Compartir

El Ministerio de Exteriores de Rusia emitió un informe en el que expresaba su preocupación por el despliegue en el pueblo georgiano de Alexéyevka del Comando de Investigación Médica y Logística del Ejército de EEUU.

Este tipo de laboratorios ya se encuentran en el territorio de otros países, incluidos los que tienen fronteras con Rusia. ¿Qué amenaza podrían representar?

Ígor Nikulin, exmiembro de la Comisión sobre Armas Biológicas y Químicas de la ONU, comentó al portal ruso BFM que durante los últimos años los estadounidenses habían establecido cerca de 400 laboratorios biológicos por todo el mundo.

Según señaló, en el territorio de los países miembros de la CEI operan más de 20 instalaciones: 13 se encuentran en Ucrania, tres o cuatro en Georgia y dos en Kazajistán, entre otros países.

“El Pentágono gastó más de 500 millones de dólares para ese fin”, apuntó el experto militar.

A juicio de Nikulin, tras la creación de estos laboratorios se empezaron a producir constantes brotes de diversas epidemias en los respectivos países. Así, Ucrania frecuentemente sufre de fiebre porcina, mientras que los ciudadanos de Georgia padecen de neumonía atípica.

De esta manera, Rusia ya ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por estos hechos que pueden catalogarse como una guerra biológica contra el país eslavo, destacó.

“Intentaremos conseguir que estos laboratorios se cierren y se retiren de nuestras fronteras”, indicó.

Todos los virólogos de las instalaciones biológicas de EEUU tienen origen estadounidense. Además, todos los países que permiten construirlas en su territorio se ven obligados a firmar un documento de confidencialidad, explicó Nikulin.

De esta manera, prosiguió, “se trata del principio de extraterritorialidad”, que les proporciona a los biólogos extranjeros inmunidad ante la autoridad del Estado donde se despliegan los laboratorios.

“EEUU firmó la Convención sobre la no proliferación de armas biológicas y no las produce en su país, pero lo hacen en las llamadas zonas grises, o los países con la condición de Estado frágil”, subrayó el experto.

No obstante, “EEUU siempre tiene la misma repuesta a las reclamaciones de Rusia acerca del asunto”, la cual consiste en que Washington supuestamente se encarga del desarrollo de defensas contra las armas biológicas, agregó Víktor Baranets, exportavoz del Ministerio de Defensa de Rusia.

“Lo que sucede, de hecho, es muy difícil de separar: cómo saber si prepara usted una sopa corriente para alimentar a su familia o le añade veneno”, expresó.

Al mismo tiempo, la tecnología es casi la misma, destacó. De esta manera, es casi imposible comprobar si se preparan armas de destrucción masiva o antisueros y medios que ayudan a luchar contra las armas biológicas.

Según el experto, la destrucción de un Ejército o un Estado no es el único objetivo de la elaboración de armas biológicas. Así, también pueden servir de instrumento de influencia económica sobre varios países ya que las cepas de ciertos tipos son capaces de eliminar todas las cabezas de ganado. Por lo tanto, para algunos jugadores de la escena internacional, esta producción es la principal fuente de los ingresos económicos.

Además, las armas biológicas se desarrollan con la expectativa de eliminar algunos cultivos: patatas, trigo y trigo sarraceno, entre otros, y socavar la potencia productiva de adversarios potenciales.

“No descarto que en un futuro próximo muera todo el ganado en Kazajistán “, apuntó Baranets.

Explicó que todas las barreras que se instalan para prevenir la propagación de las cepas y las estirpes no pueden obstaculizar las epidemias.

Hace unos años las actividades del laboratorio de investigaciones científicas Richard Lugar, ubicado cerca de la capital de Georgia —Tiflis— recibió una gran recuperación mediática. Así, en 2013 el Gobierno georgiano ordenó cerrar el centro y crear en su lugar numerosos laboratorios más pequeños por todo el país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here