Una alta comandante de la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha admitido que el conflicto en Siria le ha brindado a Rusia informaciones valiosas sobre cómo operan los avanzados aviones de guerra estadounidenses, como el caza furtivo F-22.

“El espacio aéreo de Irak y de Siria han sido realmente un tesoro para que ellos (los rusos) observaran cómo operamos (…) nuestros adversarios nos están mirando, están aprendiendo de nosotros”, advirtió la teniente general de la Fuerza Aérea de EE.UU., VeraLinn Jamieson, citada el viernes por el diario local Business Insider.

En declaraciones formuladas el jueves en una sesión informativa de la Asociación de la Fuerza Aérea, la comandante norteamericana agregó que “Rusia ha obtenido conocimientos e información invaluables al operar en un espacio aéreo disputado en Siria”.

Desde el inicio de su ofensiva militar en Siria contra los grupos terroristas en septiembre de 2015, Rusia siguió de cerca las tácticas, las maniobras, el radar y las firmas térmicas del principal caza estadounidense de dominación aérea, el F-22.

Los comandantes de la aviación militar rusa siempre se jactan de su dominio y ventaja en el cielo sirio. De acuerdo con el mismo medio estadounidense, aunque Rusia a menudo exagera o inventa historias de la capacidad de su fuerza aérea, hay motivos para creer que Moscú se ha hecho con informaciones valiosas que podría ayudarlo en un combate con aviones estadounidenses.

Durante sus operaciones en el cielo sirio, los aviones rusos y estadounidenses se han acercado en más de una ocasión, aunque, gracias a un canal de comunicaciones han logrado evitar incidentes.

Hace dos semanas, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, el general Valery Gerasimov, denunció que un caza estadounidense de quinta generación F-22 Raptor simuló un ataque y llevó a cabo maniobras peligrosas cerca de aviones de guerra rusos en el cielo de Deir Ezzor (este de Siria) el pasado 13 de diciembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.