Juventud Comunista de México: De los 43 a Yanqui Kothan, seguimos exigiendo justicia

Publicado:

Noticias populares

El asesinato del compañero normalista Yanqui Kothan, en el municipio de Tixtla, Guerrero, el pasado 7 de marzo en manos de la policía estatal, se enmarca en una clara campaña de criminalización en contra del normalismo rural y contra el México de abajo y a la izquierda. Desde la Juventud Comunista de México nos posicionamos junto a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) para exigir justicia, principalmente ante el panorama actual de desprestigio contra quienes han resistido los embates del narcoestado en varios momentos de su historia, llegando incluso a ser víctimas de Crímenes de Estado como el caso de los 43 compañeros normalistas desaparecidos, quienes formaban parte de la Normal Rural “Isidro Burgos”.

En primer lugar, debemos recordarles a quienes con la bandera de “izquierda” se forman en las filas de MORENA y a quienes desde el oportunismo se reúnen en el resto de partidos burgueses como el PRI, el PAN y el PRD, que repudiamos que se use como moneda de cambio a las víctimas de la Hidra Capitalista, hoy con rumbo a las elecciones del 2024. Los verdugos del proletariado en México tienen nombre y apellido: no se nos olvida la impunidad imperante durante la mal llamada “guerra contra el narcotráfico” que ha bañado de sangre todo el país y que fue iniciada por el Partido Acción Nacional teniendo al frente a Felipe Calderón; no se nos olvida que fue el gobierno municipal perredista de Luis Abarca, uno de los principales responsables en el caso Ayotzinapa y que Muñoz Ledo -priísta, perredista y después morenista- sería uno de los encargados del fraude electoral contra el pueblo de Nayarit en la candidatura de Gascón Mercado en 1975; del PRI no olvidamos Atenco, Acteal, Tlatelolco, las víctimas de la contrainsurgencia en las décadas de los 60, 70 y 80, y cómo fue gracias a uno de sus grupos especiales formado en la Escuela de las Américas, y utilizado en 1994 para reprimir al levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que después se formaría uno de los brazos armados más brutales de la delincuencia llamado “Los Zetas”. Mencionamos solo algunos casos, para recordarles que no olvidamos sus crímenes y que no vamos a permitir que se quieran lucrar ahora con las víctimas que su sistema lleva generando desde hace tantas décadas, no importa si lo dice Alito Moreno en un tweet o si mejor lo dice Xóchitl en el ITESO.

Andrés Manuel López Obrador ha dicho, entre otras cosas, que los familiares de los 43 normalistas desaparecidos son “manipulados” por “grupos conservadores de derecha” y que lo que quieren es atacar a su mandato desde gobiernos extranjeros. Le debemos recordar que esas palabras, que ha utilizado ya en contra del EZLN, familiares de desaparecidxs, organizaciones feministas y ahora contra el normalismo rural, describen la forma de acción del gobierno actual quien desde distintos brazos ha sido alimentado por esos mismos “grupos conservadores de derecha” y que no son otra cosa que buena parte de su militancia que saltó a MORENA huyendo del naufragio del PRIAN; que es la burguesía, como Carlos Slim, quien financia los megaproyectos; son los grupos que se sometieron a funcionar como muro en contra de migrantes en la frontera sur del país; son esos mismos quienes ahora nos criminalizan diciendo que “los tiempos ya cambiaron” y que “no son las formas” de protestar, atacando a guardias comunitarias que enfrentan al crimen organizado, como sucede en Santa María Ostula, Michoacán con el gobierno morenista de Alfredo Ramírez Bedolla. Esos “grupos conservadores de derecha” son quienes mantienen la impunidad al Ejército Mexicano de frente a la Comisión para Acceso a la Verdad, Esclarecimiento Histórico e Impulso a la Justicia de violaciones graves a derechos humanos de 1965 a 1990 y de los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Por cierto, son esos mismos grupos conservadores de derecha, quienes han reforzado el trabajo de inteligencia con el gobierno de Israel, que sigue cometiendo un genocidio en Palestina.

Es necesario nombrar, desde el marxismo-leninismo, como contrarrevolucionaria la tendencia del gobierno actual a defender a toda costa las Fuerzas Armadas, dándole continuidad a la militarización del país y evitando, entre otras cosas, que más de 800 folios del Ejército Mexicano pasen a manos de los familiares de los 43 normalistas. Dice Andrés Manuel que los estudiantes buscan provocaciones, pero nos ha quedado claro que son el gobierno federal, estatal y municipal quienes no han dejado de provocar a quienes luchan desde abajo. Les recordamos, siguiendo el ejemplo del EZLN, que la violencia de abajo no es la misma que la de arriba, pues mientras unos mueren de forma impune, otros se lucran con ella. Si al presidente le parece una provocación que, normalistas y familiares desesperados entren a la fuerza exigiendo un diálogo por sus compañeros e hijos desaparecidos, ¿Entonces cómo debemos nombrar la ausencia por desaparición forzada, de 43 estudiantes desde hace casi 10 años?, ¿Qué nivel de provocación será que eliminen a tu familiar de un registro nacional de personas desaparecidas como sucedió con el caso de la víctima de desaparición forzada, Alicia de los Ríos, quien solo gracias a la presión pública de su hija fue incluida otra vez en el censo nacional?, ¿qué nivel de provocación será que la gobernadora morenista del estado de Guerrero, Evelyn Salgado, haya podido mantener en impunidad los lazos de su padre, ex esposo y suegro con el Cártel de los Beltrán Leyva mientras se dice servidora pública?

El asesinato de Yanqui Kothan en manos de la policía es el resultado de una campaña de difamaciones y ataques contra los normalistas rurales, una estrategia de criminalización que no empezó con MORENA ni tampoco terminó en su administración. Con un policía fugado; un peritaje que demuestra que solo se disparó de afuera hacia adentro de la camioneta en la que viajaba; con una escena del crimen alterada y con primeras declaraciones gubernamentales que afirmaban un ataque a balazos por parte de los normalistas contra policías estatales -que después se desmintió- ha quedado clara la existencia de la “guerra sucia” (utilizando las palabras de Andrés Manuel) en contra del normalismo rural en México. Sin justicia no hay paz, la “no represión” de la que tanto habla el presidente, no es sinónimo de un avance hacia la democracia, pues cuando el silencio de la clase política es utilizado para defender a la burguesía y criminalizar a las víctimas de la clase trabajadora, es entonces que se habla de un Estado fallido, fallido para el proletariado, pues para el ejército, la policía, la delincuencia organizada y el empresariado neo-extractivista, esta situación representa más ganancias, comodidad e impunidad.

¡Porque vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!

Juventud Comunista de México

Solo en el Socialismo Otro Mundo es Posible.

Fuente: jucomex.com

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

00:02:36

Shaman – Моя Россия // Shaman – Mi Rusia

"Soy el hombre más rico, no solo de Europa, sino del mundo entero. Colecciono emociones. Soy rico porque el pueblo de Rusia me ha confiado el liderazgo de una gran nación como Rusia; creo que esa es mi mayor riqueza" - Vladimir Putin.

Le puede interesar: