Estados Unidos. Se revelan nuevos casos de tortura en la base de Guantánamo

Publicado:

Noticias populares

La semana pasada, en la Base Naval de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, Cuba, la tortura llegó a su fin cuando el gobierno sufrió graves reveses en dos casos.

Escondidas dentro de algunas personas están las almas de los santos. Escondidas dentro de otros están las almas de las bestias. La tortura desata a las fieras.

Nada es más destructivo de la decencia humana, nada es menos fructífero en la búsqueda de la verdad, nada es más totalitario y nada socava tanto los propios casos del gobierno como su uso de la tortura. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos tolera universalmente la tortura.

La semana pasada, en la Base Naval de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, Cuba, la tortura llegó a su fin cuando el gobierno sufrió graves reveses en dos casos.

En uno, un juez militar suprimió las confesiones de Abd al-Rahim al-Nashiri –el presunto autor intelectual del atentado contra el USS Cole en 2000, que mató a 17 marineros estadounidenses– porque descubrió que las confesiones se obtuvieron bajo tortura. En el otro, los abogados del gobierno aceptaron a regañadientes llegar a un acuerdo de culpabilidad con Khalid Sheikh Mohammed –quien, según el gobierno, planeó los 3 mil asesinatos del 11 de septiembre– para evitar defender las torturas que le infligió la CIA.

En el primero, es poco probable que el gobierno apele y ahora se encuentra atascado con el fallo más adverso que haya recibido en 21 años en Guantánamo. En este último caso, el presidente Joe Biden aparentemente autorizó el acuerdo de culpabilidad de Mohammed y el gobierno ahora está tratando de explicárselo a los familiares sobrevivientes.

En ambos casos, las pruebas de culpabilidad que se podían descubrir sin tortura eran sustanciales. Sin embargo, la repugnante sede de dolor infligido por el gobierno, fomentada por el presidente George W. Bush, moralmente desafiado y éticamente obtuso, debilitó materialmente los casos del gobierno. En la práctica, el gobierno torturó sus propios procesamientos.

Aquí está la historia de fondo. En la audiencia previa al juicio de Nashiri en Guantánamo el año pasado, el psicólogo a cargo de interrogarlo describió con vívidos detalles las técnicas de tortura modernas y medievales utilizadas contra él.

El psicólogo fue llamado como testigo de la defensa para demostrar al tribunal que gran parte de las pruebas que los fiscales planean presentar contra Nashiri se obtuvieron directa o indirectamente a través de su tortura o estaban contaminadas por ella y, por lo tanto, no pueden usarse legalmente en su juicio.

La tortura cometida por funcionarios del gobierno y sus colaboradores contra una persona restringida por el gobierno es un delito grave punible con hasta 20 años en una prisión federal, y sus frutos son inadmisibles en todos los tribunales.

Durante muchos años, la CIA documentó la tortura a través de videos de sus agentes enmascarados y contratistas torturando a sus cautivos para tener un registro de los hechos sin necesidad de revelar la identidad de los participantes. Pero las cintas de la tortura de Nashiri fueron destruidas por el principal funcionario de la CIA en Estados Unidos a cargo de la tortura o por su entonces jefe de gabinete. Esa jefa de gabinete, Gina Haspel, apoyada por sus colegas “Bloody Gina”, se convertiría en directora de la CIA.

Lo que llamó la atención de quienes monitoreamos estos eventos fue la mención del nombre del funcionario de la CIA bajo cuya supervisión ocurrió la tortura de Nashiri y que escribió descripciones detalladas y gráficas de la misma a sus jefes. Esa funcionaria es la misma Gina Haspel. Ella era la jefa de la estación de la CIA en Tailandia en 2002, donde Nashiri fue torturada, y era el miembro de mayor rango del equipo de tortura.

Después de casi ahogarse y golpearlo brutalmente repetidamente, encerrarlo en un ataúd y violarlo durante meses, el equipo de Bloody Gina suspendió a Nashiri por las muñecas aseguradas detrás de su espalda hasta que casi le arrancaron los brazos de las cuencas de los hombros.

La tortura de Nashiri continuó en Afganistán, Tailandia, Polonia y Gitmo. Posteriormente, el equipo de interrogatorio concluyó que Nashiri estaba diciendo la verdad y esencialmente dijo bajo tortura las mismas cosas que les dijeron a los interrogadores después de la tortura. Por lo tanto, su tortura fue infructuosa excepto para socavar el caso del gobierno. ¿Por qué? Si un acusado dice bajo tortura “Yo lo hice” y luego dice lo mismo sin tortura, ninguna de las declaraciones puede usarse legalmente en su contra.

Bush y sus abogados y torturadores no conocían el Procedimiento Penal 101. Nashiri, que tiene los mismos derechos a un juicio rápido que cualquier persona procesada por el gobierno, ha estado esperando su juicio durante 16 años. Está en su segundo equipo de abogados defensores militares y civiles. Su primer equipo renunció cuando descubrió que sus comunicaciones con su cliente habían sido grabadas en secreto por agentes federales, un delito grave no procesado.

Los jueces civiles habrían desestimado los cargos contra Nashiri por las torturas. Pero en Guantánamo, donde el juez y los fiscales tienen el mismo jefe –el Secretario de Defensa– a veces se pasan por alto las sutilezas del debido proceso.

Por lo tanto, la importancia del fallo que impide a los fiscales utilizar cualquier cosa que Nashiri les haya dicho es profunda. Esta es la primera vez en los espantosos 21 años de historia de Guantánamo que los federales han sufrido tal revés y el debido proceso ha disfrutado de tal triunfo.

En el caso de Mohammed, su equipo de defensa ha dicho al juez ya los fiscales que llamarán a sus torturadores como testigos. Serán obligados a describir bajo juramento los crímenes que cometieron contra Mohamed. Temiendo la respuesta pública a la tortura e incapaces de defenderla éticamente, los fiscales militares y civiles firmaron a principios de este mes un acuerdo preliminar de declaración de culpabilidad que evitará un juicio, eliminará la pena de muerte y evitará la vergüenza del gobierno.

La tortura –sin importar el objetivo– es la extralimitación gubernamental más tiránica que se pueda imaginar. Presume que no existen derechos naturales ni normas morales; niega por completo la personalidad de la víctima; revela que lo que el gobierno puede hacer y salirse con la suya no tiene fin. Está expresamente prohibido por la Constitución y la ley federal.

Almayadeen / Resumen Latinoamericano

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las acciones israelíes en Gaza son un “ataque intencional contra civiles”: Investigación de la ONU

Un nuevo informe de una comisión independiente respaldada por las Naciones Unidas ha descubierto que el uso deliberado de armas pesadas por parte del ejército israelí durante sus implacables ofensivas en la Franja de Gaza ha sido un “ataque intencional y directo contra la población civil”.

Le puede interesar: