Turquía prohíbe paso por mar Negro a buque dragaminas hacia Ucrania

Publicado:

El Ministerio de Defensa turco informó que velará por el estricto cumplimiento de la Convención de Montreux y notificó a Londres su negativa a la entrada en el mar Negro de un buque dragaminas donado a Ucrania.

Noticias populares

Se garantiza la observancia de las normas del Convenio de Montreux. La Convención de Montreux es una garantía de estabilidad en el mar Negro, declaró el ministerio, según informó el periódico Hurriyet.

 

Los buques dragaminas vendidos por el Reino Unido a Ucrania no pueden entrar en el mar Negro hasta el final de la guerra. Esta situación ya fue puesta en conocimiento del ejecutivo de esa nación, señala la publicación.

Desde el comienzo del conflicto en Ucrania, Turquía invocó las facultades que le confiere la Convención de Montreux y prohibió el paso de buques de guerra por sus estrechos.

El Ministerio de Defensa declaró en repetidas ocasiones que considera que la aplicación de la Convención es la solución correcta para garantizar la estabilidad en el estrecho.

La Convención de Montreux, firmada en 1936, proclama la libertad del paso por los estrechos para los barcos mercantes en las épocas de paz y de guerra, pero restringe a tres semanas la estancia en el mar Negro de los buques militares de los países no ribereños.

El documento también le permite a Turquía prohibir o limitar el paso de los buques militares por los estrechos del Bósforo y los Dardanelos en situaciones de emergencia.

spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El Sol se insubordina: la tormenta geomagnética que viene

Desde enero de 2005 el Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos no emitía una alerta de tormenta geomagnética severa, pero así ocurrió el pasado 10 de mayo, cuando dio inicio un episodio bien singular para los terrícolas.