Inicio Artículos Al Comité de Dirección de la Erakunde – Patxi Ruiz Romero, preso...

Al Comité de Dirección de la Erakunde – Patxi Ruiz Romero, preso político vasco

638
0

Ya hace tiempo, con motivo de la publicación de mi carta en el diario Berria e Internet, os pusisteis en contacto conmigo para informarme de que, con la publicación de dicha carta había roto tres normas disciplinarias de la Erakunde:

  1. Expresar públicamente mi posición contraria a la línea de toda la Izquierda Abertzale.
  2. Apoyar y alimentar los intentos de escisión.
  3. Quebrantamiento de las normas de la Erakunde y de la disciplina interna.

Se me pedían explicaciones por ello y, se me hacía saber que, a la espera de las mismas, mi militancia quedaba en suspenso. Esta decisión, según me informasteis, habría sido puesta en conocimiento de la dirección de EPPK y de l@s militantes pres@s que me acompañaban y, por último, se me pedía que no hiciera pública esta medida.

Como no podía ser de otra manera os hice llegar las explicaciones correspondientes, solicitando por mi parte que se me diera contestación final sobre la cautelar suspensión de mi militancia. Y respecto a lo de no hacerlo público, os hacía saber que, en el estado actual de las cosas, esa decisión era solamente mía y que actuaría en conciencia con mi coherencia militante.

Dado que no he recibido respuesta de esta Zuzendaritza Batzordea, decido hacer público hoy vuestro actuar para con parte de esa militancia que decís respetar. Tal vez a nadie le importe mucho, a estas alturas, lo que ha pasado en el MLNV y, más concretamente en la Erakunde durante estos últimos años, cómo estáis actuando respetando solamente al sector reformista, y qué es lo que estáis haciendo a parte de vuestra militancia de base.

Euskadi Ta Askatasuna, Organización Socialista Revolucionaria Vasca para la Liberación Nacional, surgió para liberar Euskal Herria, y más concretamente, al Pueblo Trabajador Vasco. Para eso definió y concretó los cuatro objetivos de la Revolución Vasca: independencia, socialismo, reunificación y reuskaldunización. Absolutamente todo lo demás, estrategia y táctica, formas de organización, línea política, todo, son herramientas para conseguir estos objetivos. Es decir que, en la organización Euskadi Ta Askatasuna la disciplina, necesariamente, está al servicio de la revolución Vasca, y no al revés. Es un elemento subordinado para conseguir la libertad del Pueblo Trabajador Vasco.

Esto se ha confirmado una y otra vez durante la larga historia de nuestra organización. Desde su mismo inicio, los jóvenes abertzales revolucionarios de EKIN no aceptaron la disciplina ciega que les quería imponer el PNV, la cuál era el resultado de una línea política liquidacionista.

Lo mismo ocurrió en la época de la V Asamblea, donde la Oficina Política que estaba actuando bajo el españolismo y el reformismo fue expulsada porque quiso liquidar la Revolución Vasca. El tiempo y la praxis han demostrado claramente cómo era la línea de aquella oficina Política y a dónde fueron después.

El mismo fenómeno se repite en la época de la Sexta. Algunos militantes abertzales y socialistas revolucionarios le dieron prioridad a la Revolución Vasca, y dentro de ella y a su servicio entendieron la disciplina y la militancia. Gracias a ellos volvió a ser vencido el liquidacionismo españolista y reformista. Porque todo se subordina a mantener una estrategia adecuada a conseguir la independencia, el socialismo, la reunificación y la reuskaldunización, y la disciplina se sitúa en base a ello.

Después, en la época de la escisión de los Poli-Milis, es sabido que los PM eran amplia mayoría en la Organización, y a pesar de todo, porque entendían la disciplina y la organización de ese modo revolucionario, los Milis tiraron hacia adelante en torno a una estrategia adecuada. Una vez más, la praxis volvió a demostrar quién estaba en lo correcto y quién en el error.

Y hay que recordar que los Poli-Milis tuvieron dos escisiones después, entre los Berezis y la de los Milikis, y que en las dos, nuevamente, se aplicó la disciplina de una manera revolucionaria, en todas ellas como instrumento a favor de la Revolución Vasca, contra todos los liquidacionismos y reformismos.

También a día de hoy la historia se repite. Nuestra organización llevó a cabo una Asamblea en los años 2007/2008, y el 80% votó a favor de una estrategia abertzale revolucionaria político-militar. Si no estoy equivocado, el proceso de la Asamblea terminó en marzo de 2009.

Ese mismo mes, el 16 de marzo de 2009, una fracción reformista que desde antes estaba actuando en silencio y a escondidas, ofreció una rueda de prensa saltando por encima de todos los caminos, canales, normas y disciplinas. Reivindicaron una “estrategia eficaz”, dejando bien claro que lo que la Erakunde había decidido en su Asamblea no era eficaz. En esa rueda de prensa absolutamente fraccional tomaron parte, entre otros, Otegi, Rodriguez, Zabaleta, Erkizia, Kiroga, Moreno, Díez y Etxaide. Fue la presentación pública de la fracción reformista del Movimiento de Liberación Nacional Vasco.

