Joe Biden: criminal de guerra

Publicado:

En sus palabras y acciones, tanto en Ucrania como en Gaza, Biden muestra al mundo que es un belicista por excelencia, desprovisto de cualquier cualidad de compasión o respeto por la vida.

Noticias populares

La lista de cosas negativas que se pueden decir sobre Joe Biden es cada día más larga. Se negó a aceptar negociaciones para poner fin a la guerra en Ucrania. Él, su hijo y sus asesores, tanto cuando era vicepresidente como ahora como presidente, han estado hasta las rodillas en la corrupción ucraniana y en fomentar disturbios y un golpe de estado contra el gobierno legítimo del ex presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, en 2014.

Biden ha sido parte integral de la política estadounidense de expandir la OTAN para rodear a Rusia con fuerzas hostiles para debilitarla y, en última instancia, forzar su división en estados más pequeños y controlables. Ahora sabemos que la llamada revolución de Maidan, que derrocó a Yanukovich, implicó una operación de bandera falsa en la que los manifestantes fueron asesinados por fuerzas fascistas de derecha, que luego afirmaron que fue el gobierno de Yanukovich el que cometió el asesinato.

Muy pronto, el gobierno ucraniano comenzó a librar una guerra contra quienes vivían en regiones predominantemente de habla rusa en el este de Ucrania, lo que provocó 14.000 muertes. Los Acuerdos de Minsk entre las distintas partes tenían como objetivo poner fin a la guerra y reconocían el autogobierno temporal de las provincias de Donetsk y Luhansk en la región de Donbass, convirtiéndola en una región autónoma.

Pero desde entonces hemos sabido que el gobierno ucraniano, Estados Unidos, Francia y Alemania no tenían ninguna intención de respetar los Acuerdos de Minsk. Los consideraban como el establecimiento de un interregno durante el cual Ucrania podría ser armada hasta los dientes y su ejército utilizado para librar al país de todas las poblaciones de habla rusa, y en el proceso debilitar a la propia Rusia a través de la planeada incorporación de Ucrania a la OTAN.

Hoy, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN tienen la intención de enviar armas y asesores militares a Ucrania, una gran “inversión”, dicen, para mantener la guerra, enriquecer el complejo militar-industrial en muchas naciones y, al final, Destruir a Rusia de una vez por todas.

Desgraciadamente, lo que ha resultado hasta ahora es un número increíble de muertos y heridos en Ucrania (más de 20.000 amputados, en una escala que evoca la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil estadounidense), una economía completamente devastada, una dependencia total del gobierno de la inversión extranjera y la venta de los pocos activos económicos que le quedan a Ucrania (incluidas las ricas tierras agrícolas), la prohibición de las protestas contra la guerra y las acciones sindicales, y un futuro muy sombrío.

Gran Bretaña y Estados Unidos frustraron un posible acuerdo entre Ucrania y Rusia poco después de que comenzara la guerra, en abril de 2022. Cuando algunos han dicho que Estados Unidos continuará su guerra por poderes hasta que muera el último ucraniano, tal vez no estaban bromeando. .

Con el ataque de Hamás en Israel el 7 de octubre de 2023, Biden redobló su apuesta por ayudar e instigar la matanza. Inmediatamente ofreció apoyo incondicional al gobierno fascista de Netanyahu, prometiendo miles de millones de dólares a un país que depende absolutamente de la ayuda estadounidense.

Viajó inmediatamente a Israel, y llegó allí mucho más rápido de lo que llegó a Lahaina, Hawaii, después del devastador incendio en esa ciudad. Abrazó la guerra y al criminal común Netanyahu y aceptó sin dudarlo la afirmación israelí de que Hamás había decapitado a niños, y un poco más tarde, de que fue un cohete terrorista errante el que impactó en el Hospital Árabe al-Ahli en Gaza el 17 de octubre de 2023. matando a cientos de personas, muchas de las cuales habían buscado refugio allí tras los bombardeos israelíes más al norte de Gaza.

