Privilegios para unos pocos, miseria para la mayoría

Publicado:

Noticias populares

 

Los trabajadores de la empresa estatal Ukrzaliznytsya han organizado una huelga a la italiana. La acción ya ha llevado a notables alteraciones del movimiento de los trenes. A pesar de ello, los gestores de la operadora prefieren mantenerse en silencio sobre la huelga. Este tipo de protesta laboral se originó en Italia y desde entonces ha sido ampliamente utilizada por los sindicatos de todo el mundo, lo que prueba su eficiencia. Ahora está ganando presencia en Ucrania, especialmente entre los trabajadores ferroviarios, que exigen mejoras salariales y condiciones de seguridad en el trabajo.

“Ya hemos enviado peticiones por escrito al Consejo de Ministros y el Servicio de Seguridad de Ucrania muchas veces: el material está deteriorado, la plantilla trabaja en condiciones inhumanas y por miserables salarios. Pero no hay reacción ni de las autoridades ni de los gestores de UZ. Así que todas las esperanzas están puestas en la protesta”, afirmó el presidente del Sindicato Independiente Alexander Skiba.

La huelga a la italiana supone cumplir al pie de la letra la descripción del puesto de trabajo, para empezar, las condiciones de seguridad. Los trabajadores realizan sus funciones en el puesto de trabajo, así que sus superiores no pueden castigarles por negarse a trabajar. Sin embargo, el trabajo se ve afectado, igual que ocurre durante una huelga tradicional.

“Desde el siglo XIX, trabajadores de Europa y Estados Unidos han usado las huelgas a la italiana y en ruso se ha creado un verbo a partir de la expresión. Estrictamente hablando, la italianka, no es una huelga que suponga detener el trabajo. Se reduce a aplicar estrictamente las normas y la descripción del puesto de trabajo que gobierno el proceso de producción. Esto ralentiza o incluso detiene el trabajo, pero no lleva a represalias contra los participantes en la acción, ya que están cumpliendo las normas. En la Ucrania actual, en un contexto de un equipamiento anticuado y deteriorado que habitualmente no cumple con las medidas de seguridad, la italianka amenaza con detener completamente la producción”, explicó el activista social Vyacheslav Azarov.

A juzgar por los resultados del primer día de la protesta, la plantilla de seis depósitos ferroviarios del distrito sur, tres en el sudeste, el de Lviv occidental y el Dniéper están haciendo una huelga a la italiana. Quienes participan en el acto han registrado numerosos fallos técnicos en los protocolos, que impiden utilizar las locomotoras y vagones. Los fallos son más que suficientes y los gestores de la compañía son conscientes de ello.

Según los sindicatos, estas acciones han llevado a que el movimiento de trenes se vea inmediatamente afectado. A pesar de ello, la dirección de Ukrzaliznytsya prefiere mantener el silencio. Simplemente no hay nada que decir, ya que los actos de los huelguistas están perfectamente justificados. De hecho, es imposible circular como deben hacerlo los empleados de UZ. Las infraestructuras han llegado a tal límite que es una amenaza real para trabajadores y pasajeros.

“Puedo decir que, durante todo el periodo de la independencia, todos los gobiernos que se han sucedido se han dedicado metódicamente a destruir la industria ferroviaria. Hoy no quedan recambios, materiales y el material rodante y equipo de tracción está desgastado al 100%. El salario de los trabajadores es el decimotercero en relación con otras profesiones en el país, lo que no se corresponde con la complejidad de sus puestos de trabajo. Y eso ha llevado a que los trabajadores cualificados abandonen la industria en masa. Llegará un momento en que no haya nadie para mover los trenes. Esto es a lo que ha llevado la metódica destrucción de la industria ferroviaria de Ucrania”, afirmó el presidente del Sindicato de Trabajadores Ferroviarios y Constructores de Transporte de Ucrania Vadim Bubnyak.

El Gobierno ucraniano ignora obstinadamente esta situación y sigue recortando el gasto en el principal proveedor de transporte del país. Pero, al mismo tiempo, sigue pagando salarios astronómicos a miembros extranjeros del Consejo Supervisor de Ukrzaliznytsya, así como a personajes como Serhiy Leschenko, asignado a ese puesto de alto nivel pese a que el experiodista no podría responder a la pregunta más elemental sobre el tamaño de las vías del tren.

Los ferroviarios exigen que se cumpla el acuerdo con la industria de aumentar los salarios al menos un 25%. Los salarios no han aumentado ni en 2019 ni en 2020, aunque según el convenio colectivo, la compañía debe subirlos anualmente. Además, durante la pandemia, la industria no ha pagado asistencia financiera para la rehabilitación de los empleados. Así que los efectivos gestores simplemente congelaron los salarios para ahorrar dinero y gastarlo en sus bonus extra.

Todo esto puede llevar a una fuga de trabajadores ferroviarios. La operadora nacional alemana Deutsche Bahn activamente recluta ucranianos para el puesto de conductores de trenes. La compañía se compromete a ayudar a los migrantes a trasladarse a Alemania, les promete un paquete de compensación y ofrece contratos indefinidos y a tiempo completo. Los solicitantes deben tener formación profesional o educación superior y saber alemán, aunque esto último puede corregirse con los cursos preparatorios en Leipzig o Berlín. El reclutamiento de ferroviarios está especialmente dirigido a los empobrecidos trabajadores de Ukrzaliznytsya.

Es importante comprender que las políticas antisociales de los oficiales ucranianos crean problemas para toda la población. El ministro de Infraestructuras de Ucrania, Vladislav Krikly, ya ha confirmado los planes de aumento de precios de los billetes para trenes de pasajeros. Al mismo tiempo, la constante reducción de rutas que han unido al país durante años continúa a causa de la falta de fondos para el mantenimiento y reparación de las vías, falta de material, reducción del personal y la creciente insolvencia de la empobrecida población.

Sin embargo, el aumento de precios no se traduce en una mejora de la calidad del servicio de transporte. Los pasajeros regularmente encuentran chinches en las literas y cucarachas por las mesas de los vagones, sacan fotos de techos con goteras o setas que han crecido de la humedad y hablan de las baldas rotas soportadas por trozos de madera al estilo tradicional. Por supuesto, sigue sin haber wifi en los trenes de este país europeo. Y no ha hecho más que empezarse a implementar el proyecto Intercity+ de trenes de alta velocidad, presentando estas intenciones como un gran éxito del progreso tecnológico.

Los organizadores de la acción sindical afirman que el ataque a los derechos sociales de los ucranianos se puede detener a base de resistencia colectiva y asistencia mutua de los trabajadores ucranianos. Los ferroviarios ya han mostrado un ejemplo de apoyo solidario: apoyaron a los mineros de Krivoy Rog en huelga. A cambio, los pasajeros deben comprender lo que significa la italianka ferroviaria. Al fin y al cabo, los trabajadores de Ukrzaliznytsya no solo luchan por un salario decente y unas dignas condiciones laborales, sino por la dignidad humana más básica, que ha sido recortada a consecuencia de los resultados de Euromaidan.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La CIA silenció sus propios delitos sexuales contra niños, revelan documentos recientemente publicados

La CIA tenía evidencia de que al menos 10 de sus empleados estaban involucrados en delitos sexuales contra menores; sin embargo, solo uno fue acusado de un delito, mientras que el resto se tramitó internamente, según documentos publicados recientemente.