Inicio Artículos Vamos a mirarnos otra vez el ombligo

Vamos a mirarnos otra vez el ombligo

328
0
Compartir

En esta televisión se hacían siempre unos “telediarios” a mayor gloria de quien gobernaba, que era casi siempre el mismo partido. Y empezaron a gastar y dilapidar dinero público. Que quiere decir de “todos”.

No llegaron a gastar (dilapidar) tanto como en los “expedientes de regulación de empleo”, más falsos que el rey Manolo, o como en los cursos de formación que lo único que formaban era grosor en las cuentas corrientes (las suyas) pero también gastaron lo suyo (lo nuestro).

Siempre atentos a las necesidades del pueblo, los directivos de esta televisión (o engendro) televisaban hasta los ensayos de un carnaval a lo largo de todos los meses de febrero de todos los años y hacían una retransmisión final, todos vestiditos de gala, en la que el calificativo más empleado era: “inenarrable”.  Luego se iban a comer las uvas (con publicidad) y todos vivían contentos, “graciosos” y felices.

Pero había más momentos “inerrables” a lo largo del año. Cuando llegaba la luna de Parasceve, para  las cámaras bienpagadas de la tele  de aquella comunidad autónoma de nueve millones de habitantes y ocho provincias, no había nada más que un lugar desde el que hablar, retransmitir, narrar emociones infinitas o santas tradiciones.

A lo largo de catorce horas, una tarde, una madrugada, una mañana y un mediodía, pusieras la “caena” que pusieras de esta televisión (o engendro) no encontrabas otra cosa que comentaristas transidos de emoción, ante sus “esperanzas” cargadas de joyas, sus lágrimas, sus nazarenos, sus marchas y las malos versos de sus poetas de cámara.

El mundo de aquella comunidad de desempleados y corruptos (oficiales) se reducía a dos palios (mayormente a uno) cargados de cera y de flores en el que una Dolorosa llevaba el fajín de un capitán general, genocida de miles de paisanos y paisanas indefensas, que como el dios que adoraban no habían resucitado ni por el copón.

En un mundo donde ponían bombas en parques infantiles y donde tres millones de refugiados se morían de barro y asco ante unas alambradas, lo más granado del “periodismo” de un canal pagado a golpe de oro por una comunidad de las más pobres de un continente, se dedicaba a examinar con lupa la candelería, la disposición de la flor, la toga sobre manto, la corona y el manto de dos figuras de madera labrada, así durante 14 horas.

Alguien había hablado alguna vez sobre el “chauvinismo” congénito de los habitantes de una ciudad. Otros habían hablado de la estrategia de mirarse el ombligo. Cuando el Cristo resucitó por la vez 2016, estábamos allí, mirándonos el ombligo.

Lucas Leon Simon

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here