Compartir

Los muchachos de la FEEM traen en su juventud el dinamismo y la profundidad de estos tiempos, saben de dónde viene la Cuba de hoy y cuánto les toca hacer por el presente y el futuro. Su Asamblea Nacional, que concluye hoy, dio evidencias de su amor —y compromiso— por la Isla

Por Margarita Barrios y Yuniel Labacena Romero

«Ustedes van a tener muchas responsabilidades ¡El futuro es de ustedes!… Solo en una revolución profunda, justa, como nuestra Revolución es posible eso…», les dijo Fidel a los miembros de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) hace 33 años, en la clausura de su 6to. Congreso.

Esas palabras del líder histórico de la Revolución Cubana parecen dichas ahora mismo, cuando tiene lugar hasta hoy en la capital su Asamblea Nacional, y JR los escucha defender con madurez, responsabilidad y pasión su papel en los destinos de la Patria, en los intensos debates del trabajo en comisiones.

Quienes pudieron compartir los problemas, las dudas, preocupaciones, criterios, inquietudes, insatisfacciones y los sueños de los 350 delegados e invitados a esa cita —que pone  punto final a todo el proceso realizado desde la base en septiembre último— saben que la agrupación estudiantil no anda de brazos cruzados y lleva «las ideas y la conciencia, siempre cuesta arriba, junto a nuestros gloriosos antecesores», como también les pidió Fidel, a quien se dedica esta cita junto a la figura del Che.

Muchos fueron los temas que debatieron los estudiantes, en el Centro de Convenciones de Cojímar, durante toda la mañana, desde un análisis crítico, sin perder de vista que lo esencial es identificar las fortalezas y las debilidades de la organización desde sus propias filas, encontrar las causas de lo que no se ha logrado, multiplicar las mejores experiencias, encontrar respuestas y actuar. En esa suerte de necesario autoexamen, no estuvieron solos: dirigentes del Partido, de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y el Gobierno, los acompañaron.

El futuro es nuestro

Si una premisa guio los debates de la Comisión 1 dedicada al funcionamiento orgánico es que la organización no ha perdido su responsabilidad de representar, conducir y agrupar a sus más de 300 000 miembros. Sin embargo, para que ese objetivo sea más palpable, la FEEM tiene que parecerse a ellos y los tiempos que corren, así como ser más fuerte, emprendedora y desterrar el formalismo y la inercia.

Sobre ese tema insistieron  los delegados e invitados a esta comisión, donde además se ponderó la necesidad de que los diferentes procesos, movimientos y actividades que desarrolla la Federación se hagan con más efectividad a partir de los planteamientos de los estudiantes y las demandas de nuestra sociedad.

La delegada camagüeyana Melissa Delgado Morales llamó a fortalecer el trabajo del grupo y de su asamblea, como célula fundamental. «No podemos ver eso como una consigna», dijo la joven, quien además recordó que este no es un espacio cualquiera, sino uno esencial para reflexionar, debatir, compartir y transformar los problemas que afectan a los estudiantes.

Otros participantes ponderaron la necesidad de mayor preparación para los dirigentes estudiantiles, quienes conducen los procesos y las actividades frente a sus compañeros. Pero no se trata solo de los mecanismos que cree la agrupación estudiantil o el Ministerio de Educación (Mined) para brindarles estilos y métodos de trabajo, sino que es deber de cada líder estar informado, aportar y conducir con él a sus compañeros.

Leandro González Suárez, delegado por Cienfuegos, se refirió a la necesidad de que los líderes prediquen con el ejemplo y la creatividad. También abordó la urgencia de que el proceso de ingreso a la FEEM se desarrolle con mayor calidad y que los movimientos (científico-investigativo, de monitores, de artistas aficionados y deportivo) se activen en todo el curso escolar y se extiendan a la comunidad.

De los resultados alentadores del proyecto No seas uno más —principal herramienta de la organización para prevenir el consumo de drogas, el embarazo en la adolescencia, el uso incorrecto del uniforme, las indisciplinas sociales y otras conductas negativas en sus miembros dentro y fuera de las escuelas— también se habló en esta jornada. Se dijo que más de 165 236 estudiantes participaron de forma activa en la iniciativa, desde su creación hace dos períodos lectivos.

Creo en ustedes

«Si no estudiamos, no nos preparamos, no seremos esos jóvenes que Fidel quiso y a quienes nos encargó que cuidáramos la Revolución. Sabemos lo que tenemos que hacer, pero con repetirlo una y otra vez no vamos a resolver nada, hay que entrar en acción. No es que no se hayan hecho cosas, el asunto es organizarlas mejor», expresó Armando Echenique, delegado de La Habana.

El joven propuso diez medidas para organizar el trabajo vocacional, la participación de los monitores en la vida del preuniversitario, el apoyo mediante el trabajo socialmente útil a la economía del país y a la formación laboral de los estudiantes, el desarrollo de las sociedades científicas y el ingreso a las carreras pedagógicas. Todos temas medulares en los debates del encuentro y significativos para el trabajo de la FEEM.

Preocupación de los delegados que participaron en la Comisión 3 Estudio-trabajo fue también el ingreso a la Educación Superior —el pasado curso escolar más de 6 000 estudiantes no se presentaron a las pruebas de ingreso y más de 8 000 no las aprobaron— lo cual compromete los planes del país en cuanto a la formación de profesionales, pues son cifras diseñadas a partir de las necesidades en un rango de cinco años.

Al respecto, Leandro Marrero, delegado por Granma, argumentó que hay que perfeccionar el trabajo que realiza la FEEM con los estudiantes de preuniversitario, para que todos estén conscientes de que cursar estudios en ese nivel de enseñanza tiene un objetivo claro, llegar a la universidad.

En este sentido no faltaron propuestas, como comenzar a concientizar a los alumnos, desde décimo grado, acerca de la importancia de realizar los exámenes de ingreso, así como hacer Puertas Abiertas con los muchachos de las secundarias básicas, para que elijan bien si quieren ir al Pre o hacer un técnico medio.

No faltó la preocupación de los alumnos de los Institutos Politécnicos acerca del papel que deben tener las aulas anexas en la formación de los futuros técnicos del país. Pedro de Jesús Fonseca, representante de la provincia de Granma, argumentó que en su centro tienen muy buenas experiencias, entre ellas la referida a la formación de profesores para esa enseñanza, lo cual, argumentó, debe tomarse como ejemplo para otros territorios.

«Es muy importante escucharlos a ustedes, conocer las recomendaciones que nos puedan hacer. Esa es la garantía de que la educación siga avanzando hacia etapas de mayor calidad», afirmó Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, quien además destacó que cuando no se hace algo bien en la escuela, no hay disciplina y el Consejo de Dirección no atiende a justos reclamos de los estudiantes, tiene que estar presente el protagonismo de la FEEM.

En marcha indetenible

¿Cómo lograr que cada joven de la FEEM se sienta un soldado de la Revolución?, fue una interrogante que guio el debate en la Comisión 2 que analizó la defensa de la Patria, el más grande honor y deber supremo de cada cubano, según la Constitución de la República de Cuba. No se trata solo de estar únicamente dispuestos para cambiar los libros en fusil cuando sea preciso, sino de ser mejores hombres y mujeres listos para participar, transformar y mejorar, que defiendan sus sueños, pero sin desconocer su historia.

Como dijeron varios participantes, a casi 60 años del triunfo de la Revolución, el imperio norteamericano, el más feroz del planeta, no ha cejado en su empeño de destruirnos y para ello sigue buscando nuevos métodos. Tales presupuestos son imprescindibles para los jóvenes de hoy, como lo fueron en su tiempo para los que protagonizaron trascendentales batallas de la historia de nuestra Patria.

Por ello Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, destacó que la preparación para la defensa de la Patria es una necesidad imperiosa y elemento indispensable para el país y la formación de los estudiantes. «Se trata de una cuestión estratégica, garantía de continuidad y eso debe entenderlo la sociedad, sus instituciones y, sobre todo, la familia».

Al ahondar en el tema del Servicio Militar Voluntario Femenino —uno de los más debatidos en la Comisión— la dirigente partidista expresó que la captación de las jóvenes no debe ser para el último año sino que ha de comenzar temprano, y «en ello la FEEM tiene mucho que aportar, por ejemplo, en la motivación, los beneficios que para la vida futura trae este paso y a vencer la resistencia de los padres.

«Todo eso se logra desde el grupo, como también la formación patriótica y las convicciones», dijo Tapia Iglesias, a la vez que convocó a los estudiantes a alejarse de prejuicios y estereotipos para seguir contribuyendo a los destinos del país soñado. «Tienen que aprovechar todos los espacios como los matutinos o los turnos de clase destinados al debate y la reflexión para hablar de estos temas y dar argumentos convincentes a los estudiantes».

Muchas veces nuestros miembros no saben para qué se utiliza realmente el dinero que entregamos como parte del proceso Mi aporte a la Patria, expresó uno de los delegados de la provincia de Camagüey, quien a la vez añadió que este es uno de los procesos que con más tradición desarrolla la FEEM cada curso escolar. «Nos ha faltado calidad y alcance en este proceso, el cual muchas veces se asume con formalidad y no con el real compromiso que necesitamos».

La atención a la Vanguardia Combativa Ramón López Peña, es decir, a aquellos estudiantes que se incorporan a la defensa de la primera trinchera antimperialista de Cuba, el bastión estudiantil y el servicio militar activo también estuvieron entre los temas debatidos, pues esas son otras muchas maneras en que la FEEM debe y puede salvaguardar la Revolución.

Ante ello, Susely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, aseguró a los estudiantes que la continuidad de la obra edificada hasta hoy, depende, en gran medida, de lo que sean capaces de hacer y aportar. «Tenemos que tener sentido del momento que estamos viviendo y pasar a otra etapa. Eso lo demanda ahora mismo la nación y ustedes al decir de Fidel han sido siempre su ejército más fiel».

Todo por la Revolución

Los muchachos de la FEEM mostraron su actualización con respecto a los peligros que hoy enfrenta el país, y en especial los jóvenes, ante la constante agresividad del Gobierno de Estados Unidos, agudizada con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump.

Nada quedó exento del análisis y la reflexión en cuanto a las relaciones internacionales de nuestro país, las últimas acusaciones y patrañas del Imperio, como los supuestos ataques acústicos y el recrudecimiento del bloqueo, así como el reciente triunfo de nuestro país en la ONU, cuando el mundo votó en contra de esa medida genocida.

El empleo de la subversión contra las más jóvenes generaciones de cubanos, entre ellas el diseño de las becas World Learning, delineadas con el objetivo de manipular y confundir, no pasó por alto en el análisis de los delegados de la comisión 4, dedicada al trabajo político-ideológico.

Entre los planteamientos fue señalado que la base fundamental del trabajo político-ideológico es el estudio de la Historia y en algunas ocasiones no se realiza de manera atractiva y se obvia la historia local.

Trascendió que la FEEM realiza cada curso escolar la jornada ideológica Nos sobran razones para andar, la cual se efectúa con el objetivo de identificar la vanguardia política de la organización en los centros educacionales. Sin embargo, argumentaron que es fundamental prestarle mayor atención y preparar a los cuadros de la organización estudiantil para que la dirijan con éxito.

También fue punto de análisis el uso de las nuevas tecnologías, no solo como un efectivo método de actualización, sino también como un medio de denuncia y reacción, dirigido a enfrentar los problemas actuales mediante la posibilidad que brindan de publicar el sentir revolucionario de las nuevas generaciones en las redes sociales, las cuales se pueden convertir en hervideros de opinión.

Jornada inicial y conmovedora

Una exposición de carteles inspirados en Ernesto Guevara de la Serna, en ocasión del aniversario 50 de su asesinato, marcó este martes el inicio de la Asamblea Nacional de la FEEM. Los participantes en esta cita redescubrieron a ese Che que cada día revive en los jóvenes.

Como parte de la agenda de este primer día de trabajo, los delegados e invitados, en un conmovedor homenaje a Fidel a un año de su paso a la inmortalidad, sembraron en La Cabaña —donde radicó la Comandancia del Che, uno de sus grandes amigos— cinco pinos y un caguairán, este último, árbol maderable de descomunal dureza y considerado como insignia homologable a la firmeza del líder de la Revolución Cubana.

También sostuvieron un encuentro con Jorge González Pérez, quien dirigiera el equipo de búsqueda de los restos mortales del Che y sus compañeros de lucha en Bolivia, quien les compartió varias anécdotas de aquella apasionante y tensa misión.

Este martes, además, se presentaron y aprobaron las modificaciones al Manual Nosotros, documento rector de la organización estudiantil, así como se aprobó el nuevo Consejo Nacional y se realizaron las votaciones para la elección del nuevo Secretariado Nacional, el cual será presentado hoy.

La Asamblea Nacional de la FEEM, como hemos apuntado, ocurre nueve años después de la realización del 11no. Congreso de la organización. En ese entonces se tomaron 90 acuerdos, de los cuales cinco están derogados; 69, cumplidos; y 16, en proceso; estos últimos relacionados principalmente con la urgencia de afianzar el nexo de la Federación con los organismos e instituciones, perfeccionar la atención a las diferentes enseñanzas que agrupa la organización, así como también la formación integral de los estudiantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here