El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, afirmó el lunes que pretende liquidar el sector de la minería subiendo impuestos “hasta su muerte” por los perjuicios que ocasiona al medio ambiente, informa Reuters.

“La protección del medio ambiente debe ser una prioridad mayor que la minería y otras actividades que causan graves daños”, aseguró Duterte en su segundo discurso sobre el Estado de la nación desde que asumió el poder en junio del año pasado. “Esta política no es negociable”, dejó claro.

El Gobierno de Duterte acusa a los mineros del país de presuntas irregularidades que incluyen la construcción de minas en zonas prohibidas como las cuencas hidrográficas, y del perjuicio al medio ambiente por parte de la industria. “Hay que encontrar un sustituto, restaurar la virginidad de los recursos o voy a imponer impuestos hasta [lograr] su muerte”, advirtió el mandatario.

El presidente de la nación asiática también llamó a las empresas del país a realizar el proceso de la transformación de materias primas en productos elaborados en territorio filipino antes de venderlas fuera.

Filipinas es el mayor exportador de níquel del mundo y también se encuentra entre los mayores productores de cobre y oro. Sin embargo, el sector constituye menos del 1% de la economía del país.

En febrero la exsecretaria de Medio Ambiente filipina Regina López, que perdió su cargo esta primavera, prometió cerrar de forma definitiva más de la mitad de las minas operativas en el país y rescindir 75 de los 311 contratos con las compañías por contaminar acuíferos y perjudicar a las comunidades locales. Duterte respaldó públicamente esta decisión y acusó a los mineros de causar graves daños y financiar a la oposición.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.