La campaña de guerra de Biden activa la resistencia

Publicado:

La resistencia obrera a la guerra de la OTAN se ve en el creciente número de grandes huelgas en Alemania, Italia, Portugal y especialmente en Gran Bretaña y Francia

Noticias populares

John Cattalinoto.— En la semana del primer aniversario de la guerra de EEUU y la OTAN contra Rusia en Ucrania, Biden ha tomado o anunciado medidas para prolongar la guerra y arriesgarse a una escalada. Los medios de comunicación corporativos han repetido como loros y amplificado cada anuncio del gobierno. Y el movimiento antiguerra ha comenzado a responder.

 

Biden hizo un rápido viaje en tren el 20 de febrero a Kiev, donde se reunió con Zelensky para apuntalar su tambaleante régimen. Biden ofreció al títere estadounidense 500 millones de dólares en armas y municiones.

Rápidamente de vuelta en tren a Varsovia, Polonia, Biden dijo a los periodistas en el Castillo Real que habría “días duros y amargos por delante”, y antes de regresar a Washington, prometió que Washington y sus aliados de la OTAN “cubrirían las espaldas de Ucrania”, lo que implica que más ucranianos morirán en el frente. (PBS, 21 de febrero)

El 24 de febrero, el Pentágono anunció un nuevo paquete de “ayuda” para Ucrania, comprometiendo 2.000 millones de dólares para enviar más municiones y una variedad de pequeños aviones no tripulados de alta tecnología a la matanza. La ayuda incluye el avión no tripulado kamikaze Switchblade 600 mejorado, así como equipos de detección de guerra electrónica. EEUU ha comprometido ya más de 32.000 millones de dólares en armamento en el último año, según un informe de AP.

Ofensiva propagandística

Washington también abrió una ofensiva diplomática y propagandística. Una votación contra Rusia en la Asamblea General de las Naciones Unidas tuvo más o menos los mismos resultados que las convocatorias similares del año pasado. Mientras que 141 países votaron a favor de la condena, entre ellos los históricos países colonialistas de Europa, Norteamérica, Japón y Australia, entre los 39 países que votaron en contra o se abstuvieron se encontraban los de mayor población.

Cuando el gobierno chino propuso un marco perfectamente razonable para las negociaciones, Washington respondió como si la propuesta de Pekín fuera una declaración de guerra. Biden la rechazó inmediatamente. Su reacción transmitió el mensaje de que EEUU y la OTAN querían que continuara la guerra por delegación en Ucrania.

A continuación, las cataratas del Niágara de mentiras de los gobiernos y los medios de comunicación corporativos bombardearon a las poblaciones de los países imperialistas. Hasta ahora, los gobiernos -incluidos todos los miembros de la OTAN- se han alineado con la línea pro-guerra de EEUU.

Aunque este diluvio de propaganda embotó la respuesta de organizaciones y partidos que suelen ser antibelicistas -el Partido de Izquierda en Alemania, por ejemplo-, hubo indicios dentro de la clase obrera de una creciente desconfianza en los argumentos oficiales de EEUU/OTAN. Cuanto más cerca de la línea del frente, mayor es la preocupación por la guerra.

Acciones contra la guerra

Las fuerzas a favor de la guerra aprovecharon el primer aniversario para organizar el apoyo a la guerra. Las acciones contra la guerra en la mayoría de los países fueron más fuertes de lo que habían sido.

En Alemania, un partidario clave de la guerra entre la OTAN y Rusia, salieron a la calle las primeras manifestaciones masivas contra la guerra bajo el liderazgo de la izquierda. Decenas de miles de alemanes asistieron a la manifestación masiva del Levantamiento por la Paz en Berlín el 25 de febrero. Los principales portavoces de la manifestación fueron Sahra Wagenknecht, política del Die Linke (Partido de Izquierda), y la escritora Alice Schwarzer.

El Partido de Izquierda tiene serias divisiones respecto a la guerra de Ucrania, lo que ha frenado al movimiento antibelicista hasta ahora.

Los manifestantes pidieron al gobierno de coalición socialdemócrata de Berlín que dejara de suministrar armas al régimen de Kiev y exigieron conversaciones de paz. Como señaló Wagenknecht, la manifestación demostró “cuántos somos” y que necesitábamos un movimiento pacifista nuevo y fuerte, y “nos estamos organizando”. (Junge Welt, 27 de febrero)

El artículo del veterano periodista Seymour Hersh (https://lahaine.org/gD1w), que revela el papel de EEUU en la colocación de bombas para destruir partes de los gasoductos Nord Stream que transportan gas ruso a Alemania, expuso las tácticas terroristas que emplea Washington para mantener a raya a sus aliados de la Unión Europea, en relación con la ofensiva económica contra Rusia.

En Italia, miles de personas se manifestaron en todo el país, en Roma, Florencia, Milán y Génova, contra las sanciones occidentales impuestas a Rusia. Los manifestantes exigieron que el gobierno de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, deje de suministrar armas a Kiev.

EEUU ha utilizado su base de Camp Darby, cerca de Livorno, como importante depósito de armas y su base aérea de Aviano, en el noreste de Italia, para bombardear Yugoslavia en 1999 y Libia en 2011. Desde suelo italiano, muchas bases aéreas estadounidenses amenazan a Rusia con un posible primer ataque nuclear. Estas amenazas también convierten a Italia en un objetivo.

También hubo manifestaciones en Praga, Viena, varias ciudades de Portugal y acciones más pequeñas en Gran Bretaña y Francia.

Por importantes que fueran estas protestas contra la guerra, una señal aún mayor de la resistencia de la clase obrera ha sido el creciente número de grandes huelgas en Alemania, Italia, España, Portugal y especialmente en Gran Bretaña y Francia. Son una respuesta a las décadas de usurpaciones de los niveles de vida de los trabajadores y a los sacrificios especiales exigidos por una guerra que no redunda en interés de los trabajadores.

Protestas previstas en EEUU

También en EEUU los trabajadores llevan dos años en movimiento, mucho más que antes, con jóvenes trabajadores que cuestionan las políticas gubernamentales en todos los frentes. Y el movimiento antiguerra ha convocado acciones nacionales para el 18 de marzo, con la acción central a las 1 p.m. en la Casa Blanca en Washington.

Esta acción une a todas las fuerzas de la izquierda que han estado agitando por el fin de la agresión de la OTAN en Europa y en todo el mundo y luchando contra el uso estadounidense de sanciones económicas, otra forma de guerra. (unacpeace.org)

www.workers.org

Fuente: lahaine.org

1 COMENTARIO

  1. ¡Ah! ¿de verdad están pasando esas cosas?
    Como la muy “libre y democrática” prensa española no dice ni pío de ello, será que no existe.
    Pero, eso sí, se permiten dar lecciones de libertad y democracia a los de la jungla (que dijo el Borrell).

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Sindicato polaco amenaza con reforzar protestas contra Gobierno

El sindicato Solidaridad llamó al primer ministro polaco, Donald Tusk, a reunirse con dirigentes agrarios para debatir sus demandas de mantener subsidios al sector y evitar la entrada de productos ucranianos a este país.

Le puede interesar: