Muchos son los rostros que cada mañana -sin importar credo, religión, raza- se disponen a dibujar el camino de la construcción de un país; rostros de mujeres y hombres en igualdad de condiciones; de niños que conocen el arte de apre(he)nder; de soldados de la Patria que protegen nuestro sueño; de utópicos que idean, descubren y comprueban, a la luz de la ciencia, lo que parece imposible; de otros que, con su trabajo honrado, con su talento indiscutible, allanan las dificultades, se crecen, se desdoblan, se multiplican, se comprometen.

Una sola convicción les mueve, y es esa de que cada uno de ellos, por sí solo, no puede con la inmensa obra de continuar construyendo, cada día, la Revolución. Se necesitan muchas manos, y en cada una de ellas está la responsabilidad, la voluntad individual de componer ese ejército de pueblo, que hará provechoso y dinámico el trayecto, victorioso y seguro el porvenir.

Foto: Ismael Batista
Foto: Juvenal Balán
Foto: Jose M. Correa
Foto: Ricardo López Hevia
Foto: Jose M. Correa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.