Compartir

Los dos psicólogos militares que crearon las técnicas de interrogatorio de la CIA testificaron que los funcionarios de inteligencia comenzaron a insultarlos cuando quisieron detener las torturas.

Los dos psicólogos militares que crearon las técnicas de interrogatorio ‘mejoradas’, utilizadas por la CIA tras el ataque del 11 de septiembre de 2001, testificaron que los funcionarios de inteligencia comenzaron a insultarlos cuando quisieron detener las torturas a los sospechosos.

John Bruce Jessen y James Mitchell han sido demandados por la Unión Americana de Libertades Civiles en nombre de algunos de los exdetenidos. El reciente reportaje sobre ellos ha sido elaborado por The New York Times.

“Ustedes han perdido su espina dorsal. No son nada más que unos cobardes (‘pussies, en inglés’). Va a haber otro ataque en Estados Unidos y la sangre de civiles muertos va a estar en sus manos”.

Estas palabras fueron usadas, según Mitchell, por algunos funcionarios de la CIA cuando él y su colega pidieron suspender la tortura conocida como ‘submarino’. Está práctica consiste en cortar al torturado el acceso al aire para que se sienta ahogado.

Jessen también afirmó: “[Los funcionarios de la CIA] me decían todos los días que una bomba nuclear iba a estallar en Estados Unidos porque yo les había dicho que pararan [las torturas], y que iba a ser culpa mía por haberme echado atrás”.

Trece de las técnicas de interrogatorio desarrolladas por los dos psicólogos fueron aprobadas por el Departamento de Justicia en 2002 y 2005. En 2014, el Comité de Inteligencia del Senado publicó un informe criticando el programa de interrogatorio como “brutal” y “profundamente defectuoso”, y reconociendo que muchas de las técnicas incluían la tortura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here