Inicio Mundo Estados Unidos A la negra poco, al blanco todo

A la negra poco, al blanco todo

259
0
Compartir

La nadadora estadounidense Simone Manuel se ha convertido en la primera mujer negra en la historia de olimpismo en ganar una medalla de oro en natación.

La joven Simone, de 20 años, ganó los 100 metros de estilo libre con récord olímpico incluido. Un éxito que compartió con la atleta canadiense Penny Oleksiak. Ambas registraron idéntico crono de 52,70, coincidencia que se dio por última vez durante las olimpiadas de Los Ángeles 1984, cuando dos estadounidenses llegaron a la meta con el mismo tiempo.

Sin embargo, la magnitud del hecho trasciende lo estrictamente deportivo, si se tiene en cuenta un elemento político contenido en las declaraciones que la propia atleta realizó públicamente.

“Esta medalla –manifestó- no es solo para mí, es para los afro estadounidenses que han estado antes que yo y han sido una inspiración”.

La discriminación que han sufrido por generaciones los afro descendientes en Estados Unidos provocó que durante décadas no fuesen admitidos en las piscinas públicas a pesar de la supuesta igualdad que se reconoce a todos los “ciudadanos” en la constitución de aquel país.

De acuerdo con el historiador Jeff Wiltse, profesor de la Universidad de Montana y autor del libro “Aguas disputadas: una historia social en las piscinas de Estados Unidos”, las piscinas han sido espacios de conflicto.

“Las piscinas han sido históricamente espacios controvertidos donde los estadounidenses han expresado sus prejuicios de una manera que no se hace en otros lugares públicos”- expresó el profesor Wiltse.

Según sus investigaciones, las piscinas públicas fueron “desagregadas” racialmente después de la Segunda Guerra Mundial, aunque se mantuvo “la oposición generalizada de los blancos” a compartirlas con sus compatriotas negros.

Hoy, sin embargo, la discriminación racial continúa siendo un fenómeno que se manifiesta en todos los aspectos de la vida en los Estados Unidos. Y así lo ha vuelto a poner de manifiesto el éxito deportivo de la nadadora Simone Manuel.

Pese a la innegable trascendencia de su proeza – muchos medios de comunicación estadounidenses le dedicaron una escasísima atención.

El único resultado “histórico” conforme a sus criterios editoriales fue el enésimo triunfo del nadador Michael Phelps que -según señalaron de manera paternalista- “… compartió su noche histórica con una afroamericana”.

El simbólico triunfo de la nadadora negra fue ninguneado hasta el extremo de dedicar un párrafo a un triunfo con inmenso significado político.

canarias-semanal.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here