Compartir

Uno de los buques de guerra más avanzados de la Marina Real británica ha abortado una misión en el Golfo Pérsico después de colapsar, informó The Times.

De acuerdo con el medio británico, el HMS Diamond, un destructor Tipo 45 —clase Daring—, tuvo problemas con uno de sus propulsores. El buque, de 1.000 millones de libras —unos 1.332 millones de dólares— no pudo ser reparado en el mar, pese a los esfuerzos de los marineros de a bordo, así que volverá a la base naval de Portsmouth (Inglaterra) para ser arreglado.

The Times destacó que ese es el “más reciente fiasco” de la flota de seis destructores de la Marina Real británica. Los otros cinco buques de este tipo, los cuales entraron en servicio hace cerca de 8 años, se encuentran en Portsmouth debido a arreglos planeados, escasez de marineros y problemas con el motor, causados por las aguas cálidas del Golfo.

El fallo del HMS Diamond será “particularmente embarazoso” para la Armada británica, una vez que un equipo de televisión se encuentra a bordo para acompañar el trabajo y la vida en la embarcación.

“Podemos confirmar que el HMS Diamond ha tenido algunos problemas técnicos, pero no hablaremos sobre el estado material detallado de nuestros buques operacionales y no haremos más comentarios sobre el tema”, comentó un portavoz de la Armada británica citado por The Times.

El medio subrayó que no hay ninguna otra embarcación de la flota británica capaz de sustituir el HMS Diamond actualmente. Esto significa que el Reino Unido “no podrá cumplir el compromiso a largo plazo de proporcionar tranquilidad a los aliados en la región del Golfo”, destacó.

En noviembre de 2016, el destructor HMS Duncan de la Armada del Reino Unido tuvo un problema similar al del HMS Diamond. En esa ocasión, el buque se quedó fuera de servicio por un fallo total de propulsión mientras tomaba parte en unas maniobras de la OTAN.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here