El 14 de noviembre hicieron la rueda de prensa más famosa, aceptando los principios “Mitchell” en nombre de la Izquierda Abertzale sin ningún tipo de debate. Un auténtico golpe de estado. Es en vano espantarse y lamentando, criticando y condenando la falta de disciplina y la jugarreta de esos militantes liquidacionistas. Es en vano porque como he dicho antes, la disciplina es un componente que se subordina a una estrategia. Por lo tanto, cuando en el MLNV aparecieron claramente dos estrategias, automáticamente también surgieron dos disciplinas, necesariamente y sin remedio.

Lo que vino después es bien conocido. Quienes para nada habían respetado la disciplina revolucionaria empezaron a pedir disciplina y unidad a tod@s, de derecha a izquierda y bien alto. Y una confusión tremenda se hizo dueña del MLNV, ya que no estaba claro entorno a quién ni a qué se pedía unidad y disciplina. Los reformistas, los liquidacionistas y los oportunistas aprovecharon perfectamente esa confusión para, además de con la lucha armada, terminar con toda la estrategia revolucionaria, porque la cuestión no era la discusión ciega y estéril sobre lucha armada sí / lucha armada no. La clave del problema era estrategia revolucionaria versus estrategia reformista. En los años 2007/2008 muy pocos militantes vieron el problema. Hoy cada vez somos más los que lo vemos y hemos empezado a actuar en base a ello.

Llegados aquí, creo que he explicado claramente mi actitud militante. Yo siempre he aceptado la disciplina, dentro de la estrategia abertzale, independentista y socialista revolucionaria dentro de Euskadi Ta Askatasuna. Y siguiendo esa disciplina, y unido a esa conciencia militante estoy actuando en el modo en el que lo estoy haciendo. No soy yo quien ha roto la disciplina, sino quienes habéis tragado con toda la estrategia y liquidacionista sin decir ni mu. ¡Ahí está la clave!

En los años 2009/2011 todas estas cuestiones estaban muy revueltas como consecuencia de esta conspiración, y much@s no veíamos claro qué es lo que estaba pasando en nuestra organización en particular y en el MLNV en general, pero estamos en 2017 y ahora no hay excusas. Las cuestiones están claras. Hoy existen dos estrategias, una reformista y la otra revolucionaria. Una liquidacionista y la otra de la línea de la V Asamblea. Una subordinada al PNV y la otra independentista y socialista, leal y coherente con la historia de la Erakunde. Por todo esto, también hay dos disciplinas, una reformista y la otra revolucionaria.

Yo, como vosotros, he hecho mi elección. La praxis revolucionaria decidirá quién tiene razón y quién no. En cualquier caso, los últimos cinco años han dejado claro quienes estamos a favor de los objetivos y la estrategia de siempre, y los próximos cinco lo dejarán aún más claro. El Pueblo Trabajador Vasco se está dando cuenta de ello.

Dicho esto también quiero aprovechar para decir, desde mi condición de miembro del EPPK, que en relación al “debate interno” que se está llevando a cabo en el seno del EPPK, yo he decidido no tomar parte. No acepto la legitimidad del mismo por partir de la misma Dirección que, sin ningún tipo de debate, nos obligó a firmar el Acuerdo de Gernika. Y porque, después de un año de presión político-mediática conminándonos a los y las presas políticas vascas a asumir la vía de la legalidad (el sálvese quien pueda), ¿Alguien puede creerse que es serio un debate en estas circunstancias, en este contexto? ¿Qué es posible debatir de manera libre cuando se nos conmina a elegir entre renuncia política o quedar en el ostracismo? Que los responsables de la IA Oficial hayan hecho esto con el colectivo de personas más vulnerables y desprotegidas da cuenta de lo que esta fracción representa.

Me diréis que al no compartir vuestra “estrategia” no tiene sentido que continúe militando en la Erakunde, así como continuar en el seno del EPPK, que yo mismo me he colocado fuera de dichos ámbitos. Pero yo no lo veo así, yo no soy ningún escindido ni acepto marcharme de lo que considero también mi casa. Haced un debate justo donde puedan debatirse todas las posibilidades que existen en el marco post lucha armada. Argumentáis que “la amnistía es irrealizable” pero, en cambio, opináis que es posible la independencia (¡del socialismo hace tiempo que ni habláis!). Hay declaraciones que no se entienden. Haced un debate justo y que la militancia pueda elegir.

“Si la capacidad de desobediencia constituyó el comienzo de la historia humana, la obediencia podría muy bien provocar el fin de su historia.”

(Erich Fromm)

Patxi Ruiz Romero – Preso político vasco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.