La multinacional BP saqueó 15.000 millones de libras de petróleo irakí tras la invasión de 2003

Publicado:

Noticias populares

Aunque los ministros británicos han negado que la guerra de Irak estuviera relacionada con el petróleo, la empresa británica de bandera disfrutó de una ganancia inesperada a su regreso a Irak tras la invasión de 2003.

 

BP regresó a Irak en 2009 tras 35 años de ausencia y se hizo con una importante participación en el mayor yacimiento petrolífero del país, cerca de Basora, ocupado por los británicos.

BP ha bombeado 262 millones de barriles de petróleo irakí desde 2011.

John Sawers, el primer representante especial del Reino Unido en Irak tras la invasión, ha ganado 1,1 millones de libras desde que se unió al consejo de BP en 2015.

Shell, otro “supergrande” petrolero británico, también obtuvo un contrato en Irak en 2009 como operador principal para desarrollar el yacimiento petrolífero supergigante de Majnoon.

BP ha bombeado petróleo por valor de 15.400 millones de libras en Irak desde 2011, cuando inició la producción en el país por primera vez en casi cuatro décadas.

La nueva información llega en el vigésimo aniversario del inicio de la invasión de Irak, considerada ilegal por la ONU. Sin embargo, ni el presidente estadounidense George W. Bush ni el primer ministro británico Tony Blair, los dirigentes que dirigieron la guerra, han sido investigados penalmente.

La invasión comenzó en marzo de 2003 y desencadenó un catastrófico desastre humanitario: se calcula que 655.000 irakíes murieron en los tres primeros años del conflicto, es decir, el 2,5 por cien de la población.

Estados Unidos y Reino Unido denunciaron ampliamente que se trataba de una guerra por petróleo: Irak posee las quintas mayores reservas probadas de petróleo del mundo. Irak no tenía ninguna relación con los atentados terroristas del 11 de septiembre, que habían tenido lugar 18 meses antes y habían desencadenado la “guerra contra el terror”.

Los datos sobre la producción de BP en Irak tras la invasión proceden de los informes anuales de la empresa y se calcularon utilizando el precio medio anual del barril de petróleo para cada año de producción. Entre 2011 y 2012, BP bombeó 262 millones de barriles de petróleo irakí.

‘Blair Petroleum’

La empresa comenzó a producir 31.000 barriles de petróleo irakí al día en 2011, pero rápidamente aumentó a 123.000 barriles al día en 2015. En 2020 BP produjo más petróleo irakí que todas sus operaciones europeas, incluido el Mar del Norte británico.

En los meses previos a la invasión de 2003, BP recibió el apodo de “Blair Petroleum” debido a las intensas presiones del primer ministro británico en favor de la empresa.

La historia de BP y Shell en Irak se remonta a hace un siglo, y la industria petrolera del país estuvo dominada en gran medida por las dos empresas británicas durante la mayor parte del siglo XX.

La Irak Petroleum Company, que tuvo prácticamente el monopolio de la producción de petróleo del país durante cuatro décadas antes de los años sesenta, tenía su sede en Oxford Street, Londres. BP y Shell poseían juntas el 48 por cien de la misma, antes de que fuera nacionalizada en 1972 y sus concesiones expropiadas.

Invasión y privatización

Pero BP volvió a Irak por primera vez desde los años 70, seis años después de la invasión británica. “Buscamos continuamente acceder a recursos y, en 2009, Irak era uno de ellos”, dijo entonces la empresa.

La nueva oportunidad era un contrato ganado a una empresa estatal para impulsar la producción en el yacimiento de Rumaila, cerca de Basora, uno de los mayores del mundo. En aquella época el ejército británico ocupaba Basora y sus alrededores, en el sur de Irak.

El yacimiento de Rumaila tiene 80 kilómetros de longitud y fue “descubierto” por BP en 1953. Es el mayor de Irak.

El plan original del gobierno Bush era que el gobierno irakí firmara una nueva ley del petróleo que habría privatizado indirectamente el petróleo de Irak mediante un tipo de contrato no convencional llamado Acuerdos de Producción Compartida (APC).

Estos acuerdos habrían permitido a las empresas petroleras extranjeras firmar contratos con el gobierno para explotar zonas específicas del sector petrolero irakí a cambio de una parte de los beneficios del petróleo. Pero la constitución irakí exige que el parlamento ratifique las leyes y, debido a la dinámica interna del país en aquel momento, el parlamento acabó siendo controlado por partidos nacionalistas opuestos a la ocupación.

El gobierno irakí tuvo que volver a una ley más antigua que sólo permitía los “contratos de servicios técnicos” (CST), que permitían que el petróleo siguiera siendo propiedad irakí y ofrecían a las petroleras extranjeras una tarifa plana a cambio de servicios.

La inversión de BP en Rumaila adoptó la forma de un CST, que entró en vigor en diciembre de 2009. Según el acuerdo, BP recupera los costes independientemente del precio del petróleo y recibe un canon por barril de producción por encima de un umbral definido.

Sin embargo, la empresa afirmó que “el contrato de servicios técnicos (CST) bajo el que operamos en Irak funciona como un PSA” o acuerdo de reparto de la producción.

Contratista principal

BP era el contratista principal de la explotación de Rumaila, con una participación del 38 por cien. China National Petroleum Company (CNPC) poseía el 37 por cien y el 25 por cien restante pertenecía al gobierno irakí.

BP declaró, junto con CNPC, su intención de invertir 15.000 millones de dólares en los próximos 20 años para aumentar la producción de Rumaila a casi 3 millones de barriles diarios o el 3 por cien de la producción mundial de petróleo.

En aquel momento, Rumaila ya producía la mitad de las exportaciones de petróleo de Irak e incluía cinco yacimientos de producción. BP y sus socios renovarían los pozos y las instalaciones.

En su primer año de funcionamiento, BP aumentó la producción del yacimiento de Rumaila un 10 por cien por encima de la tasa acordada inicialmente con el Ministerio de Petróleo irakí, lo que permitió a la empresa obtener una parte del petróleo producido. Durante la década siguiente, BP extraería de Rumaila una media de 65.000 barriles de petróleo al día.

En 2014, BP aumentó su participación en el TSC de Rumaila al 48 por cien y el contrato se prorrogó cinco años, hasta 2034.

“A pesar de la inestabilidad y la violencia sectaria en el norte y el oeste del país, las operaciones de BP continúan en el sur”, declaró la empresa.

En 2015 afirmó que “seguimos construyendo relaciones en las regiones históricas de BP en Oriente Medio, con oportunidades crecientes”, incluido Irak, donde la producción de BP ha alcanzado la cifra récord de 123.000 barriles diarios. Irak es ahora una de las “principales zonas de producción” de BP.

Espía, diplomático y monopolista

John Sawers, el primer representante especial de Reino Unido en Irak en 2003, que se incorporó al consejo de administración de la empresa en 2015, es una de las personalidades que han salido ganando en BP.

Durante los siete años siguientes, Sawers recibió de la empresa 1,1 millones de libras en concepto de honorarios. Su participación en BP también valía 135.000 libras el año pasado, un aumento del 181 por cien desde que se incorporó a la empresa.

Sawers se unió a BP como director no ejecutivo en mayo de 2015, después de haber sido aparentemente “identificado” el año anterior cuando dejó su trabajo como jefe del MI6, la agencia de inteligencia extranjera del Reino Unido.

“John aporta una gran experiencia en política internacional y seguridad, que son tan importantes para nuestro negocio”, dijo la empresa. Sawers ha pasado la mayor parte de su carrera en la diplomacia, “representando al gobierno de Reino Unido en todo el mundo”, añadió BP. Debido a esta experiencia, BP nombró a Sawers presidente de su comité geopolítico.

Sawers estuvo cerca del Primer Ministro Tony Blair en el momento de la invasión de Irak, siendo su asesor en política exterior de 1999 a 2001. En mayo de 2003, Blair nombró a Sawers primer Representante Especial británico para Irak tras la invasión.

El papel del Representante Especial consistía en “trabajar con los irakíes, con los socios de la coalición y con otros representantes de la comunidad internacional para ayudar y guiar los procesos políticos conducentes al establecimiento de un gobierno provisional”.

Sawers pasó a ser director político y miembro del consejo del Foreign Office de 2003 a 2007. Su influencia en Irak continuó cuando regresó al país para representar al gobierno británico en octubre de 2005, tras el éxito del referéndum constitucional.

BP siempre estuvo cerca del MI6

Sawers parece haber sido agente del MI6 al principio de su carrera. En 2009, cuando fue nombrado jefe del MI6, la BBC comentó: “Como Downing Street señaló tímidamente, Sir John ‘se une’ al SIS [Servicio Secreto de Inteligencia] – no se dieron detalles de su carrera anterior en el MI6”.

BP lleva mucho tiempo cerca del MI6. En un artículo publicado en 2007 en el Mail on Sunday, que posteriormente fue eliminado, un informante de la empresa afirmaba que “BP trabajaba estrechamente con el MI6 al más alto nivel para ayudarle a conseguir contratos e influir en el clima político de los gobiernos”.

El ex agente renegado del MI6 Richard Tomlinson escribió en sus memorias de 2001 que BP tiene “oficiales de enlace del MI6 que reciben los datos relevantes de CX”.

El predecesor de Sawers como jefe del MI6, John Scarlett, fue el alto funcionario de inteligencia responsable del notorio expediente de Tony Blair previo a la invasión sobre las armas de destrucción masiva de Irak. Scarlett “propuso utilizar el documento para engañar a la opinión pública sobre la importancia de las armas prohibidas de Irak”.

En la sección sobre sus habilidades, BP dice que “la gestión de Sawers de la reforma del MI6 también complementa el enfoque de BP en el valor y la simplificación”.

El supergigante petrolero de Shell

El otro “supergigante” petrolero británico, Shell, también regresó a Irak en 2009, cuando “se aseguró una posición significativa” en el país con un contrato gubernamental para desarrollar el yacimiento de Majnoon, de nuevo cerca de Basora, en el sur de Irak ocupado por los británicos.

La empresa lo describió como “uno de los yacimientos petrolíferos más importantes del mundo”, con unos 38.000 millones de barriles de petróleo.

Shell se ha adjudicado un Contrato de Servicios Técnicos (CST) de 20 años como operador principal, con una participación del 45 por cien en la explotación de Majnoon. Se dice que la petrolera malaya Petronas tiene una participación del 30 por cien y el Estado irakí el 25 por cien restante.

Según Shell, se espera que la producción alcance los 1,8 millones de barriles de petróleo al día, frente a los 45.000 de entonces. Shell también dijo que el yacimiento tenía “más potencial de exploración”.

También en 2009 Shell se aseguró una participación del 15 por cien en un contrato para desarrollar el yacimiento West Qurna 1 -también cerca de Basora- como parte de un consorcio encabezado por ExxonMobil.

Este contrato se renegoció en 2014 y la participación del gobierno se redujo del 25 por cien al 5 por cien y se distribuyó a otros accionistas, entre ellos Shell.

Sin embargo, en 2018, Shell vendió su participación del 20 por cien en el campo West Qurna 1 y su participación del 45 por cien en el campo Majnoon al gobierno irakí.

Matt Kennard https://declassifieduk.org/bp-extracted-iraqi-oil-worth-15bn-after-british-invasion

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Piratería informática para salvar al planeta del calentamiento

A pesar de la propaganda intensiva, el 42 por cien de los australianos son escépticos sobre el calentamiento. “El...