Las historias de decapitaciones eran mentiras, y análisis recientes de Al Jazeera y otros sugieren fuertemente que la versión israelí de la historia del bombardeo del hospital también es una mentira. En las Naciones Unidas, Estados Unidos vetó las propuestas de Brasil, China y Rusia para un alto el fuego. Un portavoz de Biden dijo que un alto el fuego sólo beneficiaría a Hamás . 

Sorprendentemente, “ en mensajes que circularon el viernes , el personal del Departamento de Estado escribió que los funcionarios de alto nivel exigen que los materiales de prensa incluyan tres frases específicas: ‘desescalada/alto el fuego’, ‘fin de la violencia/derramamiento de sangre’ y ‘restablecimiento de la calma’.

El propio Biden dijo que Hamás debería liberar a los rehenes que tiene y “ entonces podremos hablar ”. Y mientras Israel comete genocidio con sus violentos ataques en cada parte de Gaza, tras 75 años de crímenes de guerra contra los palestinos, Biden dijo que las víctimas civiles son el precio que se debe pagar en tiempos de guerra. Incluso descartó los informes palestinos sobre el número de muertes causadas por los ataques israelíes contra el pueblo de Gaza.

Biden dijo a los periodistas en la Casa Blanca que «no tiene idea de que los palestinos estén diciendo la verdad» sobre el número de personas asesinadas por Israel hasta el momento.

En respuesta, el Ministerio de Salud publicó un informe de 210 páginas que detalla los nombres, edades, géneros y números de identificación de cada persona asesinada en el enclave. El ministerio dijo que pronto se publicará una versión en inglés del informe.

El portavoz del Ministerio de Salud, Ashraf al-Qudra, dijo que la administración estadounidense estaba “desprovista de estándares humanos, moral y valores básicos de derechos humanos” por cuestionar “descaradamente” la validez del número de muertos.

En una asombrosa muestra de ironía, los jefes militares estadounidenses están asesorando a Israel supuestamente sobre cómo evitar víctimas civiles en sus incesantes bombardeos y ataques contra Gaza. El propósito de la guerra moderna es maximizar las bajas civiles, es decir, “drenar el pantano de suficiente gente” para que sólo queden en pie los “terroristas”, dicho de otra manera, para que el enemigo no pueda reemplazar sus tropas lo suficiente como para continuar luchando.

Si la guerra de Vietnam no nos demostró esto, nada lo hará. Quizás esta cita de un ensayo reciente de Chris Hodges , ciertamente disponible para Biden y sus asesores militares, dé a los lectores una idea del consejo más explícito que realmente está recibiendo el ejército de Israel:

El ejército israelí acaba de usar a Ezra Yachin, un veterano de 95 años, para “motivar” a las tropas. Yachin fue miembro de la milicia sionista Lehi que llevó a cabo numerosas masacres de civiles palestinos, incluida la masacre de Deir Yassin el 9 de abril de 1948, donde fueron masacrados más de 100 civiles palestinos, muchos de ellos mujeres y niños. Sus palabras producen escalofrío: de

“Sé triunfante y acaba con ellos y no dejes a nadie atrás. Borren su memoria dijo Yachin dirigiéndose a las tropas israelíes… Borrarlos a ellos, a sus familias, a sus madres y a sus hijos… Estos animales ya no pueden vivirTodo judío que tenga un arma debería salir y matarlos, y agregó si tienes un vecino árabe, no esperes, ve a su casa y dispárale”

En sus palabras y acciones, tanto a Ucrania como en Gaza, Biden muestra al mundo que es un belicista por excelencia, desprovisto de cualquier cualidad de compasión o respeto por la vida humana. Nosotros, los de izquierda, no llamamos al presidente de los Estados Unidos, Criminal de Guerra en Jefe, sin ningún motivo.

Los ejemplos que muestran la realidad son demasiado numerosos para mencionarlos. La Nueva Guerra Fría contra China es un ejemplo de ello. Biden está preparado para arriesgarse a una guerra con por Taiwán, con el riesgo evidente de tolerar un primer ataque nuclear contra lo que Estados Unidos percibe como el enemigo número uno: China.

