Inicio Artículos Es la lucha de clases, ¡idiotas!. Un articulo del camarada Alonso.

Es la lucha de clases, ¡idiotas!. Un articulo del camarada Alonso.

163
0
Compartir

Es la lucha de clases, ¡idiotas!
Miguel Alonso.

De los múltiples y disparatados análisis sobre la revolución democrática en Catalunya destaca los que desde el post-modernismo y “sus relatos” hacen de la misma.

Según ellos lo que hay en Catalunya es una “post-verdad” en el que la población niega la existencia de otra verdad que no sea la suya. Es extraño esta preocupación post-moderna por la “verdad” cuya existencia objetiva siempre han negado desde su base filosófica, metafísica y relativista.

Resulta patético leer las sesudas cavilaciones de estos personajes (mas bien “personajillos”) tratando de encontrar una explicación que les permita ocultar la verdadera causa del proceso político catalán.

En su mundo post-moderno y cuasi-virtual parece que no son conscientes que se encuentran atrapados en una ideología anti-científica que niega la importancia de los hechos, mas allá de sus “significantes”, que ocurren en la sociedad. Como el obispo Berkeley piensan que desaparecerán si cierran los ojos.

Los marxistas, no tenemos ese problema, pues poseemos un eficaz y probado instrumento de análisis de la realidad objetiva esto es; el materialismo dialectico, instrumento científico que nos permite analizar con profundidad las contradicciones, sus contendientes y de forma dialéctica (en movimiento) ver que contradicción predomina.

Los marxistas sabemos que la lucha de clases es el motor de la historia, por lo que hablar de Catalunya, sin analizar la misma, es como querer encontrar explicaciones sobre-naturales a los huracanes.

El que fue en su momento el Imperio español se construyo en un marco feudal de alianzas, guerras y opresión de otros pueblos, naciones con su propia cultura asentados en la península Ibérica, como Catalunya, Euskalerria o Galicia por no citar a la Andalucía conquistada al califato omeya y estas contradicciones han pasado, en diversos periodos históricos, a ser contradicciones antagónicas generando bloques patrióticos diversos en su composición de clase y objetivos pero enfrentados a la dominación de la oligarquía española.

Desde el fracaso liberal para hacer una revolución burguesa la historia del Estado español es una permanente lucha para barrer a esa centenaria oligarquía, semi-feudal y terrateniente a la que se suma el capital financiero (los prestamistas y usureros) Por resolver esta contradicción que, aun en pleno imperialismo, recoge tareas de la revolución democrática negadas por el absolutismo.

La clase obrera y el campesinado, de todos los pueblos del Estado han protagonizado decenas de revoluciones, revueltas a lo largo de la historia, a pesar de que fueron sangrientamente reprimidas. Avances y retrocesos de un proceso de lucha de clases que continuan en la actualidad.

Aquellos que olvidan la historia, o la re-escriben a su antojo, carecen de capacidad para ver que es lo que ocurre en la realidad y por lo mismo recurren a su palabreria plagada de sofismas y eufemismos para ocultar esta verdad objetiva: donde hay opresión habrá revolución.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here