La Sal de la Tierra (1954) Castellano/English

254
2
Compartir

Moscofilms, la página de cine de la clase trabajadora, ha incluído subido a su base de datos visual de cine obrero y social la película La Sal de la Tierra, basada en un hecho real ocurrido en 1951, en una mina de zinc, ubicada en Bayard (Nuevo México).

La discriminación impuesta por la empresa Empire Zinc Mine a los obreros de origen mexicano, que recibían sueldos inferiores a los de los obreros de origen anglosajón por el mismo trabajo, provocó una larga y dura huelga de quince meses que tuvo como meta conseguir la igualdad de sueldos y el derecho de los obreros a ser tratados con dignidad por los empleadores (entre ellos, asegurar las normas de higiene básicas en sus viviendas. La huelga supuso una dura y amarga batalla, pero contaron en todo momento con el apoyo de las mujeres, convirtiéndose también en un ejemplo de la importancia de la participación de la mujer en las luchas laborales y sociales.

Se trata de un controvertido semidocumental, en el que en la ficción intervienen personajes reales, que tuvo que afrontar innumerables problemas durante y después del rodaje: el director, el productor, el guionista, el compositor y el actor Will Geer figuraban entonces en la “lista negra” del Comité de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy. Hoy en día, en cambio, es una de las pocas películas que se conservan en la Librería del Congreso de los Estados Unidos por su valor histórico y cultural.

La temática es más complejo de lo que parece a simple vista, puesto que muestra otro nivel de discriminación, el de los propios trabajadores mexicanos hacia sus propias mujeres.

En un principio al iniciar los preparativos de la huelga los trabajadores mexicanos relegan a las mujeres a un segundo plano, incluso rechazan reiteradamente su ayuda. Pero la huelga se recrudece, y corre el peligro de fracasar, por lo cual la participación de las mujeres se hace en un momento dado imprescindible, y termina por inclinar la balanza del lado de los obreros. El punto crucial llega cuando las mujeres toman el relevo de los hombres en los piquetes y manifestaciones ante la imposibilidad de los hombres, por diversos motivos, en especial la represión policial y legal, de tomar pare en los mismos. Es de destacar que en la película las mujeres toman la iniciativa y las riendas de su propia emancipación. No las reciben de mano del hombre salvador como sucede en otras películas que desarrollan el tema.

La sal de la tierra también es un testimonio de la vida cotidiana del obrero de entonces, su ideología, sus problemas, e incluso el funcionamiento burocratizado de sus sindicatos que acartona la toma de decisiones. Es en definitiva una pequeña joya del cine que en muchos sentidos se adelanta a su época.

Como hemos dicho antes, Paul Jarrico y Herbert J. Biberman, guionista y director respectivamente, fueron acusados de comunistas, y a pesar de que ambos ya tenían una dilatada carrera cinematográfica, vieron como se les cerraban las puertas de Hollywood al no querer ninguna productora hacerse cargo de sus proyectos. Biberman había rodado en 1944 The Master Race una película bélica de ideología anti-nazi, y Paul Jarrico, el productor, que anteriormente había rodado Song of Russia a petición del presidente Franklin Delano Roosevelt, con el fin de promover la simpatía del público por el bando soviético y así crear un ambiente propicio en la Segunda Guerra Mundial para combatir a los nazis, tuvo que emigrar a Europa para seguir trabajando.

Antes del rodaje de La Sal de la Tierra, los problemas en Hollywood hicieron que ambos se asociaron, crearan la empresa Independent Productions Company para conseguir financiación y rodar al margen de la gran industria; para ello reclutaron a otros artistas también expulsados por la meca del cine para realizarla, creando además de esta forma el primer precedente de cine independiente.

El guión lo escribió Michael Wilson, Sol Kaplan puso la música y la protagonizó la actriz y bailarina mexicana Rosaura Revueltas. La película pronto sufrió contratiempos: diversos sindicatos de actores prohibieron a muchos intérpretes participar en la misma, por ello se tuvo que contar con actores aficionados; después grupos de incontrolados quemaron decorados y realizaron ataques violentos; finalmente Rosaura Revueltas fue deportada a México, a donde se tuvieron que trasladar para finalizar el rodaje.

La película tuvo gran éxito en Europa, donde recibió gran reconocimiento. Fue votada como la mejor película por la Academia de Cine de Francia y ganó el Primer Premio del Festival Vary Karlovy de Checoslovaquia. Sin embargo en Estados Unidos muchas salas se negaron a exhibirla por miedo a represalias. No fue hasta 1965 cuando se pudo proyectarse libremente, y finalmente, como ya hemos señalado, se incluyó en el National Film Registry como una de las películas de la cultura norteamericana que había que reservar.

En resumen, La Sal de la Tierra, a pesar de la inocencia con la que se trata el enfrentamiento entre patronos y obreros, alejándose conscientemente de toda acción violenta por parte de los segundos, es una de las primeras muestras de cine social norteamericano, en la que se muestra el poder de la organización de los trabajadores contra la explotación capitalista, y de la vinculación de otras luchas, como el racismo y el feminismo, con el sistema económico.

La Sal de la Tierra podéis verla entrando en Moscofilms.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here