiental, que está siendo movilizada por Biden de manera lúcida y seductora (…) Este podría ser un punto de intersección un poco más sólido y producir dividendos interesantes para la relación de Estados Unidos con América Latina”, cree Velasco.

Además, la agenda ambiental es poco promocionada externamente por China, lo que le garantizaría a EEUU una ventaja diplomática.

“China adopta internamente la agenda ambiental, pero externamente no ofrece mecanismos de cooperación ambiental. Entonces, es precisamente aquí donde podemos ver algún cambio en la actitud de indiferencia y abandono de Washington con relación a la región”, concluyó el experto.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Lukashenko dice que con esta ayuda de Occidente, los días de Ucrania están contados

Los militares ucranianos entienden que los volúmenes existentes de ayuda occidental a Ucrania no le permitirán enfrentar a Rusia,...

Le puede interesar: