Los que pensaban que la caída del muro iba a significar, entre otras cosas, el fin de las campañas anticomunistas más agresivas y soeces, estaban en un error.

Se ha pasado en unos años de responsabilizar a la Unión Soviética de todos los males que podían afectar a los trabajadores de los países capitalistas, a focalizar en Venezuela, Cuba o Corea del Norte las plagas que nos azotan (y vendrán) si tenemos la osadía de no votar a la derecha.

Con gran habilidad, pero sobre todo con el inmenso poder mediático que acumulan, transmiten a las gentes que crisis, desahucios, desempleo, corrupción, sueldos-miseria, exilio, leyes represivas… son cosas poco importantes y ya muy manidas (amortizadas, dicen ellos en su lenguaje de marketing), y que por tanto no merece la pena que aparezcan en la agenda diaria de los señores candidatos y las señoras candidatas.

El comunismo en general sí y Maduro también porque hay presos políicos, y el que ose decir que son golpistas, tal y como demostró la justicia venezolana, es un antisistema peligroso. Es lógico que en un período de lucha de clases como el que vivimos – y el que se avecina tras los recortes que exige la Troika para el 2017- los altavoces mediáticos del régimen acudan al anticomunismo de siempre.

No importa que ninguno de los candidatos a Presidente de Gobierno defienda abiertamente el socialismo. Es por si acaso en un futuro muy próximo los afectados por la crisis, los desahucios, el desempleo, la corrupción, los sueldos-miseria, el exilio, las leyes represivas deciden agruparse en torno a la rebeldía.

Nota: Desconocemos al autor del escrito.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.