Compartir

El secretario de Defensa de EE.UU. dice que Washington debería confrontar a Rusia por canalizar las supuestas armas al grupo insurgente Talibán en Afganistán.

“Nos involucraremos con Rusia diplomáticamente”, dijo el lunes James Mattis. “Lo haremos donde podamos, pero tendremos que confrontar a Rusia donde lo que haga sea contrario a la ley internacional”.

“Por ejemplo”, Mattis le dijo a la prensa en Kabul (la capital afgana), “cualquier arma canalizada aquí de un país extranjero sería una violación a la ley internacional”.

A su vez, Moscú rechaza tales acusaciones y las tacha de “teorías conspirativas”, además de asegurar que no ha enviado ni enviará armas a los talibanes.

El secretario de Defensa norteamericano está en Kabul para evaluar la guerra más larga de Estados Unidos mientras la Administración de Donald Trump debate enviar más tropas estadounidenses.

La visita se produce tres días después de un ataque llevado a cabo por Talibán a una base del Ejército afgano en el norte del país que causó al menos 100 muertos, y hasta 130 según algunas estimaciones.

En 2001, Washington y sus aliados invadieron Afganistán so pretexto de luchar contra el terrorismo. La agresión ha causado un enorme coste, más de 769 mil millones de dólares, según las cifras que maneja la oenegé Proyecto de Prioridades Nacionales (NPP, por sus siglas en inglés) sobre el presupuesto federal y el gasto militar de EE.UU.

La mayoría de las tropas extranjeras, en particular las estadounidenses, se retiró de Afganistán a finales de 2014 por orden del entonces presidente Barack Obama, pero cerca de 13.000 soldados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), entre ellos 8400 estadounidenses, permanecen en el país para “asesorar y entrenar” a las tropas afganas que luchan contra el grupo armado Talibán, en particular.

Además de Talibán, tras la agresión de la Alianza Atlántica se ha desarrollado en Afganistán el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe). Según las autoridades estadounidenses, hay entre 600 y 800 combatientes que luchan en las filas de Daesh en Afganistán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here