Compartir

BUENOS AIRES (Sputnik) — Estudiantes argentinos han tomado hasta el momento 25 colegios públicos de enseñanza secundaria para protestar por una reforma del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires que establece la obligación de realizar prácticas no remuneradas en empresas.

“Ya somos 25 colegios tomados diciendo no a la reforma educativa”, anunció a Sputnik el representante de la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) de los colegios secundarios en la capital, Maximiliano Suen.

La toma de los centros públicos fue decidida en asambleas de estudiantes que se oponen “a una nueva reforma educativa que quiere imponer el Gobierno de la ciudad”, explicó este alumno que forma parte de la ocupación del colegio Julio Cortázar, en el barrio de Flores.

El nuevo programa, denominado Secundaria del Futuro, “trae una serie del puntos que atentan contra nuestra educación”, aseguró el joven.

El cambio más controvertido, indicó el estudiante, “es que a partir del 5º año empezáis a trabajar gratis para las empresas privadas, eliminando las asignaturas previstas” en ese tiempo.

Esas prácticas no remuneradas ocupan “el 50% del año que se utiliza para cursar”, añadió Suen.

Reclamos al Gobierno

Desde el comienzo de las tomas, hace dos semanas, los alumnos reclaman que los reciba la ministra de Educación de la capital argentina, Soledad Acuña, “pero ella ya ha dicho que no va a reunirse con colegios ocupados”, comentó el integrante de la CEB.

Los estudiantes preparan una movilización contra la política educativa del Gobierno de la ciudad que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, del mismo signo político que el presidente del país, Mauricio Macri.

En esa marcha, se recordará el aniversario de la “Noche de los lápices”, una de las atrocidades que cometidas durante la última dictadura (1976-1983) una serie de secuestros y asesinatos cometidos la noche del 16 septiembre de 1976 contra 10 estudiantes de secundaria que reclamaban por la vigencia del boleto estudiantil en la ciudad de La Plata (este).

Los alumnos que ocupan las escuelas aprovecharán esa manifestación “para volver a reclamar por esa reunión con la ministra”, enfatizó Suen.

Últimos colegios tomados

Los últimos centros educativos tomados por los estudiantes fueron el de Nicolás Avellaneda, en el barrio de Palermo, el Rodolfo Walsh, en el barrio Villa Pueyrredón, el Normal 8, ubicado en el barrio de San Cristóbal, y García Lorca, situado en La Paternal.

A la protesta se sumó la semana pasada el Colegio Nacional de Buenos Aires, una de las instituciones de enseñanza pública más reconocidas de la capital.

Aprendizaje en la empresa

El plan educativo del Gobierno de la capital establece un ciclo básico de dos años, otros dos años de formación orientada y uno más caracterizado por ser “integrador y formativo del más allá de la escuela”, de acuerdo al texto oficial.

Las asignaturas serán agrupadas en cuatro áreas de conocimiento, y el sistema de calificación numérica será reemplazado por uno de créditos.

De no alcanzarse el número suficiente de créditos, los alumnos no repetirán el curso, sino que “asistirán a contra-turno a clases de apoyo del área de conocimiento que necesiten”.

La enseñanza secundaria abarca a 84.845 alumnos, repartidos en los 143 colegios secundarios que tiene la capital, de los cuales 78 son escuelas medias, 38 son técnicas, 13 más artísticas y las otras 14 son centros educativos normales.

El Gobierno de Buenos Aires aspira que la reforma alcance para el año que viene a 17 establecimientos.

En 2019, 2020 y 2021 se incorporarán 42 colegios por año, alcanzando así a todas las escuelas de nivel secundario de la capital.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here