Inicio Destacado De repúblicas yugoslavas, procesos soberanistas y parásitos sociales

De repúblicas yugoslavas, procesos soberanistas y parásitos sociales

945
0
Compartir

Mientras la hidra nacionalista catalana no deja de crecer, bajo la atenta mirada del etno-nacionalismo vasco tan hipócrita pero aún más violento y excluyente que el de sus alejados vecinos españoles mediterráneos, el independentismo catalán busca,sí es que alguna vez ha dejado de hacerlo, un espejo donde reflejarse.

Que no es lo mismo que decir en el que mirarse, pues una vez tras otra, los referentes del separatismo reniegan cuando no desprecian abiertamente al modelo catalán con el que no quieren equipararse.

Este es el reciente caso de los nacionalistas escoceses, a pesar de los jugosos dividendos que llegaron desde Cataluña para afianzar la hermandad entre las dos naciones.

Los escoceses enseguida pusieron distancia con el modelo catalán,como también hicieron lituanos,estonios y croatas, estos últimos particularmente desdeñosos en repetidas ocasiones con las aspiraciones catalanistas que basadas en  sus inversiones en turismo,buscan una aquiescencia balcánica que no llega.

Tampoco parece que los albanokosovares tengan especial simpatía por el proceso soberanista, más allá de las fincas y coches que roban en la región a sus ciudadanos y en los fondos e ingente documentación propagandística facilitada por las instituciones catalanas que ayudan a su causa y ahorran al narco-gobierno un dinero muy necesario para otros tipos de tráfico.

Y eso que tanto ERC como incluso el propio Mas, más la pléyade de nulidades académicas y periodísticas que escriben sobre el tema han llegado a poner como ejemplo a Kosovo,no sólo faltando a la verdad sino al más mínimo conocimiento sobre el tema como hicieron patente los calamitosos Santiago Vidal y Pilar Rahola,personajes que por sus delitos y delirios deberían limitar sus charlas al psicólogo (forense).

Puede sea de cierta perspectiva recordar el manifiesto interés de Mas hacia la independencia de Montenegro cuyas condiciones ha hecho suyas para el proceso separatista catalán. Más del 50% de votos a favor con un mínimo legal de 50% de participación. Aunque esto fue propuesto hace algo más de un año y medio,ya  consciente CIU y ERC del rumbo que tenía que seguir este golpe blando, pero no de las encuestas. Pues la candidatura conjunta secesionista ya da por bueno el 50% de los diputados.

Sin necesidad de seguir por una corriente de mordacidad gratuita, recordaremos que Kosovo y Metohija es parte de Serbia, si bien ocupada militarmente por la OTAN y gobernada por una infausta camarilla de grupos mafiosos de pasado y presente terrorista. La resolución 1244 la contempla como tal, y aunque USA y sus aliados, y también lacayos hayan reconocido su independencia, no lo ha hecho Naciones Unidas. Tampoco lo ha hecho Rusia, China, India, Argelia, o países en el mismo seno de la UE como España, Eslovaquia, Chipre, Rumania, y Grecia( al menos la pre Syriza que ya ha prometido su reconocimiento)por no hablar de América en la que ni Brasil,Argentina, Cuba,Uruguay,Venezuela, Bolivia la aprueban.Tampoco lo han hecho Vietnam, Indonesia o la mayoría de las repúblicas ex-soviéticas .Y por supuesto Bosnia y Herzegovina que aplaza sine die tan trascendente decisión hasta que Belgrado y la República Srpska se comporten leal y democraticámente.Toda una sinrazón,pero de que otra manera puede definirse la ex-república yugoslava de Bosnia Herzegovina.

Un ente que sólo podía ser posible con la exacerbación de una guerra civil y una canónica intervención exterior. Y desgraciadamente así sucedió, y sigue teniendo sus defensores. Algunos de los mayores defensores de esta causa los tenemos,no muy lejos de nosotros.

