Inicio España Entre tiburones o Amancio el bienhechor

Entre tiburones o Amancio el bienhechor

238
0
Compartir

Francisco Luzón no puede hablar, víctima de un proceso degenerativo provocado por la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que padece. Pero el exbanquero se expresa alto y claro. Al menos, en sus memorias. Al margen de su lucha contra la incurable enfermedad, que ocupa gran parte de “El viaje es la recompensa: mi lucha por la vida” (La Esfera de los Libros), el que fuera presidente de Argentaria y número dos de Emilio Botín en el Banco Santander repasa gran parte de su trayectoria en el mundo de las finanzas y la empresa. Inditex, de la que Luzón fue consejero entre 1997 y 2012, y su fundador, Amancio Ortega, protagonizan reveladores capítulos.

“Cuando fui convocado al consejo de administración para celebrar en junio de 2011 (sic) en Arteixo, ocurrió una situación imprevista”, relata Luzón. “Al acercarme al ascensor, la empleada responsable de las relaciones entre la presidencia y los consejeros me advirtió de que don Amancio me esperaba en el segundo piso. Me sorprendió. Era la primera vez que ocurría”, continúa.

Y esto fue, según Luzón, lo que le anunció Amancio Ortega: “Hola, Paco. He de decirte algo que sé te será difícil entender. Mañana en el consejo de administración vamos a nombrar a José Arnau vicepresidente de la compañía. Y Carlos Espinosa de los Monteros dejará de ser vicepresidente, aunque seguirá de consejero de Inditex. Por eso he decidido que dejes el puesto de consejero”.

Luzón respondió finalmente a Amancio Ortega y, según relata en sus memorias, le dijo: “No puedo entender lo que haces. Y menos aún de esta forma. Creo que no merezco este comportamiento por tu parte. Pero presentaré la dimisión esta tarde en el comité de nombramientos y retribuciones y mañana en el consejo de administración”. “Así sucedió”, dice. Luzón prosigue su relato: “Presenté mi dimisión con una intervención corta y directa, sin ambages, sin anestesia. Abandoné el consejo tras la comunicación al resto de consejeros de mi renuncia y Amancio salió detrás para acompañarme hasta el ascensor, me dio un abrazo y se despidió con un adiós….

galicia.economiadigital.es

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here