Inicio Artículos Constituyente y cultura

Constituyente y cultura

119
0
Compartir

JUAN DIEGO GÓMEZ ROJAS. Especial para TP

Estudiante de la Escuela Superior de Música «José Ángel Lamas»

En el marco de la elección de las y los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y de los trascendentales debates que deberá adelantar esta instancia, es fundamental que nuestro pueblo reflexione sobre un conjunto de realidades, por ejemplo en materia cultural, que tienen que ser asumidas desde lo conceptual y para la aplicación práctica concreta.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) ha representado un importante avance en los aspectos simbólicos e identitarios de la cultura. Entre otras cosas, la especial atención que se le da a las culturas populares constitutivas de la venezolanidad y el respeto a la interculturalidad, representan un punto importante de base para avanzar hacia la refundación de la República y abonar el camino para el necesario proceso de liberación nacional, objetivos que han sido asumidos por una parte importante del pueblo con el significativo liderazgo que ejerció Hugo Chávez.

Sin embargo, a lo largo de todos estos años, y considerando el actual cuadro de agudización de la lucha de clase en confrontación por el poder, se necesita ir más allá de los aspectos mencionados, si es que realmente se quiere conquistar la liberación nacional con perspectivas socialistas.

Protagonismo del pueblo

Existe una relación dialéctica entre el Estado, como forma de organización de la sociedad, y la cultura. En ese sentido, el Estado burgués, como instrumento de dominación de la burguesía sobre el proletariado, garantiza aquellas formas de organización políticas, económicas, comunitarias y demás, que permiten el establecimiento de aquellos valores, creencias y bienes materiales propios de una sociedad basada en la explotación del hombre por el hombre.

Por ello, se debe avanzar a nivel constitucional hacia aquellas formas de organización que le permitan al pueblo trabajador del sector cultura ejercer el poder participativo y protagónico, no sólo en las instancias políticas del Estado, sino también en toda la cadena de valor del proceso de producción de bienes o servicios culturales.

La posibilidad de crear una instancia nacional, regional y/o municipal en la que los trabajadores puedan organizarse para construir las políticas en materia cultural, hacerle su seguimiento y contraloría necesaria, realizar planes de desarrollo en el sector, entre otras cosas, garantizaría lo que el actual artículo 99 de la CRBV reza: «Los valores de la cultura constituyen un bien irrenunciable del pueblo venezolano […]».

De lo contrario, si las formas de ejercicio del poder siguen estando reducidas a instancias de representación (Ministerios, Secretarías estadales o municipales), el pueblo venezolano tendrá que esperar a que algún presidente, gobernador o alcalde, escoja a un responsable de la cultura medianamente competente que no se corrompa ante las presiones del capital, situación que hoy en día se considera cada vez más irreal.

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2981/12

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here