Uno es Pedro Sánchez, secretario y mano izquierda de Carlos Westendorp,Alto Representante de Bosnia y Herzegovina entre 1997/1999 ,cargo que cambió a ocupar el mismo año en la OTAN.

No en vano Sánchez fue el único político español que acudió al oprobioso aniversario de Srebrenica. Otro socialista más de raigambre y formación atlantista, con proyección internacional asegurada en caso de fallarle la toma del poder en suelo patrio. Podría seguir los pasos de otros socialistas ilustres como su propio mentor, Solana o Almunia.

Otros personajes de menor relevancia nacional,pero de gran impronta regional, han sido Pascual Maragall y su entramado de hermanamiento olímpico con Sarajevo que sublimizó la causa musulmana como la de la justicia y de la humanidad.Aunque llegó a afirmar que la guerra no era como la representaban los medios, esta afirmación en la que ponía en duda la inocencia y victimismo bosnio-musulmán fueron pronto minimizadas y olvidados. Como también sucedió con su denuncia de las comisiones del 3% de CIU, por cierto extremo jamás negado.

De esta pretendida “afinidad” se alimentaron multitud de ONG, se realizaron numerosos estudios de nulo valor académico,disponibles en toda universidad y biblioteca catalana,a la vez que se consolidaban espacios supuestamente cívicos y alternativos en torno al conflicto balcánico y colectivos bien engrasados de dinero público. La causa bosnia pasó a la historia, aunque el nacionalismo catalán gusta de usarlos como ejemplo de multiculturalidad y de generosidad propia, y echa en mano de la causa oficialista bosnio-musulmana que acude presta a todo llamamiento ansioso de que su falacia nacional perdure.

Uno de los personajes que creció en ese ambiente, y por tanto intoxicó a la opinión pública, política y periodística fue Raül Romeva, el actual candidato de la lista independentista( de Mas).

El tonto útil, puede pensarse, pero él ya tiene una larga trayectoria en la que ha vivido y progresado a costa de los demás,con la mentira y la hipocresía como principales armas,vista su manifiesta falta de carisma.

“Ha trabajado como analista sobre conflictos armados y rehabilitación posbélica en el Centro UNESCO de Cataluña, en la ONG Intermón Oxfam y en la Escuela de Cultura de la Paz de la UAB. También ha sido consultor de las Naciones Unidas. Entre 1995 y 1996 fue responsable del programa educativo y de Cultura de la Paz de la Unesco en Bosnia y Herzegovina y entre 1996 y 1997, observador electoral de la OSCE en aquel país.

Fue un destacado defensor de la causa de Izetbegovic en el Parlamento Europeo en representación de IU  en el grupo de los Izquierda  verdes mientras fue eurodiputado. Grupo por cierto en que sus argumento no sólo eran respetados sino también admirados y compartidos .

Pero aunque escribió un par de libros sobre el conflicto;su ignorancia es supina como se verá más adelante.

Bòsnia-Hercegovina: lliçons d’una guerra (Centro UNESCO: 1998) y

Bosnia en paz: lecciones, retos y oportunidades de una posguerra contemporánea (Catarata: 2003)

Obras fruto del momento (que leí por decirlo de alguna manera en el proceso de documentación del documental).Evidentemente no doy cabida a semejante personaje por sus dotes literarias ni por su hipotético activismo humanitario.

Lo hago por la inclusión, abuso,manipulación e incluso difamación con que está tratando en plena campaña electoral catalana, el asunto de la independencia eslovena.

Una vez negados todos los apoyos  excepto el de la Liga Norte (por el momento)con los que presumían contar  los nacionalistas catalanes,su combate esta en negar que una Cataluña independiente saldría de la UE. Y para un debate que ya de inicio me parece tan viciado como estúpido no hacen otra cosa que en negar la mayor y poner como ejemplo el caso de Eslovenia.

