Inicio Unión Europea Reino Unido Tercera huelga de los trabajadores ferroviarios ingleses en un mes

Tercera huelga de los trabajadores ferroviarios ingleses en un mes

136
0
Compartir

Los trabajadores de las cuatro mayores empresas ferroviarias del Reino Unido han anunciado una huelga de 24 horas para hoy, la tercera en lo que va de año.

Los intentos del gobierno de criminalizarla han fracasado.

La batalla entre los obreros y los empresarios se prolonga desde hace ya casi un año y medio y ha sido calificada como la mayor en el Reino Unido desde 1968 entre los obreros ferroviarios.

El 12 de diciembre estalló una primera huelga de 48 horas, la primera de una serie intermitente de más de diez jornadas desde entonces. La última movilización tuvo lugar el miércoles.

Los obreros de Northern, Merseyrail, Greater Anglia, South Western Railways y Island Line no están luchando en defensa de sus propios intereses, ni de beneficios económicos, sino por el de los pasajeros, cuya seguridad peligra como consecuencia de los despidos y recortes de plantilla.

Los ferroviarios reclaman que se mantenga el puesto de guardia de seguridad en los trenes. El sindicato RMT que aglutina a los trabajadores del sector se opone a que retiren de los trenes a los responsables de la seguridad y que el maquinista sea el que cumpla todas las funciones.

RMT considera que esta práctica disminuye la seguridad del servicio ferroviario, en un país como el Reino Unido donde se han disparado los accidentes ferroviarios desde que se acabaron de privatizar en 1997.

El sindicato cuestionó también al Ministerio de Transporte que ignoró su petición de celebrar una conferencia sobre la situación en las vías
férreas con los representantes de las empresas.

Tras las privatizaciones de la era de Thatcher, que se consumaron hace 20 años, los trenes ingleses tampoco llegan puntuales nunca. El tren de las 7:29 de Brighton a Londres ostenta el triste récord de no haber llegado puntual ni una sola vez en 2014.

El transporte se ha convertido en una pesadilla, sobre todo en Londres, porque miles de trabajadores han tenido que huir de la capital como consecuencia del alza especulativa de los precios de la vivienda, trasladándose a los barrios periféricos y ciudades dormitorio, sobre todo en el sur.

Ahora se ven metidos en una trampa de largo recorrido y las pérdidas económicas son gigantescas. Cada vez hay más peticiones para que los trenes vuelvan a ser de propiedad pública. Otros exigen al gobierno que retire las adjudicaciones a las empresas privadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here