Inicio Mundo Estados Unidos Imperialismo estadounidense ocupará Irak tras la era DAESH

Imperialismo estadounidense ocupará Irak tras la era DAESH

226
0
Compartir

Un miembro del Pentágono afirma que EE.UU. necesitará desplegar, a largo plazo, entre 4000 y 20.000 soldados en Irak, una vez sea derrotado Daesh.

El subsecretario de Defensa para Políticas durante el mandato del expresidente norteamericano George W. Bush (2001-2009), Eric Edelman, quien ahora es uno de los investigadores principales del Centro de Evaluación Estratégica y Presupuestaria (CSBA, por sus siglas en inglés), aseguró en una entrevista que entre 4000 y 8000 soldados serían suficientes para complementar las fuerzas de seguridad iraquíes después de que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) sea derrotado por completo en Irak.

Sin embargo, Edelman añadió que dicha cifra podría elevarse a 20.000 efectivos y aclaró que tales tropas servirían como consejeros y soldados suplementarios a fin de limpiar los remanentes de los extremistas takfiríes después de que sus últimos integrantes sean expulsados de Mosul, en el norte de Irak.

Esta información se conoce mientras el Ejército de Irak está terminando de expulsar a los terroristas de la ciudad de Mosul, que hasta hace poco era su principal bastión en suelo iraquí. EE.UU., con el pretexto de ayudar a los iraquíes, envió en diciembre de 2016 más de 5000 soldados para liberar la citada urbe.

Hay expertos que opinan que una vez sea derrotado Daesh, sus miembros seguramente se integrarán a alguna otra red de células insurgentes.

Los diplomáticos de EE.UU. y el primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, están en medio de las negociaciones de un Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas (SOFA, por sus siglas en inglés), en el que se esbozarán los detalles de una presencia militar estadounidense, a largo plazo, en el país árabe.

Mientras tanto, numerosas facciones iraquíes se oponen a una presencia estadounidense permanente en Irak, incluyendo el Movimiento Sadr, liderado por Muqtada al-Sadr, y varios destacados parlamentarios.

Ante estas reticencias, Edelman sugirió que lo más probable es que Al-Abadi evite que el Parlamento decida sobre la presencia de los efectivos estadounidenses en Irak por medio de algún tipo de orden ejecutiva.

En 2001, el predecesor de Al-Abadi, Nuri al-Maliki (2006-2014), no pudo convencer al Parlamento iraquí de que aprobase el referido SOFA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here