Para ilustrarlo al nacionalismo siguiendo las balbuceantes diatribas televisivas del incapaz y a la vez insufrible Romeva; no se les ocurre nada mejor que este “inteligente” cartelón:

 

CPQ2rA0XAAAGrEz

Como puede apreciarse a pesar de la gran experiencia internacional del madrileño encomendado a hacer de testaferro electoral de Artur Mas, sus conocimientos sobre Yugoslavia son nulos.

Como dijo Pujol en 1991, Eslovenia es como Cataluña pero Yugoslavia no es España.

El  aún “molt honorable” fue un asiduo visitante de la antigua república yugoslava desde que esta firmó en 1987 el tratado económico Transadriatico que le permitió negociar  con otros países sin necesidad de las autoridades federales.

Ello supuso el regreso  de la gran influencia austro-germánica sobre el antiguo protectorado austro-húngaro y una puerta de entrada de las ideas “democráticas” tan en boga en occidente a finales de los años ochenta. Una pequeña revolución en  cuanto a libertad de prensa, insumisión,rechazo del comunismo, protestas sociales se disfrazaban de modernidad y derechos pero que escondían algo que ya no nos puede llevar a engaños tras tantas revoluciones de colores y primaveras varías bañadas en sangre y retroceso social.

En primer lugar, la afirmación yerra en lo más básico. Eslovenia tenía a Alemania, Austria, Hungría y el Vaticano de padrinos. Eso por hablar de países europeos. Sin tener en cuenta a la diplomacia estadounidense que mientras abogaba por la paz y soberanía de Yugoslavia, su congreso reconocía la (in)dependencia económica de cada una de las repúblicas y negaba toda ayuda y colaboración con una Yugoslavia unida. Estoy hablando de la ley 511 aprobada en Noviembre de 1990, la gran olvidada de la bibliografía occidental, omitida por tanto inepto y cínico, tan caros al gremio de periodistas e historiadores.

Eslovenia ,una de las partes más desarrolladas de la antigua Yugoslavia, contó desde el inicio de la Yugoslavia Socialista con altos representantes tanto en el mundo político,militar,intelectual e industrial. Se vio beneficiada por su cercanía a las fronteras occidentales además que sus productos eran comprados en toda Yugoslavia con preferencia a  los occidentales pese a que su calidad fuera menor y sus precios mayores. La mano de obra solía ser casi siempre de las repúblicas más pobres, Bosnia Herzegovina y de la provincia serbia de Kosovo con salarios y condiciones bastante más precarias que las de los eslovenos. Su entrega al modelo comunista fue total durante décadas, y hubo no pocos partidarios de una línea más ortodoxa que la oficial.Tras la muerte de Tito y el acercamiento a los países vecinos esto cambió.

Y la piedra de toque fue Kosovo. Porqué los trabajadores e industriosos eslovenos tenían que ayudar a los sucios y haraganes kosovares o a los campesinos bosnios.En su tierra no funcionaba nada, los eslovenos se creían mucho más cercanos a  los ricos italianos y austriacos y a sus mayores bienes materiales. Había que dejar atrás paisaje y paisanajes como Bosnia y Kosovo para alcanzar el progreso. Abandonar los Balcanes para convertirse en europeos.Y empezó a explicitarse un chovinismo que siempre estuvo latente, mientras el provincialismo y el catolicismo y la lengua sobrevivieron ayudaron a mantener y aumentar las diferencias con el resto de pueblos yugoslavos.

El Primer presidente de Eslovenia y cofundador de Demos Milan Kucan  reconoció que había usado a Kosovo en los debates de la Liga Comunista con el único fin de destruir Yugoslavia, De ese modo siempre jugaron la carta de una falsa solidaridad con los mineros kosovares ,apoyando a los albaneses en sus salvajes razias contra los eslavos residentes en la provincia de Kosovo-Metohija y bloqueando los órganos de poder federal. Como así hicieron con la presidencia rotativa, aliados con los croatas para perjudicar los intereses de una Yugoslavia mayoritariamente serbia pero notoriamente multiétnica a diferencia de Eslovenia.La liga comunista pasó a ser reformista y celebró un referéndum  celebrado el 23 de diciembre de 1990 que obtuvo un 88% de votos a favor de la independencia. Eslovenia usurpó las funciones territoriales y políticas que pertenecían al estado, y a pesar de recibir más de trescientas denuncias del Tribunal Federal sus planes siguieron hasta poner en pie de guerra con la inestimable ayuda alemana, húngara y americana un ejército que atacó a los reclutas del ejército yugoslavo que intentaron burdamente reconducir la situación con desfiles y maniobras que se convirtieron en un desastre militar para el JNA, un fracaso y purga de los generales yugoslavistas que pretendían dar el castigo ejemplar que merecía la desleal y cobarde traición eslovena. Eslovenia se declaró independiente el 25 de Junio de 1991.

Tras unos combates que duraron diez días, y en los que la mayoría de los muertos fueron militares yugoslavos, la mitad con señales de haber sido ejecutados, el ejército yugoslavo se retiró y entonces la Comunidad Europea reconoció oficialmente el 15 de Enero de 1992 ,una independencia que ya había sido aprobada desde el fin de los combates.

La independencia de Eslovenia sólo tenía un fin ,salir del espacio yugoslavo, debilitarlo y pertenecer al club de los ricos,es decir  la UE.

No obstante antes de iniciarse los combates,mientras el gobierno esloveno compraba misiles antitanques y era asesorado por militares extranjeros;el yugoslavo liderado por el croata Ante Markovic lidiaba con huelgas ,crisis económica ,rebrote de nacionalismos y recetas económicas impuestas por el FMI que supusieron el desempleo de más de un millón y medio de trabajadores en un país de veinticuatro en aras de unos préstamos y créditos que no llegaron nunca.

Como tampoco fluctuaron las negociaciones de Yugoslavia para su entrada en la UE, a la que se veía como una candidata aventajada entre los países del Este, por su mayor liberalismo en todos los ámbitos que sus mal llamados colegas del bloque comunista. Pero la mayoría de serbios y montenegrinos estaban lejos de los deseos de los eslovenos, ni querían destruir Yugoslavia ni anhelaban la imposición del modelo occidental y su capitalismo salvaje.

Eslovenia entró en la UE el 1 de Mayo de 2004. La fecha no es coincidencia como tampoco lo es que el 9 de Mayo, día de la victoria contra el nazismo haya sido elegido como día de Europa. Ostenta el poco dudoso honor de haber entrado en la Europa llamada democrática con una limpieza étnica silenciosa. La llamada limpieza administrativa. Un 2% de la población fue expulsada, más de la mitad fueron gitanos y otras minorías étnicas residentes en esta república con una sociedad compuesta por un 90% de eslovenos étnicos. Los yugoslavos fueron expulsados de sus puestos de trabajo y hogares antes de iniciarse los combates. Todo funcionario no esloveno o contrario a la independencia fue también despedido. La causa de este colectivo, los Erased people ha deambulado por las instituciones europeas durante más de dos décadas sin compromisos ni reconocimiento reales por parte de las autoridades eslovenas.

Las últimas cifras hablan de más de 26,000 personas.

Si, en efecto Eslovenia alcanzó la presidencia de la UE y facilitó la entrada en el club de los ricos a Croacia. Probablemente más por aquello de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo que por propio convencimiento, vistos los contenciosos que mantienen desde hace décadas.

Y mientras que en Serbia, la policía y la población civil tratan con humanidad y generosidad a los inmigrantes venidos de Oriente, los eslovenos repiten los mismos tics con los sirios que antes tuvieron para con los bosnios o kosovares desplazados por la guerra de los noventa.

Una guerra que ellos empezaron, envenenaron y de la que no tienen ninguna secuela.

Ellos son UE, país y nación.

Otros sólo son una ensoñación, aunque van encaminados en un camino forjado por mentiras,hipocresía,victimismo,xenofobia y malversación a convertirse en una pesadilla que va a arrastrar a muchos.

Eso si Juntos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here