Inicio Artículos Equilibrios en la cuerda

Equilibrios en la cuerda

403
0
Compartir

La represión fascista contra dos artistas titiriteros, que ya todos Uds conocen y que a este blog lo cogió de vacaciones, desenmascara a mucha gente. Por sus actos les conoceréis, dicen.

En ese sentido, es interesante hacia quién también dirige el dedo acusador la organización Red Roja. ¿Dónde está ese buen rollito del “existen escalas de grises, no todo es negro y blanco”, del “no seas estalinista”, del “Gadafi un dictador” o del “respeto tu libertad de opinión aunque no la comparta”?

Iros a la mismisima mierda pijiprogres-marionetas, manejados desde Madrid y recordad: Manuela Carmena siempre fue una mujer del sistema y fuimos de los primeros en denunciarlo. La reacción digna se llama Ada Colau. No hay que fijarse simplemente con quién se hace uno la foto; sin embargamos hay que reconocer que mientras en este caso se posiciona de manera digamos, “correcta”  por otra pone a parir a la clase obrera por hacer una huelga en Barcelona “invitándola” a desconvocarla.

“De cualquier forma: ¿estos son los demócratas que esgrimen a Voltaire y su célebre “detesto lo que dices pero defendería a muerte tu derecho a decirlo”? ¿Estos son los que están señalando constantemente a otros países utilizando el arma de la “calidad democrática”, mientras aquí se encarcela a jóvenes y no se respeta ni siquiera la libertad de la cultura? Pero es que, efectivamente, encima en este caso se está mintiendo sobre lo que decía la pancarta, sobre el sentido del espectáculo y también al afirmar que originalmente iba destinado a niños. Claro, que nada de esto interesa a los más reaccionarios de entre los reaccionarios ni a los que anteponen de forma oportunista su poltrona recientemente elegida en nombre del cambio.”

“En este sentido, es impresentable que tanto Carolina Bescansa como Manuela Carmena se hayan desvinculado de los hechos y que, yendo mucho más allá, planteando denuncias contra los titiriteros, hayan avalado las medidas represivas contra los mismos, mandados a la cárcel por “enaltecimiento del terrorismo”. Y si ante un pequeño espectáculo de comedia, se nos dice que qué otra cosa podían hacer, vayámonos preparando para las volteretas de saltimbanqui que van a representar cuando haya que enfrentarse de verdad a la tragedia que supone encarar los verdaderos personajes de poder causantes de la guerra social que vivimos” (Red Roja)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here