«Los marxista-leninistas deben enseñar al pueblo a juzgar los acontecimientos que se desarrollan a la luz del materialismo dialéctico e histórico. Mas nuestra concepción del mundo no puede asimilarse fácilmente desligada del ímpetu revolucionario de las masas, ni tampoco aislada de las corrientes antiimperialistas que tratan de mantenerse en la dirección y de maniobrar para impedir las reformas democrático-burguesas de la revolución. Los marxista-leninistas y la clase obrera iraníes deben jugar un gran papel en estos movimientos revolucionarios y comprender claramente los momentos por los que atraviesan; no deben dejar que la revolución decaiga. La clase obrera y su auténtica vanguardia marxista-leninista no deben hacerse ninguna ilusión con la actividad y las «profundas» reformas democrático-burguesas que pueden realizar los clérigos shiítas o los elementos contrarios al Sha de la burguesía nacional vieja y nueva. Indudablemente, si la clase obrera, el campesinado pobre y los estudiantes progresistas, creyentes o no creyentes, dejaran que decaiga el ímpetu de la revolución, lo que significaría que no se avanzase con tesón y madurez en las alianzas y las acciones hacia las sucesivas reformas políticas y económico-sociales, entonces la revolución se quedaría a medio camino, las masas quedarían desilusionadas y su explotación continuaría en otras formas, por parte de otros elementos pseudodemócratas ligados en nuevas alianzas con los diversos imperialistas». (Enver Hoxha; Los acontecimientos en los países musulmanes deben ser analizados a la luz del materialismo dialéctico e histórico; Reflexiones sobre Oriente Medio, 1980)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.