El director de la CIA, Mike Pompeo, sabe que el ‘hackeo’ de los servidores del Comité Nacional Demócrata (CND) en 2016 no lo cometió Rusia —como indicó la comunidad de inteligencia estadounidense— gracias al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, según el portal de revelaciones políticas The Intercept.

Este 24 de octubre, Pompeo pasó una hora con el antiguo director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA), William Binney, quien sostiene que no fueron los servicios de inteligencia rusos los que filtraron información sensible durante la campaña presidencial norteamericana, sino alguien dentro del CND que tenía acceso físico a esos datos.

Al parecer, Trump habría indicado al máximo responsable de la CIA que si “quería conocer los hechos, debía hablar conmigo”, ha asegurado Binney.

Reunión productiva

Esa reunión habría sido tan productiva que Mike Pompeo estaría organizando más encuentros entre funcionarios entre miembros de la NSA y el FBI con William Binney para discutir su análisis de la filtración. Sin embargo, la CIA no ha comentado ese hecho.

El exdirector técnico de la NSA forma parte de un colectivo de veteranos que se muestran escépticos con la versión dominante en la comunidad de inteligencia de EE.UU. y los principales medios de comunicación, que estiman que Donald Trump llegó a la Casa Blanca gracias a una supuesta injerencia de Rusia y aún no han presentado pruebas concluyentes al respecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.