Tras el triunfo de enero de 1959, las islas caribeñas, en aquel entonces, en su mayoría bajo el control político de metrópolis europeas, se sumaron a la política aislacionista promovida por Estados Unidos contra la naciente Revolución Cubana. Trece años después, la situación comenzó a cambiar.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.