“No tenemos intención de entrar en un conflicto, pero les aconsejo a nuestros vecinos que no nos pongan a prueba”, alegó el domingo el ministro de asuntos militares de Israel, Avigdor Lieberman.

En una reunión con periodistas militares, el funcionario israelí hizo referencia a los recientes ataques israelíes contra los altos de Golán sirios “como consecuencia de la crisis siria”,  y explicó que el régimen de Tel Aviv no tolerará un desborde del conflicto sirio “en nuestro territorio”.

A continuación, reiteró el rechazo israelí a la permanencia del presidente sirio, Bashar al-Asad, en el poder, por ser un gran aliado del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) e Irán.

“No está dentro de nuestros intereses de seguridad que un hombre como Al-Asad (…) permanezca en el poder (…) pero mientras ello ocurra, Irán y Hezbolá estarán en Siria”, señaló Lieberman.

A este respecto, afirmó que el régimen de Tel Aviv no soportaría ni el apoderamiento y el avance militares de Hezbolá, ni la presencia cerca de Irán, y haría “todo lo necesario” para impedirlos.

Seguidamente, repitió los rumores provocados por sus colegas sobre la existencia de posibles instalaciones de producción de armas iraníes en el sur del suelo libanés y admitió que se trata de un “desafío” ya que los misiles iraníes alcanzan fácilmente la profundidad de los territorios ocupados.

En ya infinidad de veces, el régimen de Tel Aviv ha reconocido el gran poderío defensivo y militar de Irán y Hezbolá y ha expresado su gran preocupación al respecto, por lo que ha pedido ayuda de EE.UU. para enfrentarse a tal situación.

El pasado mes de mayo, el ejército israelí advirtió a EE.UU. de que en vez de buscar la eliminación d

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.