Desde diciembre de 2016, Brasil vive bajo un duro ajuste fiscal: una enmienda constitucional propuesta por Michel Temer que congeló por 20 años las inversiones públicas. Para todo hay un límite de gastos, menos para el pago de la deuda pública que consume casi 50% del PIB nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.