Compartir

Los ejercicios Viking 2017 de la Alianza Atlántica comenzaron el lunes con la presencia de alrededor de 8000 soldados británicos, estadounidenses y noruegos en la región de Finnmark, en el norte de Noruega y a unos 300 kilómetros de la frontera rusa.

Según un comunicado emitido por las Fuerzas Armadas de Noruega, el objetivo principal de los ejercicios militares —que durarán hasta el 15 de marzo— es practicar para la defensa del país y gestión de crisis.

Antes de unirse a sus homólogos noruegos, las tropas británicas y estadounidenses se dedicaron a ejercicios preparatorios con el objetivo de prepararse para las duras condiciones climáticas de Noruega.

“Las Fuerzas Armadas tendrán mucha actividad en el aire, con aviones de combate, helicópteros y aviones de transporte. Para garantizar la seguridad en el aire, introducimos una restricción para el uso de drones”, dijo un portavoz militar noruego.

En pasado mes de enero, Estados Unidos desplegó cerca de 300 marines en Noruega, lo que provocó serias advertencias por parte de Moscú.

El aumento de la presencia militar de la Alianza Atlántica en varios países europeos cercanos a las fronteras de Rusia se produce dentro de una escalada de tensiones con Moscú iniciada en 2014 a partir de la reunificación de Crimea con la Federación Rusa y la crisis de Ucrania.

Por su parte, Moscú ha denunciado una y otra vez la expansión militar de la OTAN cerca de sus fronteras, pues lo considera una amenaza a su seguridad nacional.

Recientemente unos 3000 soldados han sido inspeccionados en Rusia y se han puesto en estado de alerta realizando operaciones tácticas en varias repúblicas rusas, lo que puede considerarse una respuesta al aumento de la presencia militar occidental en las inmediaciones del territorio ruso. Moscú también ha aumentado en los últimos meses el número de maniobras militares para revisar sus capacidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here