JERUSALÉN (Sputnik) — Teva Pharmaceuticals, la multinacional que tiene su base en Israel y es el mayor fabricante de medicamentos genéricos del mundo, despedirá en los dos próximos años a 14.000 empleados en todo el mundo, según el plan diseñado por el nuevo CEO de la empresa, Kare Schultz.

Se trata de un plan de choque que Schultz, que fue contratado hace solo seis semanas, ha establecido para hacer frente a la crisis que atraviesa Teva por la constante caída de los precios de los medicamentos genéricos.

La compañía dijo que va a adoptar otras medidas drásticas que incluyen suspender inmediatamente el pago de los dividendos por sus acciones y vender una parte de sus propiedades.

Las tres fábricas que se cerrarán se encuentran en Israel y el cierre representará el despido de unos 1.700 empleados.

El primer ministro Benjamín Netanyahu habló con el CEO de la compañía para pedirle que se haga un esfuerzo para evitar el mayor número de despidos posibles en la zona periférica de Israel, donde hay más desempleo.

En Teva trabajan 57.000 empleados en todo el mundo, un 42% de los cuales en Europa, un 12% en Israel y un 18% en Estados Unidos.

El poderoso sindicato israelí, la Histadrut, ha convocado una huelga general de varias horas para el próximo domingo para protestar por el cierre de las fábricas por parte de una compañía que ha recibido cuantiosas ayudas del estado a lo largo de los años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.