Estas prácticas no son una novedad, pero son consistentes con su propio historial y el de sus predecesores en ambos partidos. Son una larga historia en la que Biden ha apoyado al imperialismo estadounidense en América Latina, con una queja muy ocasional sobre la política estadounidense.

Una vez criticó el apoyo de Ronald Reagan a los feroces ataques de la Contra contra el gobierno sandinista de Nicaragua durante la década de 1980, pero su alternativa era que el gobierno de Estados Unidos explicara claramente lo que la Contra podían y no podían hacer.

No es sorprendente que Biden haya nominado al reprensible Elliot Abrams para ser miembro de la Comisión Asesora de Diplomacia Pública de Estados Unidos, “ un puesto de relaciones públicas cuyo objetivo es moldear las percepciones internacionales sobre Estados Unidos”.

Durante la administración Reagan, Abrams fue un arquitecto tanto de la guerra de la Contra como de la violencia en El Salvador. Continuó con sus escandalosas prácticas en las administraciones de George W. Bush y Trump. No parece haber un dictador o gobierno brutal que no haya recibido su apoyo.

Y este nuevo elegido por Biden no se disculpa por lo que hizo, entre otras brutalidades, haber apoyado al régimen asesino en El Salvador durante los días que el líder del escuadrón de la muerte se hizo famoso porque usaba un soplete para torturar a los prisioneros

Una de las manchas más evidentes en el historial de Abrams es su participación en la masacre de El Mozote, una horrible atrocidad durante la cual alrededor de 1.000 civiles inocentes, entre ellos 195 niños, fueron brutalmente asesinados.

Pronto supimos que El Mozote era sólo una parte de una campaña mucho más amplia para expulsar a las comunidades rurales de sus hogares. La estrategia militar salvadoreña y estadounidense, que Abrams había formulado era “drenar el mar para matar a los peces”.

Abrams desestimó vergonzosamente estas denuncias como mera propaganda comunista ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 8 de febrero de 1982. En la guerra civil salvadoreña se perdieron 75.000 vidas. En 2019, describió la política estadounidense durante este tiempo en El Salvador como un “logro fabuloso”.

Hoy se opone a un Estado palestino y es un ferviente partidario de los asentamientos israelíes ilegales en Palestina. A título personal, viajé a Nicaragua en 1984 como parte de un grupo asociado con The Guardian, un periódico radical de izquierda de la ciudad de Nueva York. Íbamos a viajar en barco hasta la Costa de los Mosquitos, a lo largo del Mar Caribe, en el noreste del país. Nuestro grupo tuvo un problema con la visa y no pudimos ir ese día. El barco fue atacado por fuerzas de la Contra y creo que al menos una persona murió. Más tarde supimos que el ataque fue planeado desde la Casa Blanca por Abrams y Oliver North.

La nominación de un criminal de guerra como Elliot Abrams seguramente nos dice todo lo que necesitamos saber sobre los verdaderos colores de Biden. Y en lo que respecta al papel de Estados Unidos en el mundo, no importa qué partido político tenga el poder, toda la historia de este país muestra que constantemente ha hecho llover muerte sobre los pueblos del mundo.

Las guerras lideradas por EEUU son una oscura y siniestra mancha. Cualquier persona que tenga la más mínima preocupación por la humanidad debe oponerse a esta agresiva política imperial.

Hoy, cuando cada día nos acerca más a una Tercera Guerra Mundial, cuando el fascismo vuelve a asomar su fea cabeza, cuando el número de muertos aumenta y aumenta, debemos, lo mejor que podamos, dar testimonio y exigir un cambio radical. El tiempo es más corto de lo que la mayoría de nosotros pensamos.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Putin: La cooperación energética entre Rusia y Alemania quedó “literalmente detonada”

El actual estado "congelado" de las relaciones no es rentable, opina el presidente ruso

Le puede interesar: