Inicio Artículos Ernst Aust; Recopilación de citas de Ernst Aust sobre: la cuestión alemana,...

Ernst Aust; Recopilación de citas de Ernst Aust sobre: la cuestión alemana, la lucha contra el imperialismo y el revisionismo, 1974-1985

631
0
Compartir
[Recopilación de Bitácora Marxista-Leninista, 2015]
Introducción de «Bitácora (M-L)»

«El Partido Comunista de Alemania/Marxista-Leninista y sus juventudes la Guardia Roja están sujetas a un mismo grado de persecución del enemigo de clase. Esto comienza en las escuelas, donde los miembros de la Guardia Roja son expulsados de la escuela a causa de sus opiniones políticas. A esto le siguen las prohibiciones a maestros y doctores, a los obreros que están perdiendo su trabajo y el pan debido a su obra y postura política revolucionaria. Cuando los revisionistas del Partido Comunista de Alemania conocen o sospechan que un trabajador es miembro del PCA/ML lo denuncian con el fin de lograr su expulsión. Desde sus inicios, nuestro partido y sus organizaciones juveniles han sido expuestos al terror del enemigo de clase. Los camaradas han tenido que pagar millones de marcos en multas debido a su actividad de agitación y propaganda comunista. Las penas de prisión son cada vez más pronunciadas y eso da con nuestros camaradas en la cárcel. Incluso con la afirmación de que la República Federal Alemana (RFA) es un Estado imperialista, en la que los capitalistas explotan a los trabajadores, es un comentario suficiente como para ir a la cárcel. La burguesía no vacila incluso frentes a los asesinatos abiertos como el caso del camarada Günther Routhier, que murió como consecuencia de los maltratos policiales. Durante nuestra estancia en Albania, nos enteramos de la noticia de que la Unión Demócrata Cristiana (UDC) ha decidido realizar la solicitud, al Consejo Federal y al Tribunal Constitucional de Alemania, la prohibición de nuestro partido. Se desea una situación similar al de los años 1933-1956, donde el proletariado tenía prohibido legalmente su partido de vanguardia comunista. Ahora bien, a esta solicitud se ha ajustado nuestro partido con una preparación detrás. Como coherente partido marxista-leninista es capaz de revertir una forma de lucha con otra sin mayores retrasos. Por supuesto vamos a participar en una lucha abierta contra la prohibición inminente. La manifestación de alrededor de 16.000 personas el pasado fin de semana en Bonn, a la que asistieron también otros revolucionarios perseguidos, es una impresionante muestra de ello». (‪Ernst Aust‬; Recopilación de citas de Ernst Aust sobre la cuestión alemana y sobre el revisionismo alemán: Entrevista durante la invitación del Comité Central del Partido del Trabajo de Albania, 23 de octubre de 1977)
El 25 de agosto de 2015 se cumplió el 30 aniversario del fallecimiento del marxista-leninista alemán Ernst Aust, líder del Partido Comunista de Alemania/Marxista-Leninista (1968-1986), por ello, deseamos dejar en manos de nuestros lectores una recopilación de citas del líder alemán que permitirán entender su pensamiento además de insistir especialmente en revelar la cuestión del carácter de la República Democrática Alemana (RDA), 1953-1989; ya que para variar, los presuntos «marxista-leninistas» no se han esforzado en traernos al castellano críticas que demuestren el arduamente conocido carácter revisionista-capitalista de uno de los países con mayor reputación del bloque revisionista soviético, y que por lo demás gustaba, y aún hoy, a los partidos e individuos revisionistas de todo el mundo.

Estamos seguros que los oportunistas de siempre dirán que «pararse a refutar estos temas en nuestra época es olvidar la lucha contra los imperialismos y revisionismos actuales» –a los que ellos mismos no combaten–, y que supone «llevar agua al molino del enemigo». Del mismo modo estamos seguros que los celosos del trabajo que ellos no hacen dirán que «esta tarea es más un hobby que una necesidad en el movimiento marxista-leninista» y que «es perder el tiempo», pero el hecho es que la realidad histórica y cotidiana nos impone la realidad objetiva de que es menester hacer una crítica, una evaluación, sin piedad alguna sobre los mitos y creencias de los países revisionistas-capitalistas como es el caso de la RDA:

1) La realidad histórica nos obliga a insistir en el desenmascaramiento del revisionismo soviético cuya influencia nunca logró ser desactivada del todo tanto en los partidos de los países desarrollados como en los países poco desarrollados, esto incluye a variantes como el revisionismo alemán. Del mismo modo son pocos los partidos que han dejado registrado un análisis de la RDA y menos aún que nos sea de utilidad para comprender su carácter;

2) La realidad cotidiana nos indica que grandes mitos sobre el revisionismo alemán de la RDA fueron impuestos a las masas populares de nuestros países a efecto del influjo de los partidos revisionistas prosoviéticos lo que supone un lastre que aún perdura. Y ni hablar ya de la necesidad imperiosa de realizar esta labor de persuasión en países como los de Europa Central y del Este que en su momento estuvieron bajo dominio del revisionismo, y que como hemos podido comprobar «in situ», en visitas a estos países, es una de esas tareas que está a «años luz de ser abordada y resuelta debido a que en la mayoría de ellos no existen partidos marxista-leninistas, y los nuevos partidos revisionistas se formaron a partir de los viejos partidos revisionistas que ya eran apologistas del revisionismo local y del revisionismo soviético.

Para nosotros; Ernst Aust es uno de los marxista-leninistas más interesantes del siglo XX, una figura tan eminente como tristemente olvidaba, un trato que desafortunadamente han sufrido otros grande lideres proletarios como Bolesław Bierut, Joan Comorera, José Díaz y Georgi Dimitrov, por citar algunos ejemplos de eminentes líderes marxista-leninistas olvidados debido al «trabajo de sepultura» de los revisionistas, así como por la ociosidad de los marxista-leninistas.

Los análisis de Aust son muy interesantes por varias cuestiones. El núcleo principal de sus análisis versa sobre las sociedades de Alemania Occidental y la Alemania Oriental; sobre el juego de las fuerzas imperialistas y socialimperialistas en las mismas; el análisis del papel de las distintas corrientes revisionistas en Alemania y en el mundo. Pero no son menos interesante su: autocrítica sobre sus pasadas tendencias maoístas así como su aportación a la refutación del revisionismo chino; su crítica a las bandas armadas de inspiración guevarista-anarquista como las RAF; el estudio y defensa de la Albania socialista y de la figura de Enver Hoxha; e incluso sus certeros análisis y comentarios sobre eventos internacionales como los de Polonia o Afganistán. Todos estos análisis suponen para nosotros la confirmación de que estamos ante una figura infravalorada del marxismo-leninismo.

La única crítica que se podría hacer a su pensamiento es que indaga poco en figuras alemanas comúnmente relacionadas y aceptadas generalmente como marxistas, es el caso de Rosa Luxemburgo o Ernst Thälmann, a los cuales siempre dedica amables palabras, más como recordatorios formales del mito de sus figuras que a un estudio pormenorizado de sus pensamientos y acciones, de hecho creemos que si Ernst Aust hubiera podido acceder al suficiente material y poder hacer un estudio y una evaluación completa del pensamiento de estos dos revisionistas como hizo con otras figuras muy seguramente hubiera rectificado su postura ante ellos viendo el liberalismo, el anarquismo, el sindicalismo, y el trotskismo de Luxemburgo, y el propio luxemburguismo de Thälmann con más dosis si cabe de anarquismo. En realidad esta tara no es algo específico e inherente solo al gran Ernst Aust, la condescendencia con las figuras de Luxemburgo y Thälmann es un defecto generalizado de los marxista-leninistas de todas las épocas que ha sido tan común como perjudicial, esto se explica en especial por la muerte trágica que sufrieron a manos de la reacción y la posterior propaganda, pero no por ello debemos seguir la nefasta y equivocada «tradición» de sus revisiones, por eso hemos intentado en pasadas entregas evaluar la catadura de estas dos figuras que no tienen nada en común con el marxismo y que además lo han distorsionado causando un gran daño; lo seguiremos haciendo.

El Partido Comunista Alemán/Marxista-Leninista, pese a escribir grandes páginas de gloria sería disuelto en 1986, tuvo ese triste final. Para comprenderlo hay que tener en cuenta dos factores:

1) El contexto en el que se vino desarrollando este tipo de partidos. Así hablaba Enver Hoxha sobre las deficiencias en los nuevos partidos marxista-leninistas de los 60 influenciados por el revisionismo chino y las causas de su degeneración o desaparición en las próximas décadas:

«En la actualidad existen dificultades y peligros para los nuevos partidos marxista-leninistas que emergieron después década de los 60, y especialmente que fueron creados bajo la influencia de la Revolución Cultural china. En algunos de estos nuevos partidos marxista-leninistas, especialmente en ciertos países de Europa y Latinoamérica, su aparición en escena, la organización y unidad entre sus filas fue hecha no por sanos elementos de la clase obrera, sino por elementos aislados, quienes tenían una débil experiencia, antimarxista, de trabajo reformista de los partidos revisionistas. Además de esto, estos partidos fueron formados y desarrollos, por así decirlo, en completa legalidad, y junto con otros muchos elementos que aparentaban ser marxista-leninistas pero no lo eran, entraron en sus filas. Algunos líderes tomaron este problema muy a la ligera como se refleja en su trabajo. A su juicio, la ruptura con los partidos revisionistas era un acto muy importante. De hecho esto era realmente un hecho muy importante, pero el curso que ellos siguieron, las formas y métodos de organización y su trabajo, especialmente la línea política y organizativa que adoptaron y aplicaron, iban a tener una mayor importancia. Como se ha visto, en ciertos problemas internacionales y cuestiones teóricas ellos mantuvieron más o menos posiciones correctas, pero todavía, en algunos aspectos, su línea política se desarrollaba en las mismas formas que la línea de los partidos revisionistas siendo incapaces de hacer un juicio adecuado de las situaciones dentro de sus propios países y en el ámbito internacional. Esto sucedió así durante importantes eventos del movimiento comunista internacional, por ejemplo, en la lucha contra el revisionismo soviético, y después, en los análisis que deberían haber hecho de la evolución de la situación en China, la lucha entre fracciones que se estaba desarrollando allí, y la Revolución Cultura china». (Enver Hoxha; El movimiento marxista-leninista y la crisis mundial del capitalismo, agosto de 1979)

Pese a los avances y resuelto combate de Aust a deficiencias de periodos anteriores se entiende que no todos los principios de un partido bolchevique se lograron acomodar en el partido, de ahí su rápida disolución a su muerte, sin su figura que frenara las desviaciones de sus cuadros.

2) Tras la muerte de Ernst Aust el partido quedó en manos de revisionistas de distintas corrientes como Wolfgang Eggers o Horst Dieter Koch que llevaron al partido a la ruina pese a prometer seguir el legado de Ernst Aust. Algo ya visto varias veces en los partidos comunistas tras la muerte de sus principales líderes. Estos supuestos «líderes naturales» que debían comandar el partido y preservar el legado de Aust, en realidad no actuaron como había hecho el fallecido líder alemán, sino que actuaron más bien al estilo de Nikita Jruschov o Ramiz Alia, destruyendo el carácter del partido y la obra teórico-práctica del líder al que sucedían. Sobre este tipo de elementos Enver Hoxha diría:

«En muchos casos era evidente que carecían de profundidad marxista-leninista en sus juicios y opiniones, pero tenían la arrogancia suficiente para considerar sus acciones como indiscutibles. De hecho, desde la formación de algunos de estos partidos era bien aparente que entre sus miembros había elementos que no estaban perfectamente templados con las ideas marxistas-leninistas o cuyo dominio de ellas era superficial y más bien por razones sentimentales. Por ejemplo, muchos de ellos no hicieron ningún esfuerzo para obtener un profundo conocimiento sobre el rol principal del partido como el destacamento de vanguardia de la clase obrera y de las principales dificultades que encontrarían en su lucha y trabajo bajo las salvajes condiciones de opresión y explotación del régimen capitalista, un régimen hostil, en primer lugar, para los marxistas-leninistas. Por estas razones, entonces, en algunos pequeños partidos, desde el inicio aparecieron fricciones y se produjeron escisiones, no se tomaron medidas contra los facciosos, porque los miembros y dirigentes del partido no estaban familiarizados correctamente con las formas de organización leninista-stalinista de partido en las peligrosas y complicadas condiciones de sus países. Por otra parte, ellos no proveyeron que la reacción tendría la actividad del partido y sus miembros bajo permanente vigilancia y que se infiltrarían dudosos elementos, sus agentes, o simpatizantes vacilantes entre sus filas». (Enver Hoxha; El movimiento marxista-leninista y la crisis mundial del capitalismo, agosto de 1979)

Sin más dilación, les dejamos con el documento.

Notas

[1] Lectura Online AQUÍ ó Descarga en PDF AQUÍ [MEGA].

[2] Todos los documentos del autor en este Blog AQUÍ.

[3] Todos los documentos en PDF editados por el equipo del Blog en el apartado BIBLIOTECA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here