Compartir

En el entrenamiento, que se desarrollará del 11 al 29 de septiembre en la tierra, el mar y el aire, se implicarán unos 19.500 militares suecos y 1.500 efectivos de otros países, entre ellos Dinamarca, EEUU, Estonia, Finlandia, Francia, Lituania y Noruega, así como unas 40 instituciones civiles.

Los participantes se capacitarán en la zona de Estocolmo, Gotemburgo e isla de Gotland para interactuar y responder al enemigo en un hipotético conflicto regional.

Algunos críticos de Aurora vinculan este ejercicio con la OTAN, pero el ministro sueco de Defensa, Peter Hultqvist, en unas declaraciones recientes al periódico Dagens Nyheter, subrayó que no es cierto.

“Es un entrenamiento sueco, las invitaciones se han enviado de parte de Suecia y el escenario es sueco”, afirmó.

El Gobierno de Suecia anunció en junio pasado que están invitados a presenciar las maniobras los países de la cuenca del mar Báltico, incluyendo Rusia, junto con otras naciones con intereses en la región.

Las invitaciones se enviaron a Alemania, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania, Noruega, Polonia y Rusia, así como Bielorrusia, Canadá, EEUU, Francia, Países Bajos y Reino Unido.

El diputado Stig Henriksson, del Partido de la Izquierda, opina sin embargo que Aurora 17 puede incrementar la tensión.

“De esta manera, Suecia contribuye activamente a una nueva espiral de tensión, armas y ejercicios en la región área inmediata. Lo demuestra el hecho de que (paralelamente) se está celebrando Zapad 17. Y esto es arriesgado para Suecia”, dijo Henriksson al diario Expressem.

Saliendo al paso de esa crítica, Hultqvist afirmó que el parlamentario “se equivoca en eso”. “Se trata de practicar la defensa nacional y debemos tener derecho a eso. Se trata de nuestra integridad, de nuestra soberanía. Creo que es muy bueno que hagamos este ejercicio”, replicó.

El entrenamiento Aurora 17 se desarrollará de forma casi simultánea con el ejercicio conjunto Zapad que tendrá lugar del 14 al 20 de septiembre en el territorio de Bielorrusia y Rusia con la participación de unos 12.700 militares —7.200 bielorrusos y 5.500 rusos— más unos 70 medios aéreos, 250 carros de combate, unos 200 sistemas de artillería, lanzacohetes múltiples y morteros, así como 10 buques.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here