Últimos artículos

Un necesario análisis marxista leninista. Por Alberni Poulot Cumbá

Alberni Poulot Cumbá.— Mis alumnos corroborarán lo difícil que es llegar a las esencias de la Naturaleza, la Sociedad, el Pensamiento humano y la...

De mínimo a mínimo

Terminado el drama de Kazajistán, hay algunas cosas interesantes que reseñar. 1.- El giro gubernamental hacia el Este es evidente, aunque se cuidará muy mucho...

El espionaje polaco intervino en el levantamiento kazajo

El levantamiento kazajo se dirigió desde los países de la OTAN con el apoyo del canal Nexta, que también participó en las protestas de Bielorrusia en agosto de 2020.

Washington se niega a escuchar a Rusia y a China

Moscú pasó toda la semana pasada esperando por una respuesta de Washington a su ‎proposición de tratado bilateral sobre garantías de paz. Pero Washington ‎nunca mencionó la propuesta rusa. Por el contrario, Estados Unidos acusó a Rusia de ‎estar preparándose para atacar Ucrania y de montar una provocación destinada a ‎justificar una invasión. Rusia no puede retroceder pero cualquier acción de su parte ‎puede degenerar en un tercer conflicto bélico mundial. ‎

La mamandurria de la educación concertada

Por obra y gracia de unos golpistas fascistas, este país tiene un Concordato con la Santa Sede que nos hace alimentar a la Iglesia católica y todas sus ramas. No es alpiste precisamente lo que se le da: 11 mil millones de euros al año (según datos de Europa Laica: 4.920 millones son a través de aportaciones para financiar centros de enseñanzas y profesores de religión, 2.000 millones para obra social y asistencial y otros 2.000 millones a través de exenciones y bonificaciones tributarias como el ahorro del pago del IBI (impuesto de bienes inmuebles) entre otras, y si no nos equivocamos, porque puede ser que entre ongs, orgs, plataformas, convenciones y negocios miles, la subvención a quienes nada producen sea aún mayor. Aún más sangrante si se compara con las cantidades con las que se subvenciona a partidos políticos y agentes sociales (alrededor de 300 millones anuales), incluidos los de Vox, quienes, que sepamos no han devuelto nada de esas subvenciones